El presidente de FESVIAL y catedrático en seguridad vial, Luis Montoro, revela en un acto los múltiples condicionantes que debe solucionar el coche autónomo antes de asentarse como forma de movilidad prioritaria. No obstante ¿será la movilidad autónoma rentable cuando su tecnología haya evolucionado lo suficiente?

La II Jornada sobre Tecnología y Seguridad Vial, organizada por FESVIAL, Carglass y el programa de RTVE Seguridad Vital, destapó la verdad sobre la rápida evolución experimentada por la movilidad autónoma en los últimos años. El presidente de FESVIAL y catedrático en seguridad vial, Luis Montoro, rebajó las altas expectativas que rodean a la movilidad autónoma en la actualidad. Todavía se han de solucionar muchas cuestiones antes de que el nivel 5 de conducción autónoma sea introducido en la vía pública, según el catedrático. Los vehículos autónomos podrían no ser rentables aunque su tecnología avanzase lo suficiente.

“Vivimos en una época peligrosa, con muchos inventos y pocas reflexiones. No se puede pensar en coche autónomo solo en términos de tecnología, porque estas tecnologías afectan al entono, las personas, la economía y la sociedad. Antes de llegar al nivel 5 de conducción autónoma, queda mucho por hacer en lo tecnológico, pero sobre todo en lo legal, personal y social” asegura el catedrático en seguridad vial.

En un artículo publicado por la revista Technology Review – perteneciente al MIT (Instituto tecnológico de Massachusets) – se recogen hasta 150 problemas graves a los que debe hacer frente el coche autónomo y para los que todavía no hay una solución concreta. Durante su ponencia, el presidente de FESVIAL enumeró algunas de esas cuestiones: “¿qué seguro va a tener?, ¿A qué edad se podrá usar?, ¿Quién tendrá la responsabilidad en un accidente?, ¿Quién decidirá el dilema moral en una situación complicada?, ¿Qué formación tendremos?, ¿Van a desaparecer millones de conductores profesionales?, ¿Habrá policías de tráfico y multas?, ¿Quién controlará el mantenimiento de los sistemas láser, radar, cámaras y satélites de los coches autónomos?” apuntó Luis Montoro.

Además de las cuestiones que deberán ser solucionadas en el futuro, hay muchos condicionantes que limitan la seguridad de la movilidad autónoma actualmente. “Hoy en día se registran fallos graves en conducción nocturna, o con lluvia, nieve o niebla. Los sistemas autónomos actuales necesitan un tiempo de análisis y reacción ante algunas de las miles de situaciones que se pueden encontrar; a veces, hasta 7 segundos para pensar y reaccionar. También existen problemas para reconocer señales y marcas viales si no están perfectamente mantenidas. Hay limitaciones graves en reconocimiento de peatones y ciclistas, por ejemplo si un peatón se agacha en un paso de cebra… “ afirma el catedrático en seguridad vial.

Además de los anteriores, Montoro enumeró una serie de posibles riesgos que podrían dificultar el uso de esta tecnología: “existe riesgo de pirateo e interferencias entre coches. Los propios sistemas del coche también pueden resultar una amenaza para la seguridad. Otro problema grave es la comunicación en tiempo real con los satélites que guían al coche, si hay una pequeña desconexión, puede haber un accidente. O si se ensucia una cámara, por ejemplo, por el excremento de un pájaro, el coche puede tener graves problemas. Con las marcas viales ya se ha demostrado que solo con un puntero láser y un reflejo de luz se puede engañar a los coches autónomos” declara el presidente de FESVIAL.

La revista Technology Review afirma que actualmente es imposible programar vehículos que predigan lo que van a hacer otros coches o peatones. Para eso haría falta la inteligencia artificial. “Según muchos expertos, el nivel 5 del coche autónomo ha de ser propositivo, creativo y anticipativo, algo imposible de programar hoy en día” asegura Luis Montoro.

Para poner la guinda al pastel, el catedrático en seguridad vial puso en duda que el vehículo 100 % autónomo llegue a ser rentable. “Queda mucho por hacer para llegar al nivel 5, aunque nadie duda que se llegará. Eso sí, son tecnologías muy complejas, caras, vulnerables y requerirán tal nivel de mantenimiento, que habrá que plantearse si la implantación es viable y rentable, aunque sea técnicamente posible” finalizó Luis Montoro.

Fuente: Newspress

1 COMENTARIO

  1. No se puede luchar contra los avances tecnológicos, claro que cuando salga a la venta no sera rentable, no sera lo suficientemente seguro, y seguramente sea muy caro, pero solo hay que pensar que la potencia de un ordenador actual equivale a la que tenia la nasa al llega a la luna, todo se abarata, se buscara formas mas económicas para abaratar, y ademas la mayor inversión es en software no en hardware, con lo que una vez conseguido se amortizara fácilmente. Que comience en 2020 no quiere decir que se utilice masivamente, pero cuando salio el primer coche no se veian mas que unos cuantos contados, se tubo que asfaltar, inventar los semaforos y señales, se podria decir que todo lo complicado que desees pensarlo, pero se acabo implantando.

Deja una respuesta