Reinventar y reciclar esta de moda y en Toronto lo saben muy bien. La nueva apuesta de esta ciudad es un autobús que reparte por los barrios más desfavorecidos frutas y verduras frescas para mejorar la alimentación de los niños de la zona y concienciarlos sobre la importancia de una buena alimentación.

Esta propuesta ha nacido gracias a la colaboración de la fundación FoodShare, el ayuntamiento de la ciudad de Toronto y United Way. El bus en cuestión ha sido donado por la Comisión de Transportes de la ciudad, que han remodelado el vehículo para poder transportar comestibles frescos. El interior del vehículo consta de estanterías, donde se pueden encontrar todo tipo de verduras y frutas desde brocoli hasta tomates frescos.

Autobus

Solo en Estados Unidos, se calcula que  alrededor de 23,5 millones de personas viven en lo que se denominan “desiertos alimentarios”, es decir,  zonas geográficas donde el acceso a opciones asequibles de alimentos saludables es limitado o inexistente, provocando que la población de estos barrios termine consumiendo productos pocos saludables, que acaban derivando en problemas de salud  como la obesidad.

Ante esta situación, el bus ecológico surgió con el objetivo de fomentar el consumo de productos vegetales en las zonas urbanas donde la presencia de los mismos es bastante reducida o hay que recorrer grandes distancias para encontrarlos. Para determinar a qué barrios acuden tienen una serie de criterios como que el supermercado más cercano esté a más de un kilómetro de distancia, zonas con bajos ingresos o zonas con altos niveles de población anciana y niños.

Esta nueva iniciativa acerca a los barrios más alejados la opción de comprar fruta y verdura fresca dos veces por semana. Aunque el precio es un poco más alto que el de las tiendas tradicionales, al menos tienen la opción de adquirirlo cerca de casa, en su propio barrio.

Fuente: Inhabitat, FoodShare

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta