El pasado verano nos hacíamos eco de la noticia de que la industria automovilística volvía a fijarse en el hidrógeno. Los costes se reducían y los vehículos de pila de combustible en una alternativa viable para los fabricantes. Pues bien. La primera materialización de ese enfoque la presentará Toyota en el Salón de Tokio. El Toyota FCV Concept es un prototipo que funciona mediante un motor eléctrico que se alimenta de la electricidad producida en una pila de combustible de hidrógeno. Su autonomía es de 500 kilómetros y la recarga del depósito de hidrógeno requiere tres minutos.

Todo suena perfecto. El primer modelo de producción comenzará a producirse en 2015 y este prototipo se va acercando cada vez más hacia cómo será el pionero de la movilidad basada en el hidrógeno. Su línea es llamativa y parece que Toyota hará lo mismo que con el Prius: que llamen la atención en el plano estético, para que desde el primer vistazose reconozca un coche revolucionario en su mecánica.

toyota-fuel-cell-vehicle-2013-04

El Toyota FCV Concept es un sedán muy largo. Mide 4,87 metros, (un Prius mide 4,46 y un Avensis 4,71, para que te hagas una idea) pero en el prototipo se ha optado porque solamente tenga cuatro plazas. El resto de mediciones oficiales son 1,81 metros de anchura y 1,54 metros de altura. Pero no nos detengamos en el plano estético, ya que la gran novedad del concept es su mecánica, que como hemos visto ofrece tanta autonomía como un coche de gasolina, pero con tiempos de recarga tan rápidos como si repostásemos combustibles fósiles. Y todo ello con cero emisiones.

El hidrógeno se aloja en dos depósitos de alta presión (en la trasera y el la base) a 70 MPa situado en la zaga y en la base. La densidad de potencia que se ha obtenido, según la marca, es de 3 kW/litro, es más del doble de eficiencia que anteriores prototipos de pila de hidrógeno, y un rendimiento final de 100 kW. La marca asegura que ha desarrollado un sistema eléctrico más eficiente para reducir el tamaño del motor y el número de células de combustible, lo que debería redundar en un sistema más pequeño y ligero… Eso nos lleva a pensar que también debería ser más asequible. Se hablaba de que un coche así podría costar en torno a los 39.000 euros, pero el dato hay que tomarlo con cautela.

Las emisiones contaminantes directas de un coche con esta tecnología son nulas, ya que solo emite agua. En el proceso de obtención de hidrógeno sí las hay en el proceso para obtener el hidrógeno. Producirlo resulta caro y poco eficiente energéticamente, pero eso podría solucionarse dentro de poco si mejoran los métodos para obtener hidrógeno del agua y  se siguen inventigando otros procedimientos que reducen las emisiones de dióxido de carbono en su obtención.

toyota-fuel-cell-vehicle-2013-02

Ver galeria (4 fotos)

La energía que se puede acumular en el Toyota FCV Concept es similar, según la marca, a la necesaria para cubrir con la media de consumo eléctrico de un hogar japonés, en torno a 10 kWh. Eso es la mitad de lo que acumulan las baterías de un Nissan Leaf, lo que demuetra lo eficientes que pueden llegar a ser los coches de hidrógeno.

No conviene lanzar todavía campanas al vuelo. Los pecados del coches de hidrógeno todavía no han sido redimidos. Existe ahora a la venta (somalemnte mediante leasing)  el Honda FCX Clarity, pero en una producción muy limitada, de unos pocos cientos de unidades. Todavía falta solucionar problemas importantes en torno al hidrógeno, su distribución (mediante red de hidrogeneras, hoy prácticamente inexistentes) y, sobre todo, hacer más competitiva en precio esta tecnología. El Toyota FCV Concept es un paso más hasta lograr esa meta.

Fuente: Toyota

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta