Toyota da un paso hacia delante, destinando 45 millones de euros a la Universidad de Stanford y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) para sus investigaciones sobre coches autónomos. Los temas principales de estas investigaciones serán aprender a conducir de los humanos, aprender a interactuar con las personas y adelantarse a lo que las personas o vehículos harán en la carretera.

Cada vez está más claro que el futuro está en la inteligencia artificial, por ello la empresa japonesa quiere eliminar los accidentes de tráfico que los coches inteligentes protagonizan. El proyecto estará liderado por el robotista Gill Prat, antiguo director del programa de DARPA, que confirmó que se está apuntando a una mejora en la inteligencia de los vehículos para reconocer los objetos que se encuentran a su alrededor. Esto permitirá no solo permitirá a los coches autónomos conducir con mayor eficacia, sino también construir calles más seguras junto a los peatones y al resto de vehículos.

Toyota coches autonomos 02

Esta gran inversión se realizará a lo largo de cinco años y será dividida a partes iguales entre las dos universidades. Cada una de ellas se centrará en competencias diferentes. Por un lado, La Universidad de Stanford va a investigar temas como la toma de decisiones, el razonamiento,la intuición y la percepción. Por otro, los expertos del MIT estudian las interfaces de usuario inteligentes y la recopilación y análisis de datos procedentes de humanos, con el objetivo de averiguar como conducimos.

Pero a diferencia de Google que tiene por objetivo crear coches totalmente autónomos como los que circulan por Silicon Valley (EEUU), Toyota quiere seguir contando con el factor humano y la prioridad del proyecto es  “diseñar un coche que nunca sea responsable de una colisión” tal como aseguró Daniela Rus, la directora del Laboratorio de Informática e Inteligencia Artificial del MIT.

El director de Toyota y máximo responsable de I+D de la empresa, Kiyekota Ise, reconoce que llevará mucho tiempo desarrollar un coche autónomo. Pero al mismo tiempo, admite que la empresa seguirá persiguiendo ese objetivo e incorporando los avances de la tecnología a la conducción. Este proyecto llega en el momento adecuado, cuando otras empresas de automoción como BMW, Audi o Volvo están también estudiando las posibilidades del coche autónomo.

Fuente: MIT

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta