En los años 50 y 60, eran muy común ver por la calle microcoches como el Isetta (llamado coloquialmente en Alemania el “Huevo con ruedas” y en Francia el “Tarro de yogur”) o el Messerschmitt KR200 de de tres ruedas. Este último coche tuvo tanto éxito que sigue teniendo seguidores medio siglo después y por eso una pareja de ingenieros le ha dedicado una versión especial: el Veloschmitt. Este vehículo es como el coche original pero se mueve gracias al pedaleo de su conductor en lugar del motor de dos tiempos que montaba originalmente.

veloschmitt 2El origen del Messerschmitt KR175 fue un ingeniero alemán que trabajó para la industria aeronáutica durante la Segunda Guerra Mundial y que tras finalizar ésta, se lanzó a buscar proyectos relacionados con los coches de tres ruedas, usados principalmente por veteranos discapacitados. Durante la existencia del microcoche alemán, el Messerschmitt ofreció varios tipos de carrocería (entre los que destacan el cabrio y la variante sport), hasta que finalizó su producción en 1964. Como dato curioso, 8.500 unidades se enviaron a Estados Unidos y se cree que 1.000 siguen en funcionamiento.

Con motivo de los 50 años del fin de su producción, una pareja de diseñadores alemanes (Achim Adlfinger, co proprietario de Jetbuster International y Fred Zimmerman) ha revivido el espíritu genuino del KR200. Su pasión por este tipo de coches se ha traducido en lo que ellos llaman el Veloschmitt KR E-250, que consta de dos plazas y de tres ruedas.

veloschmitt-5Las medidas del nuevo diseño son 285x120x110 cm y tiene un chasis de fibra de carbono conectado a las ruedas a través de una amortiguación de aire. En lo que respecta a la carrocería, es de fibra de vidrio y el coche tiene un pequeño parabrisas. Al ser un vehículo pequeño, los ingenieros tuvieron que seleccionar con cuidado los materiales para mantener el peso lo más bajo posible (60 kg). Ha sido replicado para que alcance una velocidad de 30 km/h.

Adlfinger y Zimmermann presentaron el Veloschmitt el pasado mes de abril en Germersheim (Alemania). La pareja de ingenieros asegura que es el primer coche de dos asientos en ser producido en serie a escala global, y ha tenido tanta aceptación que planean fabricar 200 modelos este año. El precio de salida es de 5.200 euros para el de un asiento y para el de dos se queda en 6.250 euros (también se puede equipar con extras que todavía están por determinar).

Fuente: Veloschmitt

1 COMENTARIO

Deja una respuesta