Un residente de la ciudad de Taipéi ha decidido vender su coche al no poder encontrar la serpiente, que anteriormente localizó en el interior, después de una escapada de fin de semana con su familia. El motivo por el que el hombre, de apellido Chen, ha vendido el coche ha sido principalmente por cuestiones de seguridad y por no poner en riesgo a su familia.

Según cuenta el propio Chen al diario local, el pasado sábado llevó a su familia a una exposición de arte del artista taiwanés Jimmy Liao que tenía lugar en el parque del municipio de Luodong, en la zona noreste del país. Chen recuerda haber estacionado su coche en los alrededores de la escuela Jhong Shan.

Cuando la familia se preparaba para volver a su casa de Taipéi, la mujer de Chen abrió la guantera del coche para alcanzar unos pañuelos que necesitaba. En ese mismo instante y sin que su mujer se diese cuenta, Chen vio cómo una serpiente de color negro salía de la misma guantera.

Para no alarmar a su mujer y a su hija, Chen hizo como si no hubiera pasado nada y dejó escapar a la serpiente entre los recovecos del coche. Durante el viaje de vuelta, Chen se paró en una estación de bomberos y pidió ayuda a un escuadrón para encontrar al animal.

Serpiente Coche 01

Los bomberos rociaron con productos químicos el coche, buscaron entre los huecos del motor, quitaron el salpicado y todos los compartimentos pero no encontraron a la serpiente negra tras dos horas de búsqueda.

Todavía preocupado por la ubicación de la serpiente, Chen siguió conduciendo hacia casa hasta que vio un taller de reparación de coches y solicitó ayuda al mecánico de turno.

Chen ordenó al mecánico desmantelar todas las piezas de su coche para así poder encontrar a la serpiente. Instantes después, Chen se sintió incómodo al pedirle un trabajo así al mecánico y para evitar la molestia, comunicó a la tienda que quería vender su coche.

Cabe mencionar que, el señor Chen compró el coche de segunda mano y tenía ya nueve años de antigüedad. El propio Chen sabía que no iba a recibir mucho dinero a cambio pero no le importó deshacerse del coche con tal de mantener segura a su hija y a su mujer.

No se sabe nada más del paradero de la serpiente. Quizás se escapó o se cayó por el camino… o puede que el nuevo propietario del coche de Chen se lleve un buen susto.

Fuente: Taipei Times

1 COMENTARIO

Deja una respuesta