Volkswagen ha decidido cambiar el paso. Obligados, por el cambio en la percepción de sus clientes tras el escándalo #diéselgate y el problema de las falsas emisiones de CO2 (que al final se quedaron en un susto, en comparación con lo que podía haber sido). No le falta músculo financiero (es uno de los grupos de automoción más potentes del mundo, el primero europeo) y en su seno cuenta con un catálogo muy interesente de nuevas tecnologías que ahora quiere impulsar. Desde coches eléctricos puros, híbridos enchufables, modelos de CNG…

Puede que los planes de adelantar a Toyota como primer fabricante en 2018 deban postergarse un tiempo. Ahora, se van conociendo la estrategia de Volkswagen a medio plazo, tras capear lo peor del temporal imprevisto. En una sesión especial se han adoptado nuevas estrategias de producto, que afectan desde el ámbito financiero, al de ingeniería, pasando por nuevos modelos. Estas son las medidas en detalle:

1. Inversiones

Las inversiones se reducirán en unos cuántos millones de euros al año, pero al mismo tiempo, Volkswagen quiere acelerar su programa de eficiencia: conseguir más economías de escala para hacer coches de forma más rentable (uno de los hándicaps del Grupo hasta ahora, ganar poco dinero por oche fabricado).

2. Motores diésel

Volkswagen_Passat_2.0TDI_BMT_096

Habrá que esperar a ver cómo reacciona el mercado, pero ya está sobre la mesa un cambio técnico radical de la tecnología de los filtros de particulas y el uso de Adblue. Y ojo, que según cuenta Auto Motor und Sport, podría llegar a erradicarse el diésel en los modelos pequeños, como los utilitarios. Modelos como el Polo, el Ibiza, el A1 o el Fabia podrían no contar en el futuro con motores de gasóleo. El tratamiento de los gases de escape sería demasiado caro en estos coches pequeños.

3. Plataforma modular Transversal Matrix

La plataforma modular MQB estándar (base de los modelos más vendidos del Grupo), se seguirá desarrollando. Pero eso sí, toda vez que los híbridos enchufables ganen peso en ventas (que lo harán según la firma), empezarán a cobrar importancia como método de propulsión de la misma. Se apostará por un sistema eléctrico de 48 voltios como base de los híbridos, por motores diésel más eficientes, mecánicas de gasolina y también de gas natural. Además, se quiere crear un nuevo estándar de sistemas de conectividad y de asistencia al conductor.

4. Kit de electrificación modular (MEB)

Está sobre la mesa el diseño de un sistema modular para eléctricos compactos… que pueda ser empleado por turismos y vehículos comerciales, así como en diferentes marcas. Este sistema normalizado, según las indicaciones de la marca “debe permitir diseños de ehículos especialmente emocionales y contar con una autonomía eléctrica de 250 a 500 kilómetros”.

5. Nuevo Volkswagen Phaeton

Volkswagen Phaeton lateral

La planta de Dresden se cerrará en 2016, ya que Volkswagen ha decidido detener la producción de su sedán de lujo en marzo. Allí, 300 empleados fabrican 8 unidades diarias. Serán trasladados a la fábrica de la marca en Zwickau, a 120 km, para apoyar en la producción de Golf y de Passat. Pero será un “hasta luego”, pues todo parece indicar que el estandarte de la “nueva Volkswagen” será el Volkswagen Phaeton, que se fabricará en la misma fábrica. La segunda generación del modelo de lujo debería llegar a finales de 2016 o principios de 2017, basada en la nueva plataforma modular longitudinal…

¿Tropezar dos veces en la misma piedra? (El Phaeton ha hecho perder mucho dinero a la marca). Intentarán un nuevo enfoque, radicalmente diferente, para que esto no ocurra. Un diseño emocional, basado en el prototipo C Coupé GTE Concept que la marca mostró en Shangai y un sistema de propulsión 100% eléctrico. A bordo, las últimas tecnologías de conectividad y sistemas de asistencia… y cruzar los dedos para ver si así es un rival que compota con el Mercedes Clase S en Europa y el Tesla Model S en Estados Unidos.

bulli 7

¿Algo más? Pues sí. Todo parece indicar que Volkswagen acudirá a la Feria de Electrónica CES de Las Vegas en enero de 2016 con un sucesor moderno del Bulli, 100% eléctrico y con unos 500 kilometros de autonomía. Sería el segundo prototipo del Bulli, pero esta de un mayor tamaño… casi tan grande como el Touran, en la que habría intención de colocar tres filas de asientos… y que podría lanzarse en 2019 o 2019.

Más allá de los eléctricos Phaeton y Bulli, que dirigirán nueva estrategia eléctrica en la marca, el Grupo tiene previsto ofrecer otros modelos con diferentes paquetes de baterías, como Tesla. Y deberíamos verlos en las próximas generaciones del Audi A3 (2018) y Volkswagen e-Golf (2019).

Vía: Auto Motor und Sport

1 COMENTARIO

  1. Vaya tela con el diesel-gate, pero wolkswagen es una buena marca, quiero decir, hacen muy buenos coches; caso aparte la estética pero como productos son de muy buena calidad. A ver si salen del paso y nos olvidamos un poco

Deja una respuesta