El nombre de Juan Manuel Fangio se encuentra en lo más alto del podio de los héroes automovilísticos. Este piloto argentino es considerado uno de los mejores de todos los tiempos tras haber logrado por primera vez cinco títulos en la Fórmula 1 durante las temporadas de 1951, 1954, 1955, 1956 y 1957. Tan solo ha sido superado por el Káiser, Michael Schummacher, que aún ostenta el récord de siete campeonatos mundiales.

Nació justo la noche de San Juan, el 24 de junio de 1911 en Balcarce, Argentina, dentro del seno de una familia humilde de inmigrantes italianos. Comenzó a trabajar muy jovencito en un taller mecánico al ser los vehículos junto al fútbol sus dos grandes pasiones.

Fangio piloto de F1

En 1936 debuta como piloto en una carrera no oficial en el circuito de Benito Juárez con un Ford A 1929 bajo el seudónimo de Rivadavia, nombre de su primer Club de fútbol. Y dos años después participa de forma oficial en el circuito de Necochea con un Ford V8.

En 1951 comienzan los éxitos, consiguiendo el primero en el circuito de Pedralbes, en Barcelona, con el Alfa Romeo 159. Al año siguiente sufre un accidente que le mantiene apartado de las carreras durante casi cuatro meses, lo que provocó que muchos consideraran el fin de su carrera, sin embargo, resurgió y volvió a triunfar en 1954.

Fangio piloto de F1 02

A principios de esa temporada disputa las carreras en un Maserati 250F para poco después pasarse al volante de la flecha de plata, un Mercedes-Benz W196 que le llevó a conseguir su segundo campeonato mundial (y se subastó no hace demasiado por una auténtica salvajada de dinero).

En 1956 disputa varios Grandes Premio con la firma italiana, Ferrari, con la que alzó su cuarta victoria mundial en un Lancia D50. Ahora se subasta una de las piezas claves de este vehículo: su volante. El volante de 40 centímetros de diámetro posee un marco de aleación de tres radios con seis agujeros y un arco exterior de madera. El valor de esta pieza única, que ahora puede ser tuya, se calcula que oscila entre 1.300 y 1.900 euros.

Fuentes: Museo Fangio, Bonhams

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta