Cuando estamos tratando un ambiente de carreras y competición, y hablamos de los volantes de los monoplazas, irónicamente, casi nunca se menciona en temas de la propia dirección en sí, sino que va mucho más allá. El volante tiene innumerables funciones antes de la propia de mover de un lado a otro el vehículo, se utiliza principalmente para controlar prácticamente la totalidad del monoplaza.

En este caso, vamos a analizar el volante del Porsche 919 Hybrid que compite en Le Mans. Al igual que en los monoplazas de Fórmula 1, la forma del volante está especialmente diseñada para el habitáculo en donde va instalado. No es redondo como en nuestros coches de calle (o como mucho achatado en su base). Más bien tiene forma rectangular, con el fin de maximizar el espacio interior y los pilotos pueden ir así algo más cómodos. Aun así, pilotos como Mark Webber se quejaban de la falta de espacio (el australiano no es pequeño, precisamente).

Volante Porsche Le Mans 2Como puedes ver, el volante del Porsche 919 Hybrid va equipado con 24 botones e interruptores que permiten realizar casi cualquier función, y seis levas en la parte trasera, que convierte al director de la dirección del vehículo, en un puro ordenador de última generación. De hecho, está realizado con carbono, cubierto por una goma antideslizante. Pero entremos un poco más en detalle y desvelemos todas las funciones que se pueden realizar con este artilugio.

En el centro del volante vemos una pantalla, que muestra al piloto toda la información del monoplaza. Desde a qué velocidad se está moviendo, en qué marcha va la caja de cambios al modo de gestión de motor que está utilizando en ese momento.

Volante Porsche Le Mans 5Por otro lado, como ya hemos comentado, incorpora seis levas en la parte posterior. Se pueden separar en tres zonas. En la zona baja, hay dos levas que sirven para accionar el embrague. Ambas palancas cumplen la misma función de embragar, debido a que, dependiendo de la dirección de una curva, es más cómodo utilizar la de un lado u otro. Como dato interesante, los monoplazas de Fórmula 1 también incorporan dos palancas, pero una sirve para embragar y otra para el embrague también, pero para hacer la salida más rápida.

En la parte media, están las típicas levas para subir o bajar de marcha, derecha e izquierda respectivamente. Por último, en la parte superior, equipan las levas más innovadoras en lo que a competición se refiere. La leva superior izquierda, es para la acción de boost, esta es para accionar la potencia eléctrica para que dé un empuje extra en los momentos más decisivos, aunque su uso está regulado por las normas del campeonato de Le Mans. No se puede usar siempre.

Volante Porsche Le Mans 1Entrando en el quid de la cuestión, los 24 botones del 919 Hybrid tienen innumerables funciones. Hay botones para el reparto de frenada, para el control de tracción, pero para no hacer tan pesada la información, definiremos los botones más representativos en las carreras.

Los botones que más se usan están situados en la parte superior,de modo que se puedan pulsar rápidamente con los pulgares. En la zona superior izquierda, el botón rojo se usa para demandar potencia de la función boost, de modo que acciona un sistema de carga de las baterías. El sistema hace que el monoplaza ruede un poco más despacio, algo así como conducir con el freno de mano fijado, pero en un breve periodo de tiempo permite recuperar esta carga de energía para la función boost.

Volante Porsche Le Mans 4En la zona central, los botones de color naranja sirven para, en el caso del que está situado en la parte izquierda, para suministrar bebida al piloto y el situado en la zona derecha sirve para dejar la caja de marchas en punto muerto. El tema de la hidratación del piloto es fundamental, por ello el suministro se lleva a cabo de la manera más sencilla, tan sólo pulsando un botón. Está todo pensado, hasta en las horas nocturnas de carrera. Los botones se distinguen en la oscuridad gracias a su color fluorescente y, por si no es suficiente, responden a una lámpara de luz negra situada en el casco del piloto.

Como ves, poco tiene que ver con los volantes de los vehículos convencionales que a lo sumo incorporan botones para controlar el volumen de la radio o el manos libres, sin embargo, como hemos podido ver a lo largo de los años, hay ciertas funciones que acaban pasando de la competición a los coches de calle. Salvo algunas utilidades exclusivas de las carreras, veremos más botones en nuestros volantes.

Fuente: Porsche
Galería de fotos:

Ver galeria (6 fotos)

 

 

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta