El vehículo que quería conquistar la galaxia cumple 25 años. Hablamos del Volvo 850, un vehículo sin precedentes que incorporó tracción delantera y un motor transversal de 5 cilindros. La serie 850, enmarcada dentro del proyecto Galaxy, triunfó con los motores deportivos y consiguió además marcar un hito en la historia: fabricar el primer coche con tracción a las cuatro ruedas.

La historia de este Volvo galáctico comenzó en 1978 en una reunión en la que el equipo comenzó soñando y terminó conquistando a las estrellas. De ahí el nombre que eligieron para el proyecto: Galaxy. El plan derivó en dos series distintas (una sueca y otra holandesa), pero con la tecnología de base desarrollada en conjunto.

6447_Volvo_850

Después llegó la separación, el big bang. La empresa holandesa Volvo Car B.V. se quedó con la serie 400 mientras Suecia Volvo Cars fabricaba la serie 850. Y el 11 de junio de 1991 fue cuando volvió la luz al Globe Arena de Estocolmo, estadio donde se desmarcó con un diseño renovado y radical el Volvo 850 GLT. Marcó un gol desde el medio campo con su tracción delantera, su motor transversal de 5 cilindros y su par de conducción nunca antes visto.

Este primer modelo estaba equipado además con un motor atmosférico de 20 válvulas capaz de desarrollar 170 CV. Para el fabricante sueco no era suficiente por lo que caminaba en busca de un vehículo vivaz con un nivel reducido de ruido de admisión y escape.

6300_Volvo_850_GLT

El eslogan de la marca era toda una declaración de intenciones. “Un vehículo dinámico con cuatro novedades mundiales”, rezaba la frase publicitaria. Volvo puso en pie al estadio con sus cuatro primicias: el motor transversal de 5 cilindros, el eje trasero con Delta-link diseñado por Volvo, el sistema de protección contra impactos laterales integrados (SIPS) y el cinturón de seguridad autoajustable en los asientos delanteros.

La vuelta a la nebulosa, o lo que en la tierra viene siendo el mercado del automóvil, llegó en febrero de 1993 con el modelo station wagon. El éxito de esta versión queda patente en 1994 cuando logró el Gran Premio al Mejor Diseño, al que se le sumó el galardón italiano al Vehículo familiar más bonito.

6303_Volvo_850_T5_R

1994 se convirtió en el mundial galáctico. El año en el que además de los premios del station wagon, la marca logró deslumbrar con el Volvo 850 T5-R en su versión amarilla al incorporar un motor turbocompresor e interenfriador que alcanzaba los 240 CV y un par máximo de 330 Nm. Las 2.500 unidades de este vehículo amarillo estuvieron lejos dar mala suerte, pues se agotaron en un par de semanas. Volvo tuvo que fabricar así una versión en negro y otra en verde oscuro.

Brasil conquistó el Mundial de Fútbol de 1994 pero Volvo ese año jugaba en otro liga. ¡Imparable! Y es que el fabricante volvió a las pistas colocando en la parrilla de salida del British Touring Car Championship (BTCC) a dos 850 station wagon manejados uno por el piloto sueco Rickard Rydell y, otro, por el holandés Jan Lammers.

6313_Volvo_850_GLT

En 1996 apareció el 850 AWD (All Wheel Drive), el primer vehículo de Volvo con tracción a las cuatro ruedas. El sistema electrónico antideslizamiento (TRACS) distribuía automáticamente la potencia a los neumáticos delanteros aumentando así la capacidad de agarre. El motor turbo del 850 AWD que desarrollaba 193 CV viene a ser el antecesor de los Volvo XC con tracción a las cuatro ruedas.

La producción de la serie con más estrellas de Volvo llegó a su término en 1997, momento en el que se somete a los 850 a una profunda renovación. Su nombre también cambió y es que en la actualidad estos sedanes son los S70 y station wagon V70. Los vehículos denominados más seguros del mundo cerraron el ciclo con 1.360.522 vehículos fabricados y forjándose la leyenda de indestructibles.

Fuente: Volvo
Galería de fotos:

Ver galeria (5 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta