Uno de los principales problemas de los coches eléctricos es que sus baterías son realmente caras. Si se solucionara esto (de hecho ya se están realizando avances para crear baterías más pequeñas y baratas) se podría abaratar el precio de este tipo de vehículos. Pero existe también otro hándicap: añaden mucho peso al vehículo. Los fabricantes intentan resolverlo colocándolo bajo el suelo del coche (lo cual redunda en estabilidad), pero las baterías no son como tanques de gasolina, sino que pueden adoptar formas muy diversas y es posible realizarlas con materiales capaces de soportar cargas físicas.

Volvo explora esas nuevas posibilidades de las baterías. El fabricante sueco ha ya estudia cómo sustituir las baterías convencionalespor unos paneles de carrocería recargables. En la imagen que ilustra el artículo puedes ver cómo un investigador instala una nuevo portón de maletero. Todo este desarrollo se enmarca dentro de un proyecto de investigación financiado por la Unión Europea y liderado por el Imperial College de Londres. En él participan ocho empresas, de las cuales Volvo es la única en lo referente al sector de la automoción.

batería volvo 4Para fabricar esta batería oculta en la carrocería, Volvo ha usado materiales como fibra de carbono, fibra de vidrio y resina con polímeros con unos supercondensadores, que son capaces de almacenar energía. Esa energía puede provenir de dos fuentes: la propia recuperada cuando el coche frena o decelera (gracias a la frenada regenerativa) o enchufándolo directamente a la corriente eléctrica.

Con estas baterías en la carrocería se evita la instalación de baterías pesadas que suelen montar los coches eléctricos. Según estudios de Volvo, se podría reducir un 15%  el peso en de los futuros eléctricos con este sistema. Respecto a las baterías de ion de litio, estos paneles especiales de carrocería se recargan más rápido, además de no experimentar ningún tipo de degradación con cada carga y descarga, ya que no interviene ningún proceso químico.

batería volvo 2Desde Suecia se dedican a probar estos paneles recargables instalados en el techo, las puertas, el capó y el suelo de en un Volvo S80. Todos y cada uno de estos elementos acumulan energía, generada por el propio sistema de recuperación del vehículo. Según las estimaciones de Volvo, este S80 de pruebas ofrece unos 130 kilómetros de autonomía cuando los paneles de su carrocería están completamente cargados. De confirmarse su fiabilidad, esta tecnología podría suponer una verdadera revolución.

Fuente: Volvo
Galería de fotos:

Ver galeria (4 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta