El Volvo Tundra es uno de esos modelos con una curiosa historia detrás en la que hay implicados nada menos que cuatro países y  tres marcas. Se acercaba el final de la década de los 70 y la marca sueca quería un modelo para suceder al Volvo 262C. Buscaban algo rompedor, así que encargaron el diseño de la criatura a Bertone, el carrocero italiano.

En la firma turinesa trabajaba por entonces uno de los mejores diseñadores de la historia, Marcello Gandini, creador del Lamborghini Miura, entre otros modelos espectaculares. No partieron de cero, sino que tomaron como base un modelo presentado a los ingleses de Reliant, que no agradó al cliente y fue rechazado. A aquella berlina nonata le retiraron dos de sus puertas y así nacía el Volvo Tundra, el prototipo presentado en 1979.

Volvo Tundra Concept 1979 02

Volvo Tundra Concept 1979 04
Volvo Tundra Concept 1979 03

No creas que este diseño italiano, “refrito” de una propuesta inglesa, convenció a los suecos. No tenía apenas nada que ver con las líneas imperantes en la marca, hasta entonces muy conservadora. Era demasiado futurista, con muchas ideas características de Bertone, como la eliminación del pilar delantero, fundiendo parabrisas y ventanillas laterales, un morro muy afilado con una parrilla descentrada, techo asimétrico y los faros escamoteables. Una especie de Neymar en una convección de mormones.

Se había realizado sobre la base del Volvo 343, del que tomaba prestado su apartado mecánico, un motor 1.4 litros atmosférico que enviaba sus 70 CV a las ruedas traseras. Pero ojo, que podría haber equipado también un bloque V6 de 2,6 litros y 125 CV. El objetivo era crear un modelo asequible… pero con versiones deportivas para el gran público.

Volvo Tundra Concept 1979 cuadro de mandos

Si por fuera era arriesgado, el interior todavía más. El tablero de instrumentos incorporaba un velocímetro con vectores en un plano cartesiano. Era totalmente digital, una moda iniciada por el Lagonda y que en la década de los 80 veríamos en coches muy populares, como el Fiat Uno o el Opel Kaddet… pero demasiado futurista para Volvo.

Así pues, Volvo abandonó la idea, pero Gandini veía posibilidades en este diseño y volvió a intentar colocarlo una vez más. Retomaron la idea de un cinco puertas y se lo presentaron a Citroën. Y, como reza el refrñán, a la tercera fue la vencida. Nacía así el Citroën BX, un modelo realmente exitoso en toda Europa, que llegó a vender 2.315.739 unidades en los doce años que estuvo en venta.

Volvo Tundra Concept 1979 interior

FInalmente, Volvo reemplazó su serie 300 en los 80 por la serie 400 (440/460). Siguieron la pauta de “escuadra y cartabón” de toda la vida, pero algo cuajó el Volvo Tundra Concept en las frías cabezas escandinavas… Y es que muchos de sus trazos acabaron viéndose en el Volvo 480 ES a finales de la siguiente década, si bien este era un modelo de tracción delantera. Gandini demostró seguir siendo un avanzado a su tiempo.

Vía: Motorpasión
Galería de fotos:

Ver galeria (14 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta