Si por algo se le conoce a Volvo es por la seguridad. Durante décadas han estado apelando siempre esta filosofía y asociación. Se han marcado el objetivo de acabar con los accidentes en 2020. Una de las tecnologías que desarrollan para acabar con las víctimas mortales en carretera es la visión de 360 grados, un sistema que escanea y analiza todo lo que rodea al vehículo. Solamente sabiendo qué se encuentra cerca se podrá ofrecer la máxima seguridad posible.

La marca sueca, en el laboratorio de AstaZero, el mundo a escala real donde pone en práctica sus futuras tecnologías, desde el frenado de emergencia en camiones a los increíbles sistemas de seguridad del nuevo XC90. Y también el proyecto del que te informamos hoy, el Non-Hit Car and Truck (vehículos y camiones sin colisiones). Tras cuatro años de estudio han conseguido desarrollar tecnologías de fusión de sensores de última generación que generan una visión de 360 grados ininterrumpida.

Este proyecto, en el que han participado varias universidades e instituciones en Suecia, ha sido el detonante que ha allanado el camino al proyecto visión 2020, en el que quiere reducir los accidentes de todos sus vehículos, tanto turismos como comerciales a un número cercano a cero.

360°-view technology key to Volvo Cars? goal of no fatal accidents by 2020El sistema de la visión completa consiste en una fusión de sensores distribuidos por todo el vehículo de manera discreta, utilizando diversas tecnologías, entre las que destacan el GPS, cámaras y radares, que mandan la información a una centralita donde se descodifican los datos y los interpreta de manera coherente. De esta manera, se detectan todos los objetivos potencialmente peligrosos que desemboquen en una colisión, ya sean obstáculos o peatones que crucen por la calzada.

Lo innovador de este sistema no son los sistema de detección, sino la generación de vías de escapes sin colisiones. Una nueva función de software evalúa todas las alternativas de escape en fracciones de segundo. Puede actuar de forma automática, ayudando a los conductores a frenar en caso de que fuese necesario e incluso cambiando de dirección. Es decir, el sistema hará lo que sea necesario para evitar la colisión.

Todavía está en fase de pruebas, tienen poco más de cinco años para desarrollar por completo el sistema. Conociendo cómo se toman los temas de seguridad vial en Volvo (desde el cinturón de seguridad a los sistemas de retención infantil), el proyecto visión 2020 será crucial en los futuros equipamientos de los vehículos de calle… e imaginamos que también en los 100 coches autónomos que circularán por Suecia en 2017.

Para que os hagáis una idea del futuro sistema de la compañía sueca, este vídeo nos explica de lo que será capaz la visión de 360 grados.

Fuente: Volvo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta