Poco después de que BMW decidiese allá por 2013, reestructurar la gama del Serie 3 dejando las carrocerías “especiales” con denominación par (los Serie 4 Coupé, Cabrio y luego el Serie 4 Gran Coupé) llegó a la gama el BMW Serie 3 Gran Turismo, o Serie 3 GT como indica en su carrocería, un interesante y curioso vehículo.

Se trata de un coche bastante inclasificable, si bien nosotros lo hemos incluido dentro de nuestra guía de compra de familiares medios. Y es que, a pesar de que las siglas GT nos evocan de inmediato a deportividad, hay bastantes detalles que lo convierten en un coche más que óptimo para viajar en familia.

Exterior

BMW_318d_GT_003

BMW_318d_GT_012
BMW_318d_GT_013

Por fuera el BMW Serie 3 GT tiene una silueta muy similar a la del Serie 5 GT, pero sorprende su tamaño, ya que es muy grande. Apenas 17 cm menos que el Serie 5 GT (que se basa en la plataforma del anterior Serie 7) y 20 cm mayor que un BMW Serie 3 Touring, con una longitud total de 4,82 metros.

Su anchura se queda en 1,83 metros y la altura en 1,49 (8 cm más que el familiar). También crece la distancia entre ejes, que sube hasta los 2,92 metros (11 cm más que los Serie 3 más convencionales), ya que este coche está realizado sobre la plataforma plataforma V3, que emplea el Serie 3 Li (versión de chasis largo, muy del gusto chino).

En vivo no da la sensación de ser tan alto como es, pero visto al lado de uno de los coches de silueta más convencional uno ya es consciente de su tamaño. Lo mejor, que resulta mucho más porporcionado que el Serie 5 GT, un coche que sí “abulta” bastante más.

BMW_318d_GT_004

Pero las diferencias van mucho más allá de las medidas. Aunque el frontal de este Serie 3 GT sigue la pauta de los dos riñones característicos de la marca, pero han crecido bastante, al igual que las ópticas, para no quedar descompensados en un capó que, definitivamente, está más elevado que el del Serie 3 berlina. Eso lo acerca al mundo SUV. Es como una especie de hijo del Serie 3 y del X3.

La zaga varía respecto a una berlina o una “ranchera” tradicional y opta por un portón de grandes dimensiones. Es una solución similar a la que emplea el Opel Insignia de carrocería de cinco puertas, el Audi A5 Sportback o el Serie 4 Gran Coupé… si bien con ciertas diferencias, debido a la notable altura del nuestro protagonista.

BMW_318d_GT_006

Una novedad en esa zona trasera la encontramos en el alerón trasero activo que monta de serie, que se despliega automáticamente al superar los 110 km/h y se vuelve a ocultar por debajo de 70 km/h. Si te preguntas cómo se han hecho las fotografías, es que el alerón puede desplegarse manualmente desde un botón en el habitáculo.

Es gracias a soluciones como esta que el BMW Serie 3 GT tiene un notable coeficiente aerodinámico de 0,28 Cx. Ayudan a lograr esta buena cifra los bajos del coche rediseñados y los sistemas Air Curtain y Air Breathe de las aletas delanteras, que reducen posibles turbulencias en la parte baja inferior del coche y entre los radios de las llantas. ¿Algún detalle más? Si, las puertas sin marcos, un detalle que lo acerca al mundo de los coupés. Aunque para eso hay que abrir las puertas y conocer su habitáculo.

Interior

BMW_318d_GT_015

BMW_318d_GT_031
BMW_318d_GT_029

Cuando has montado en otros BMW (y por nuestra sección de pruebas de coches han pasado unos cuántos) no encontarrás demasiadas diferencias de diseño en las zona delantera. Tiene el mismo cuadro de instrumentos y se respira calidad en los materiales empleados y los ajustes entre piezas. Sigue pecando (como cualquier BMW siempre que no te vayas a los más altos de gama) de sobriedad.

En el BMW Serie 3 Gran Turismo encontramos un salpicadero despejado, con la mayoría de mandos en la consola central, donde destaca la pantalla del sistema de información y entretenimiento, que se maneja desde el mando del túnel central. El volante, de buen tamaño y tacto, cuenta también con mandos y tras él se ubican unos relojes sencillos, pero de fácil lectura.

BMW_318d_GT_025

La posición de conducción es buena, parecida a la de otro Serie 3, pero no idéntica. se va un poco más erguido (sin llegar a ser un SUV), ya que los asientos van 6 cm más altos que en un Serie 3 normal y hay mucha altura disponible al techo (sin llegar a ser un monovolumen).

La visibilidad es muy buena hacia delante y hacia los lados, pero hacia atrás, cuando miramos por el retrovisor trasero, vemos que el espacio de la luneta trasera que dejan libre los reposacabezas traseros (los asientos van bastante altos) es muy angosta… o casi nula si los pasajeros elevan y ponen los reposacabezas en su posición más erguida.

BMW_318d_GT_027

Pero donde más se aprecia el aumento de cotas respecto a otras variantes del Serie 3 es en las plazas traseras. Combinada con una banqueta algo más estrecha (ya que el respaldo va algo más vertical y permite ir sentado de forma más cómoda), gana 72 mm de espacio para las rodillas, según la marca. La distancia al techo es muy similar (debido a que los asientos van más altos) que la berlina y un poco menos que en el Touring (debido a la caída del techo por sus formas exteriores similares a las de un coupé).

Es una lástima que solamente puedan ir en ellas, cómodamente sentados, dos ocupantes. La plaza trasera tiene un respaldo más duro y el túnel de transmisión obliga a abrir mucho las piernas a quien se siente en ella. Puede utilizarse sin problemas en recorridos cortos, pero en un viaje largo obliga a los pasajeros laterales a acercarse demasiado a las ventanillas y no ocupar su asiento como es debido. Dos irán muy cómodos, ya que los asientos pueden reclinarse y cuentan de serie con un reposabrazos central

Maletero

BMW_318d_GT_035

BMW_318d_GT_037
BMW_318d_GT_038

El maletero del BMW Serie 3 GT cuenta con 520 litros de capacidad, 25 litros más que un BMW Serie 3 Touring (495) y 40 más que la berlina (480). Destaca por contar con formas muy regulares, que lo hacen muy aprovechable, y diversas soluciones para sujetar la carga. A ambos lados del piso cuenta con unas guías en las que se pueden colocar ganchos de sujección móviles y otros elementos (red portaobjetos, cintas de sujeción…) para llevar la carga mejor sujeta.

Los asientos pueden abatirse (desde el propio maletero) en proporción 40/20/40. cuando se realia esta operación la capacidad de carga crece hasta los 1.610 litros. No tienen el típico estor enrrollable para cubrir la zona de carga, sino una bandeja rígida partida en dos partes. Una queda junto a los asientos y la otra mitad queda colgada en el portón, que cuenta con apertura eléctrica de serie.

BMW_318d_GT_041

Debemos destacar el generoso doble fondo del maletero. Se elevar mediante un sistema hidráulico sin esfuerzo y (opcionalmente) cuenta con una bandeja porta objetos que puede resultar muy útil.

Equipamiento

BMW_318d_GT_021

Nos tocó en suerte ponernos al volante de un BMW Serie 3 GT 318d Base Line, el modelo de entrada a la gama. Cuenta ya con elementos como el climatizador, el volante de cuero multifunción, sistemas EfficientDynamics (Auto Start&Stop e indicador de cambio óptimo de marcha, entre otros), el sistema regulable del chasis (con los modos de conducción Comfort, Sport y EcoPro), llantas de aleación de 17 pulgadas y radio CD con MP3 y Bluetooth.

A mayores contaba con algunos opcionales, como la tapicería en cuero, el sistema de información y entretenimiento y las molduras decorativas en madera. BMW ofrece para mejorar este acabado básico tres líneas de equipamiento (Luxury, Modern y Sport), que cambian bastante el aspecto del coche tanto por dentro y por fuera (marcos de ventanillas, parrilla, marcos de antinieblas, retrovisores, inserciones en salpicadero y puertas…). No olvidamos el paquete deportivo M, que incluye cambios en el reglaje de las suspensiones y otros elementos para transformar al BMW Serie 3 GT.

BMW_318d_GT_024

¿Más allá? Lo que quieras. El catálogo de opcionales es amplísimo y puede contar con navegador (en pantalla de hasta 8,5 pulgadas, no de 6,5 como la de nuestra unidad); Head-Up display y el servicio BMW Connected desde  se pueden acceder a numerosas aplicaciones opcionales…

En nuestro configurador de BMW Serie 3 GT puedes crear tu coche ideal (aunque te sorprenderás con los precios de algunos opcionales… de elementos que encontráras de serie en muchos coches más baratos. El coche parte de 37.800 € en estos momentos (no es barato, precisamente), pero cuentas con ofertas en concesionario bastante jugosas. Puedes también encontrar la póliza que mejor se ajuste a tus necesidades y presupuesto gracias a nuestro comparador de seguros.

Motor

BMW_318d_GT_043

La gama mecánica del BMW Serie 3 Gran Turismo arancó con tres mecánicas gasolina de gasolina (los 320i de 184 CV, 328i de 245 CV y 335i de 306 CV) y dos diésel, el 318de 143 CV que probamos hoy, el 320d de 184 CV y, algo más adelante, se sumó el 325d de 218 CV.

Todos los motores cuentan con la tecnología BMW TwinPower Turbo con inyección directa de combustible y sobrealimentación por turbocompresor. Se asocian de serie a una caja de cambios una manual de seis velocidades, aunque de forma opcional también se podrá elegir una automática de ocho marchas, según versiones. Nuestra versión es de dos ruedas motrices (las traseras), pero hay  mecánicas que pueden montar la tracción integral xDrive.

BMW_318d_GT_044

El BMW 318d GT de nuestra prueba monta un motor TwinPower Turbo de 4 cilindros y 1.995 cc de capacidad. Rinde 143 CV a 4.000 rpm mientras que los 320 Nm de par máximo están disponibles entre las 1.750 y 2.500 rpm, con una curva de par muy plana que anuncia acelerar desde bajas vueltas con competencia. Las prestaciones de su ficha técnica parecen suficientes para la mayoría de conductores, ya que acelera de 0 a 100 km/h en 9,7 segundos y recupera de 80 a 120 km/h en unos 8,2 segundos.

Este motor, como el resto de la gama, cuenta con el sistema Auto Start Stop de parada y arranque automático del motor, que ha permitido a BMW homologar 4,5 l/100 de consumo medio. En nuestra prueba gastó algo más, en torno a los 6,5 litros, pero no debe resultar difícil quedarse en el entorno de los cinco litros y medio en una conducción tranquila (que no lenta), haciendo uso del modo EcoPro.

El Serie 3 GT 318d marca en la báscula 1.615 kg (repartidos un 47% sobre el eje delantero y un 53% sobre el trasero). Son 130 más que la berlina y 65 más que el Touring a igualdad de motor. ¿Influirá mucho en su comportamiento? Hora de comprobarlo

Comportamiento

BMW_318d_GT_050

Pura física. Al contar con un centro de gravedad más elevado, una distancia entre ejes mayor y ser más pesado, el BMW Serie 3 GT pierde agilidad respecto a la berlina o el Touring. Y es que las siglas GT, por muy deportivas que nos suenen, en realidad hacen referencia a Gran Turismo: un coche para viajar cómodamente. Y en eso BMW lo ha clavado.

Ganar distancia entre ejes le aporta un aplomo en autopista similar al de una berlina del segmento E. Además, los de Munich han apostado por un ajuste de suspensiones más blando que lo que acostumbra montar otros coches de la marca. Conserva la suspensión delantera tipo McPherson y multibrazo trasera del resto de la gama, pero en la suspensión posterior, la puesta a punto ha primado la estabilidad sobre la agilidad en curva con respecto a la de los otros Serie 3. Se puede optar por pagar el extra de la suspensión deportiva o la controlada electrónicamente, pero en esta versión básica no nos parece demasiado coherente. Otro cantar es si uno busca un motor más potente. Ahí la cosa cambia.

BMW_318d_GT_049

El resto del chasis está a la altura de otros productos de la marca: muy buen tacto de dirección, precisa y con la asistencia justa… si bien los frenos (ventilados en ambos ejes) a veces no pueden con todo lo que llevan encima cuando se les exige y su tacto podría ser mejorados.

Por último, no debemos olvidar las dimensiones del coche a la hora de aparcar o movernos por ciudad. Ahí, definitivamente, es un pez fuera del agua y le cuesta lidiar con algunos aparcamientos angostos.

Veredicto coches.com

BMW_318d_GT_053

El BMW Serie 3 GT ha sabido combinar los valores clásicos de BMW de dinamismo de conducción y calidad de acabados con otros de carácter más práctico y funcional, como el mayor espacio interior para ocupantes y un maletero desde los 520 litros, mayor que la alternativa con carrocería familiar tradicional, el BMW Serie 3 Touring.

La diferencia de precio, a igualdad de motorización, con el BMW Serie 3 Touring es de unos 1.200 euros. Se gana maletero (tampoco mucho) respecto a él y comodidad de acceso y en marcha, pero en nuestra opición el Touring está mejor logrado en términos de diseño y resulta más ágil en zonas reviradas gracias a su batalla más corta.

BMW_318d_GT_047

Sin duda, el BMW Serie 3 GT puede tener público. Personas que viajen mucho agradecerán este producto que se mueve entre varios segmentos (berlina, familiar, coupé, SUV). Quienes apuesten por la ergonomía y comodidad al viajar, sin perder demasiado el dinamismo y la confianza al volante que aporta cualquier BMW tienen en este coche un gran aliado.

Lo mejor

  • Espacio en las filas traseras y calidad del habitáculo.
  • Capacidad del maletero.
  • Motor solvente y de consumos comedidos.

Lo peor

  • Carácter dinámico alejado de los cánones de la marca.
  • Estética no apta para todos los gustos.
  • Escasa visibilidad por el espejo retrovisor y poca anchura en las plazas traseras.

Galería de fotos:

Ver galeria (56 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta