El objetivo de Kia pasa por vender 500.000 coches en Europa en 2018. La base de este crecimiento son el Sportage y el Cee´d, pero para lograr esas cifras es clave contar con buenos representantes en los segmentos B (a principios de año lanzó el Rio 2017) y también el A. Es aquí donde llegará, el 1 de junio el Kia Picanto 2017 que hemos podido probar ya.

Presentado en el Salón de Ginebra, llega para ser uno de los referentes del segmento de los microurbanos… uno de los grandes olvidados en nuestro país por los consumidores. Apenas supone un 4,3% de las matriculaciones (y la gran mayoría, casi el 60%, es a alquiladores y empresas).

Pero ojo, al mismo tiempo, es una categoría que permanece muy estable en el tiempo. En los últimos años las ventas están en el entorno de los 50.000 vehículos anuales. Obviamente, hay que estar ahí. En 2016 el gran líder del segmento en España fue el Fiat 500, que tiene un fiel escudero en el Panda. A mayor distancia ya encontramos al Toyota Aygo… y justo a continuación al Kia Picanto, con 3.414 unidades vendidas.

El objetivo de la firma es mantener estas cifras de ventas gracias a este nuevo modelo. Tras probarlo durante un intenso día, podemos asegurarte que cuenta con armas de sobra para ello, ya que mejora y mucho al modelo actualmente a la venta, el Kia Picanto 2015, una actualización del Picanto 2011, con un diseño más “oriental” que el actual. Y, desde luego, si hablamos de comportamiento en carretera y de equipamiento disponible, sube varios peldaños. Pasemos a conocerlo más a fondo.

Exterior

Los estudios de mercado que Kia realizó antes de que el proyecto del nuevo Picanto echase a andar indicaban que los coches del segmento A en Europa los eligen mayoritariamente las mujeres (62%), sin hijos (82%), con un nivel educativo mayor que los que encontramos entre los compradores de utilitarios y compactos… e ingresos mayores que en el caso de los primeros.

Solamente es el coche principal en el 30% de los hogares… pero se usa a diario en el 70%. La gente busca en ellos más un diseño cool y divertido, así como que sea “ecológico”. También han descubierto que es el segmento más sensible a los cambios de tamaño, uno de los principales motivos de elección de un coche de esta categoría. No es de extrañar entonces que su tamaño medio se mantenga en torno a los 3,5 metros de longitud. No ha ocurrido lo mismo con otros coches pequeños como el B (los utilitarios han crecido de media en la última década nada menos que 20 cm y ya se sitúan en el entorno de los 4 metros) o el C (10 cm más en el mismo período).

Los diseñadores de Kia en Namyang (Corea) y Fráncfort (Alemania) han logrado mantener los 3.595 mm de longitud de la anterior generación. Eso sí, la distancia entre las ruedas crece nada menos que 15 mm, hasta los 2.400 mm pues las ruedas se han desplazado hacia los extremos y el voladizo delantero es notablemente más pequeño (el trasero crece un poco). Así se consigue una sensación de mayor estabilidad en marcha.

De frente, destaca la parrilla tiger-nose ya clásica de los últimos lanzamientos de la marca, con grupos ópticos envolventes angulosos, con una toma de aire en posición inferior, más grande. Esto de dota de mayor presencia. Los faros tienen luces diurnas tipo LED… y es el novedad en el segmento el hecho de que pueda ocntar con faros e intermitentes LED.

Si lo miramos de perfil, observamos como el pilar C está más erguido que en el anterior modelo. También las líneas sobre los pasos de rueda (con llantas de 15 pulgadas en nuestra unidad), y sobre los estribos. La línea es es general mucho más suave que el anterior modelo.

Y en la zaga, se juega mucho con las forma de C, tanto el las ópticas como en las líneas que marcan los límites del paragolpes.

Las imágenes corresponden (más o menos, como te explicamos más adelante en el apartado de equipamiento, a la versión más sencilla). Si te gusta la “marcha”, siempre puedes elegir el acabado GT Line. Se trata de una versión que da más picante a su aspecto exterior con remates de color rojo, plata y negro en la parrilla, las tomas de aire laterales, los estribos y el paragolpes trasero. Tiene también una doble salida de escape cromada.

En España podrá elegirse con siete acabados de pintura, entre ellos el Pop Orange, un naranja muy llamativo que es el modelo que ilustra el artículo. Además de los típicos blanco, negro, rojo y plata, hay dos tonos de azul que le quedan de maravilla.

Interior

Tuve una especie de deja-vú al subirme al coche. Todo se hacía familiar. Y es que el nuevo Picanto sigue la pauta, prácticamente al dedillo, del habitáculo de su hermano mayor, que conocimos en la prueba del Kia Rio 2017. Todo se encuentra donde esperas, en un entorno muy sencillo y práctico.  En una categoría en la que los clientes están dispuestos a pagar un poco más, hay que decir que el hecho de contar con un nivel de acabados propio de un segmento superior es de agradecer.

En el salpicadero destaca la pantalla flotante del sistema de infoentretenimiento, novedad absoluta en el segmento. Puede contar con navegador y solamente está disponible con el mayor de los acabados en España.

El espacio en las plazas delanteras ha aumentado y ya es de los mejores del segmento. Hay suficiente altura y anchura y el diseño de la consola aumenta esa sensación. En el puesto de conducción debemos tener en cuenta que no existe regulación en profundidad del volante (solamente en altura), algo que no le deja atrás respecto a sus competidores… ya que ninguno cuenta con ella. Esto puede hacer que no todo el mundo se sienta a gusto, pero con mi 1,80 metros de altura no me costó en absoluto.

Por cierto, el coche se ofrecerá en España con un interior totalmente negro, exclusivamente. Olvida esa tapicería azul de las imágenes que combina tan bien con el naranja de la carrocería. Eso sí, el tejido nos ha parecido muy resistente, de esos que supera bien el paso del tiempo (el símil cuero de los laterales ya me convneció un poco menos).

El único pecado de las plazas traseras es que no son muy anchas (similares a un Fiat 500 de anchura, no tan buenas para tres como podrían ser las de un Up! Mii o Citigo, incluso las del Aygo. Para cuatro, resultan más que correctas. Si que cuentas con bastante espacio para los pies (me atrevería a decir que resultan similar en este sentido a algunos coches del segmento B) y también en altura, en la media del segmento. Los respaldos están algo más inclinados que antes, por lo que resultan más cómodas.

Por calidad de materiales y ejecución (no se oye un sólo ruido al pasar por zonas muy rotas), el Picanto no te ofrecerá duda alguna. Tampoco en el apartado práctico. Nos ha gustado mucho la división del espacio frente a la palanca de cambios, donde puedes dejar objetos cotidianos (llaves, móvil) en dos alturas.

También el cofre central entre los asientos, deslizable 55mm hacia delante para que pueda usarse como reposabrazos. Nunca había visto ninguno en un coche del segmento A. Normal, es el primero que lo incorpora. Y el espejo de cortesí tiene varias luces alrededor (pensando en el público femenino).

Maletero

Con 225 litros de capacidad, el Kia Picanto se erige como rey absoluto del segmento (superando a su “primo”, el Hyundai i10 y el trío VAG -Up!, Citigo y Mii-). Es posible, además, crear dos espacios diferenciados porque el piso puede colocarse a dos alturas (con una diferencia de 145 mm, por lo que podrás usarlo para dejar pertenencias más ocultas a la vista).

Ojo, que los asientos pueden reclinarse en dos partes (en proporción 60:40) y contar con un espacio totalmente plano de nada menos que 1.010 litros de capacidad. Bajo el piso nos encontramos con un espacio donde cabría una rueda de repuesta de emergencia… pero de serie monta un kit de reparación de pinchazos.

Equipamiento

La gama se estructura en dos únicos acabados. El más básico se denomina Concept y solamente puede ligarse al motor más pequeño. Se distingue por sus llantas de acero de 14 pulgadas pero ya cuenta con los paragolpes en el color de la carrocería y numerosos equipamientos de seguridad (ABS + EBD + BAS + ESC + HAC + VSM + TPMS, seis airbag). El asiento del conductor es regulable en altura, tiene elevalunas eléctricos delanteros, sensor de luces, ordenador de a bordo, sistema Audio USB+ Aux, controlable desde el volante, aire acondicionado… sencillo, pero apañado.

Puede mejorarse con dos paquetes de equipamiento:

  • Pack Comfort, que mejora la estética con las llantas de aleción de 14 pulgadas, manillas en el color de la carrocería, retrovisores eléctricos y calefactados y elevalunas eléctricos traseros.
  • Pack ADAS (Advanced Driving Asistance) que mejora l seguridad con el sistema de frenada de emergencia y el panel de instrumentos Supervision con una pantalla LCD de 2,6 pulgadas.

El más alto de gama es el acabado GT Line, que suma las llantas de aleación de 15 pulgadas, manecillas exteriores cromadas, faros antiniebla delanteros, el kit estético que te comentábamos al principio… las ópticas LED, retreovisores calefactables, volante y palanca en piel, apoyabrazos delantero, pedales de aluminio, climatizador… elevalunas eléctricos traseros. Puede mejorarse con el Pack ADAS y otro que inlcuye navegador, cámara de visión trasera (de buena resolución) y Android Auto y Apple Carplay.

Nuestra unidad no se corresponde exactamente con ninguno de esos acabados, ya que si te fijas, verás elementos (faros antiniebla, llantas y menillas de las puertas,) que solamente están disponibles en el GT Line. Es como si se hubiese retirado el Pack GT Line. Y ojo, que el resultado nos parece de lo más de una versión realmente interesante. Máxime si tenemos en cuenta lo que te contábamos al inicio: es un mercado “dominado” por los gustos femeninos, que quizá no gusten tanto de un coche de imagen tan “agresiva”.

¿Precios? Parte de los 11.050 €, pero con las ofertas del Kia Picanto en el lanzamiento (incluida la financiación), se queda en 8.553 €. El acabado más completo, con todo, parte de 14.  No olvides emplear nuestro comparador de seguros

Motor

Pude probar los dos motores con los que arranca la comercialización. Se trata de dos mecánicas ya existentes en la actual gama del Picanto, con algunas mejoras:

1.0 CVVT de 67 CV a 5.500 rpm y 96 Nm de par máximo, la variante de acceso, que probamos con mayor profundidad. Se trata de una mecánica de tres cilindros en línea que incluye nuevo colector de escape, integrado en la culata, y un nuevo sistema de refrigeración con válvula de cierre que reduce el tiempo necesario para que el motor se caliente desde un arranque en frío. Una nueva bomba de aceite de dos etapas reduce el rozamiento mecánico. Ligado a un cambio manual de cinco velocidades, anuncia consumos homologados de 3,9 l/100, los mejores del segmento.. Y unas prestaciones decentes, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 14,3 segundos.

1.2 MPI de 84 CV y 122 Nm de par. Se ha optimizado la distribución variable continua CVVT y dispone de una válvula de cierre en el sistema de refrigeración similar a la de la versión MPI de 1,0 litros. Mejora la aceleración (realiza el 0-100 km/h en 12 segundos) y eleva los consumos a 4,2 l/100 km. Además del cambio manual, puede elegirse con uno automático.

Se anuncia también la llegada del motor 1.0 T-GDI (turbocompresor con inyección directa de gasolina) de cara al fin de año en varios mercados europeos. Por ahora no se sabe si llegará a España, dependerá de las ventas del modelo (podría llegar como serie especial).

Comportamiento

Llama la atención lo aplomado que va un coche como el Picanto en cualquier tipo de carrtera. EL motor de tres cilindros es sin duda alguna el que mejor se lleva con este coche. Es suficiente para moverlo, cuenta con Start & Stop y, además, los consumos no se disparan demasiado. En una conducción normal, incluso con tres ocupantes y sus maletas, no veías gastos mayores a los 5,3l/100 km. Y la conducción animada que llevamos a cabo en algunos tramos tampoco los elevaban demasiado.

Puede que este tricilíndrico sea algo menos refinado que el de cuatro, pero solamente molestan un poco las vibraciones por debajo de 1.000 rpm o su sonido cuando pasa de 5.000. Funciona de manera suave y su curva de par lo hace muy utilizable a partir de las 2.500 vueltas… mientras que el 1.2 me pareció que se desenvolvía algo más a gusto con el cuentavueltas en zonas más alta.

En carretera y autovía cumple. No es un cohete, desde luego… pero tampoco me lo pareció el 1.2. No tendrás problema alguno de capacidad en vías metropolitanas… y desde luego, en carreteras lentas podrás incluso divertirte al volante. Destaca por su buen compromiso entre rapidez de consumo, sin perder la comodidad de marcha de la que hacía gala el anterior modelo.

La mayor distancia entre ejes ha conseguido reducir el balanceo de la carrocería en curva. Ayuda a ello también la barra estabilizadora delantera, algo más rígida y colocada en una posición más baja, mientras que la trasera va algo más elevada. Con el menor voladizo delantero, se logra también que al frenar ante la llegada de curvas el morro se hunda menos… sin tener que recurrir a suspensiones más rígidas.

La dirección no destaca en absoluto por ser comunicativa… y tampoco ayuda el hecho de contar con un volante que me resultaba algo grande de tamaño, al menos para mi gusto. Los responsables téncicos de la marca nos contaban una mayor rapidez (la desmultiplicación pasa de 16,5 a 14,3:1, al tiempo que reduce las vueltas de volante entre topes de 3,4 a 2,8). Desde luego, ayuda a conducir a baja velocidad y con un radio de giro de 9,1 metros,

Otro punto técnico a favro del Picanto 2017 es que sea el primer coche de su categoría con vectorización de par en frenada, una función adicional del Control Electrónico de Estabilidad. Sin duda, ayuda a reducir el subviraje (la tendencia a seguir recto) en curvas que se abordan deprisa. Cuando me bajé del coche tras recorrer un buen tramo, la sensación de seguridad al conducir era muy similar a la de un coche mayor.

Veredicto coches.com

El Kia Picanto 2017 pasa a ser uno de los mejores coches del segmento A. Por espacio, por capacidad de maletero, por comportamiento dinámico y por equipamiento disponible. Hay que aplaudir el paso adelante en dar a este segmento lo que se merece. Cuenta con tecnología novedosas en muchos campos, primicias absolutas. Y sin escatimar: el control de crucero que puede equipar (basado en radar, sin cámaras) es el mismo que equipan Rio y Cee´d, por ejemplo.

Sin embargo, hay algo que puede matar sus ventas en España y es la configuración de gama, muy escasa y cerrada para un segmento donde la personalización es vital y explica por qué el 500 navega en aguas que ningún otro ha oteado.

Estéticamente el coche está muy bien resuelto, pero analizando los datos que nos ofrecía la marca sobre el sector, donde las mujeres deciden en su mayor parte las compras… ¿tiene sentido que el motor básico no pueda contar con navegador o mayores llantas, por ejemplo? Estéticamente el acabado GT Line (puede que me equivoque, sobre gustos no hay nada escrito), me parece demasiado agresivo para buena parte del público. De todos modos, la gama podrá afinarse en cualquier momento de la vida comercial de coche.

En cuanto a los motores, personalmente creo que el tricilíndrico 1.0 es más que suficiente para mover el coche. El 1.2 puede resultar más interesante para quienes hagan un viaje, no hay demasiada diferencia de precio, pero si se piensa utilizar frecuentemente en carretera, creo que mejor optar por un coche del segmento B… aunque conduciendo este Picanto en muchas ocasiones hayamos pensado que conducíamos uno.

Lo mejor

  • Comportamiento dinámico.
  • Acabados interiores y capacidad de maletero.
  • Equipamiento tecnoloógico novedoso.

Lo peor

  • Posibilidades de configuración de equipamiento muy limitadas.
  • Anchura de las plazas traseras.
  • Estética del acabado GT Line demasiado deportiva.

Galería de fotos:

Ver galeria (52 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta