Los SUV hiperdeportivos parece que han llegado para quedarse, y no sólo eso, sino que están viviendo un momento dulce, en el que las marcas más prestigiosas ponen a trabajar sin descanso a sus mejores ingenieros para sacar al mercado productos realmente impresionantes.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_002Dentro de este segmento llaman especialmente la atención aquellos cuyas líneas recuerdan vagamente la silueta de un coupé, eso sí, de un coupé de 1,7 metros de altura, 2 metros de ancho y casi 5 de largo, con un peso que supera ampliamente las 2 toneladas. Por tanto para alcanzar las prestaciones que de ellos se espera están dotados de potentes propulsores V8 de gasolina, o V6 diésel, con la más avanzada tecnología de sobrealimentación, aparte de evolucionados sistemas de tracción total y las consecuentes mejoras en chasis, suspensiones, frenos, neumáticos… No alcanzarán el nivel de los mejores superdeportivos del planeta en condiciones límite, pero si se permitirán poner en serios apuros a muchos de ellos

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_003Esto es lo que ofreció por vez primera el pionero BMW X6, allá por el año 2008, modelo del que ya os ofrecimos en su momento una prueba a fondo de su primera generación y una amplia toma de contacto de la recientemente lanzada segunda entrega (la actual). Evidentemente su rival de Stuttgart no podía consentir que los chicos de Múnich se quedaran en solitario con todo el pastel de este atractivo segmento, así que tenían que hacer algo…

Y para ello no valía con una simple remodelación del actual Clase M, sino que había que poner toda la carne en el asador creando casi un vehículo totalmente nuevo coincidiendo, además, con el cambio de denominación de sus modelos SUV, e incluso lanzando una variante Coupé, con mayores dosis de dinamismo, y ya sabemos que cuando en la firma de la estrella se proponen alcanzar una meta no paran hasta conseguirla (valga como ejemplo lo que está sucediendo con su aplastante dominio en la Fórmula 1…).

Finalmente esta nueva creación vio la luz, y fue dado a conocer de manera estática en el pasado Salón de Detroit (NAIAS), y posteriormente en el Salón de Ginebra. Pues bien, había llegado el momento de ponernos a los mandos del Mercedes-Benz GLE y GLE Coupé, que son las denominaciones elegidas para estos impresionantes SUV.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_009La semana pasada nos desplazamos hasta Múnich (¿casualidad?) para tras otro corto vuelo de enlace llegar a la localidad alemana de Memmingen donde, por fin, pudimos contemplar el excepcional despliegue realizado por la marca de la estrella para esta presentación que, por supuesto, también incluía una amplísima panoplia de vehículos para probar.

Exterior

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_011A la hora de elegir montura, evidentemente, nuestros ojos se dirigieron casi de inmediato a la versión más espectacular de entre las presentes: el todopoderoso Mercedes-Benz AMG GLE Coupé 63 S 4MATIC. Su estampa resulta imponente y no sólo por los casi 5 metros de longitud (4,918 metros para ser exactos), sus algo más de 2 metros de anchura (2,003 metros) o los 1,718 metros de altura, con una distancia entre ejes de 2,915 metros.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_013También por su musculosa carrocería pintada en un bonito color Palladium Silver, los deportivos paragolpes delantero y trasero firmados por AMG, la suave caída de la zaga desde el pilar B que culmina en un disimulado pero eficaz alerón posterior, ese intimidante logo V8 BITURBO colocado sobre cada uno de los guardabarros delanteros.

También las no menos impresionantes 4 salidas de escape cromadas o esos anchos pasos de rueda que dan cabida a unas espectaculares llantas AMG de tan sólo 22 pulgadas de diámetro, sobre las que se montan unos no menos descomunales neumáticos Continental SportContact en medidas 285/40 R 22 delante y 325/35 R 22 detrás, o las pinzas de freno de color rojo con el anagrama AMG.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_019Rezuma tal deportividad por sus cuatro costados que parece estar dispuesto a devorarnos, como si de una bestia salvaje se tratase, pero basta con armarse de valor y atreverse a abrir la puerta del conductor para acceder al interior y darse cuenta que, una vez a sus mandos, el panorama cambia completamente y quizá seamos nosotros los que devoremos al resto de vehículos que osen cruzarse con nosotros (es broma…) pero tal es la sensación de poderío que desprende…

Interior

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_033Tras el puesto de conducción, el ambiente que nos rodea resulta absolutamente acorde a lo ya visto en el exterior y desde su dominante posición de conducción podremos contemplar una perspectiva inusual de todo cuanto nos rodea, aunque igual que ocurre con su rival germano, la visibilidad posterior deja bastante que desear….

En el interior la renovación ha sido casi total, con un diseño nuevo del salpicadero y consola central y, sobre todo, una mejor integración de la gran pantalla multifunción TFT de 8 pulgadas que preside el conjunto.

Por supuesto no puede faltar una increíble profusión de los mejores materiales (a la altura de las mejores berlinas de la marca) con cuero, Alcantara, aluminio o fibra de carbono, integrados a la perfección para completar un habitáculo de marcados tintes deportivos, al igual que los excelentes asientos deportivos AMG forrados en napa perforada aunque, claro está, tampoco podemos olvidar los aspectos lúdicos con la presencia de un avanzado sistema multimedia Comand Online, que incluye un sibarita equipo de audio firmado por el especialista Bang & Olufsen.

Comportamiento

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_024

Pero había que cumplir los horarios marcados por la organización y tocaba ponerse en marcha. Una tras otra, las bestias fueron arrancando sus potentes propulsores obsequiándonos con un bramido imponente, que pronto se transformó en concierto y no precisamente de la Filarmónica de Viena, aunque a casi todos los presentes nos sonase a música celestial

Música que realmente impresiona, sobre todo hasta que trascurridos los primeros kilómetros vamos cogiéndole el tacto al vehículo mientras circulamos con las ventanas abiertas al atravesar pequeñas e idílicas poblaciones donde el sonido del propulsor y los escapes retumbaban entre sus estrechas calles.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_021

En apenas unos minutos tuvimos acceso a lo que los conductores españoles llamamos el paraíso… y los alemanes simplemente denominan Autobahn… Sí, pues no hay mejor lugar para poder dar rienda suelta, con total seguridad al tremendo potencial de esta bestia del asfalto, proveniente de un V8 biturbo de 5.461 centímetros cúbicos que es capaz de entregar nada menos que 585 CV a 5.500 rpm y 760 Nm de par máximo entre 1.750 y 5.250 rpm.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_031

Las sensaciones allí vividas son de otro planeta con una capacidad de aceleración brutal, ya que realiza el 0 a 100 km/h en tan sólo 4,2 segundos (hay que tener en cuenta que, por ejemplo, un Mercedes-Benz Clase A 45 AMG para el cronómetro en 4,6 segundos) pero sobre todo una capacidad de recuperación sea cual sea la marcha y la velocidad a la que circulemos que resulta absolutamente inaudita, pues bastará con hundir hasta el fondo el pie derecho para que nos veamos empujados hacia atrás en el asiento y literalmente pasemos al hiperespacio, casi como el Halcón Milenario en cualquiera de las entregas de la saga de la Guerra de las Galaxias…

Y es que no deja de sorprender la excepcional facilidad con la que se pueden mantener cruceros de auténtico escándalo… La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h, pero si se adquiere el Paquete AMG Driver este tope sube hasta los 280 km/h, y podría ser muy superior…

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_026

Llegados hasta aquí no podemos dejar pasar por alto la excelente educación y altas dosis de civismo de los conductores alemanes. Ni un mal gesto, ni tirar ráfagas cuando circulan más rápido que tú por el carril izquierdo o mostrar el dedo corazón al rebasarte, simplemente levantan el pie del acelerador, dejan que realices tranquilamente la maniobra (si yendo a 220 km/h puede hablarse de tranquilidad…) sin echarse literalmente encima de nuestro paragolpes trasero como, desgraciadamente ocurre en nuestro país, y vuelven a acelerar de nuevo hasta que nos rebasan…

Y eso que con el Mercedes-Benz AMG GLE 63 S 4MATIC que conducíamos sólo pudieron efectuar tal maniobra un Lamborghini Aventador y un Porsche 911 Turbo… (sí, sí, en Alemania circulan por sus carreteras más frecuentemente de lo que creéis ese tipo de bólidos…)

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_016

Claro que tal nivel prestacional va acompañado de un consumo de gasolina de 98 octanos en consonancia, y eso que con las mejoras tecnológicas de última generación aplicadas a sus propulsores el gasto de combustible es más comedido, pero ello no era óbice para que en tales circunstancias viéramos cifras del orden de los 21,5 l/100 km, con medias bastante superiores a los 18 l/100 km, muy por encima de los 11,9 l/100 km de consumo medio homologado.

Para hacer frente a dichas cifras se cuenta con un depósito de 93 litros de capacidad, aunque suponemos que al feliz propietario de uno de estos vehículos, que es capaz de gastarse más de 150.000 euros en él, poco o nada le importará cuanto consuma… Son preocupaciones de simples ciudadanos de a pie, como nosotros…

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_030

Tras un buen tramo de velocidad libre las limitaciones cambiaron a unos más terrenales 120 km/h y, eso sí, todo el mundo respetaba estrictamente esa velocidad, e incluso otras inferiores cuando así lo indicaban las señales luminosas, desde el Ferrari más poderoso hasta un sencillo Volkswagen Golf… ¡Cuánto nos falta por aprender en nuestro país…!

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_023

Inmediatamente, siguiendo las indicaciones del GPS, y muy a nuestro pesar, abandonamos la Autobahn para continuar nuestra ruta por retorcidas carreteras que, poco a poco, nos irían adentrando en unas de las regiones más bellas de Europa Central, como son la Alta Baviera alemana y el Tirol austriaco.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_022

En este tipo de vías el potencial del Mercedes-Benz AMG GLE 63 S 4MATIC se muestra como absolutamente desmesurado, pues bastaba con simplemente acariciar el pedal del acelerador para encontrarnos circulando a velocidadesfrancamente inadecuadas, desapareciendo las escasas rectas existentes y abordando las curvas a un ritmo infernal.

Apoyados en la tracción integral permanente 4Matic con una distribución de potencia más deportiva que da prioridad al eje trasero (60%) frente al delantero (40%), el tren de rodaje deportivo AMG Ride Control con paquete Airmatic, el sistema de amortiguación adaptativo ADS Plus y el dispositivo activo de regulación del balanceo Active Curve System, además de un equipo de frenos de alto rendimiento, también firmados por AMG, con discos autoventilados y perforados, que destacan por su impecable dosificación y capacidad de detención, pese a los más de 2.350 kilos de peso en vacío que marca en la báscula.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_027

Por su parte la función manual del cambio de doble embrague AMG Speedshift Plus 7G-Tronic con manejo desde las levas situadas detrás del volante responde con unas inserciones instantáneas (y hasta bruscas), tanto subiendo como bajando marchas, para ayudar a exprimir el tremendo potencial del propulsor.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_025

Todo ello garantiza un comportamiento casi al nivel de los mejores superdeportivos o de las berlinas más prestacionales del mercado, que debíamos tratar de apaciguar tanto por las estrictas limitaciones de velocidad de la zona como por su imponente tamaño en carreteras estrechas y reviradas, donde apenas cabía en el carril…

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_028

Dado que cada vez el tráfico era más denso y que no era cuestión de ir de carreras nada mejor que recurrir al sistema Tempomat con limitación variable de la velocidad Speedtronic, al mismo tiempo que actuábamos sobre el control Dynamic Select. Este mando giratorio permite variar entre diferentes modos de conducción: desde el más radical Sport Plus (el que llevábamos seleccionado hasta ese momento) pasando por Sport, Confort, Individual y Piso resbaladizo, para suavizar en lo posible la respuesta del propulsor, del cambio, la asistencia de la dirección y la dureza de los amortiguadores.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_032

Cada vez nos íbamos adentrando por carreteras de sinuoso trazado en valles más y más profundos de paisajes increíbles con lagos idílicos y montañas cuyas cumbres aún estaban cubiertas de nieve…

Parecía que los responsables de Mercedes-Benz estaban trasladándonos al set de rodaje de Jurassic World (última entrega de la saga Parque Jurásico, película en la que, por cierto, este modelo desempeña un importante papel…) y que aparecería tras la siguiente curva cualquier espécimen de Tyrannosaurus Rex…

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_044

Afortunadamente en este GLE Coupé nos sentíamos a salvo para superar cualquier imprevisto de la carretera o del tráfico gracias a su sólida carrocería y al considerable despliegue tecnológico en medidas de seguridad de las que hace gala el modelo germano con (entre otros): Adaptive Brake con función Hold, Detector activo de cambio de carril, Control activo de ángulo muerto, Sistema de alerta por cansancio Attention Assist, BAS Plus con asistente para cruces, Collision Prevention Assist Plus o el Sistema Pre-Safe.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_015

Habíamos alcanzado Kochel am See, uno de los puntos intermedios de la ruta, y aprovechamos esta parada para detenernos a terminar de examinar de manera más minuciosa el interior de este espectacular modelo, sobre todo sus plazas traseras donde, pese al techo descendente desde el pilar B, la cota de altura disponible para los ocupantes de dichos asientos resulta sorprendente, incluso para tallas del Norte de Europa. De todas formas ofrece acomodo mejor para dos plazas que para tres, dadas las marcadas formas de los asientos laterales y el prominente túnel central de transmisión.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_065

El maletero se caracteriza por la presencia del gran portón inclinado (fruto de la buscada silueta tipo coupé) que da acceso a un hueco de considerables dimensiones y que destaca por sus formas regulares y muy aprovechables. Nada menos que 650 litros en su configuración estándar, que puede ser ampliada en caso de necesidad abatiendo de forma asimétrica los respaldos de los asientos posteriores, hasta alcanzar un volumen máximo de 1.720 litros.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_066

Tras reponer fuerzas disfrutando de las increíbles vistas de esta zona de la Alta Baviera, cambiamos de modelo para subirnos a un más racional Mercedes-Benz GLE 450 AMG 4MATIC Coupé con la carrocería decorada en un llamativo color Rojo Jacinto metalizado e interior Designo Exclusive siendo, además, el primer ejemplar de la nueva línea de modelos AMG Sport de Mercedes-Benz.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_004

Aunque no sé si podemos hablar de racionalidad en un vehículo que monta un propulsor V6 de 3 litros (2.996 centímetros cúbicos) doblemente turboalimentado, capaz de entregar 367 CV de potencia entre 5.500 y 6.000 rpm y, a su vez, un par máximo de 520 Nm entre 1.800 y 4.000 rpm, o que puede acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 5,7 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 248 km/h.

Se apoya en su sistema de tracción integral permanente y, sobre todo, en el excelente funcionamiento del nuevo cambio 9G-Tronic al que no podemos poner ninguna pega, tanto en modo automático como manejándolo manualmente mediante las levas tras el volante. Tampoco estaban nada mal sus bonitas llantas de aleación AMG de 22 pulgadas y diseño multiradio sobre las que se montan neumáticos Pirelli PZero en medidas 285/40 R 22 en el tren delantero y 325/35 R 22 en el posterior.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_035

De las dos rutas propuestas para llegar a nuestro destino final en esta dura jornada de pruebas elegimos la que se desarrollaba más al sur, cuyo recorrido discurría en gran parte por territorio austriaco, aunque a fuer de ser sinceros no se apreciaban apenas diferencias en el paisaje entre un país y otro salvo por la decoración de los coches de policía o algún otro cartel, pues incluso las matrículas de los vehículos alternaban las de uno u otro…

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_063

El trazado de la carretera fue abriéndose cada vez más recorriendo verdes valles donde los granjeros se afanaban en hacer acopio de heno, con enormes tractores, empacadoras y la más diversa y espectacular maquinaria agrícola (en este tema también son punteros los fabricantes alemanes…), para poder alimentar al ganado en los fríos y largos meses de invierno que se suceden por estos lares.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_061

El suave rodar de este nuevo SUV, similar al de las mejoras berlinas de la marca de la estrella, hacía que los kilómetros discurrieran con inusitada rapidez, acompañados siempre de un ambiente interior del máximo lujo, correspondiente al acabado individualizado Designo, con cuero de primerísima calidad por doquier, volante tapizado parcialmente en Alcantara, interior del techo y montantes en microfibra de color negro, profusión de molduras decorativas en fibra de carbono o unos asientos calefactados y ventilados que no sólo recogen el cuerpo a la perfección cuando se practica una conducción decidida sino que hacen que apenas notemos el paso de los kilómetros. Todo ello acompañado por un magnífico equipo de audio firmado también por Bang & Olufsen, que amenizaba la ruta con la selección musical almacenada en el disco duro del sistema multimedia.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_041

Por fin alcanzamos nuestro destino en Kitzbühel (Austria) tras rebasar algún que otro tramo en obras (aquí se aprovecha el verano para realizar las labores de mantenimiento de cara a la temporada alta, que es la de invierno…) El precioso hotel donde se desarrollaría la rueda de prensa (y descansaríamos esa noche…) se situaba en un entorno idílico entre verdes prados, campos de golf, estaciones de esquí y casas típicas de la zona.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_038

En esta rueda de prensa el Director de Producto SUV de la firma alemana, Axel Heix, nos anunció las fechas de los próximos lanzamientos que Mercedes-Benz llevará a cabo en este ámbito. El único que, de momento, no presenta novedades es el GLA (que probamos hace escasos meses, también en su variante AMG), debido a ser el más joven de la gama.

El Clase G, que el año pasado cumplió 35 años de existencia y que es uno de los pocos todoterreno puros que aún quedan en el mercado, ha recibido un ligero restyling de cara a este 2015 para mantenerlo al día. Recientemente también se ha dado a conocer el nuevo GLC (sustituto del GLK), que llegará a los concesionarios en el mes de septiembre y, como en el caso del GLE, dispondrá de dos variantes, de las cuales, la coupé se lanzará ya en 2016. Por último, el GLS, definido como el Clase S de los SUV (sustituto del GL) se presentará a finales de 2015.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_056

¿Tiene o no razón la marca alemana en declarar el año 2015 como el “año del SUV”?

Tras una rápida cena e intercambiar algunas palabras y consultar dudas técnicas con los ingenieros responsables del diseño y desarrollo tecnológico de este modelo había que retirarse pronto pues a la mañana siguiente teníamos que estar en pie bien temprano (ya se sabe: horario alemán) para un intenso plan de trabajo con el otro modelo objeto de esta presentación: el Mercedes-Benz GLE, del que también os hablaremos en próximos días.

Mercedes_Benz_GLE_Coupé_051

Por último, no podemos cerrar este artículo sin referirnos a los precios recomendados por el fabricante para el nuevo Mercedes-Benz GLE Coupé, que ya está a la venta desde este mes de julio:

Mercedes-Benz GLE 350d 4MATIC —– 78.700,00 €
Mercedes-Benz GLE 400 4MATIC —– 80.625,00 €
Mercedes-BenzGLE 450 AMG 4MATIC —– 93.500,00 €
Mercedes-Benz AMG GLE 63 4M —– 137.100,00 €
Mercedes-Benz AMG GLE 63 S 4M —– 148.800,00 €

Valoración_Mercedes_Benz_GLE_Coupé

Galería de fotos:

Ver galeria (66 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta