En Coches.com no podemos negar que estamos teniendo un verano de lo más movidito, examinando para vosotros algunos de los deportivos más atractivos del panorama actual. Empezamos con un bonito y rápido descapotable como el Mercedes-Benz SLK 250 CDI, sorprendente por su motorización diésel, para continuar la semana pasada con un auténtico y radical biplaza a la antigua usanza, como es el Nissan 370Z Nismo. En esta ocasión le llega el turno al BMW M235i Coupé, la interpretación de la marca bávara de lo que debe ser un pequeño y prestacional coupé, capaz de hacer sonrojar a algunos de los mejores deportivos del momento.

BMW_M235i_02

Y todavía no hemos acabado, pues en entregas sucesivas analizaremos la versión de calle de un vehículo ganador del WRC y otro modelo que ha batido el record entre los tracción delantera en uno de los más espectaculares y difíciles circuitos del mundo… Así que no os olvidéis de seguirnos durante estos días de estío y descanso vacacional…

Pero ahora centrémonos en el vehículo que nos ocupa esta semana, el BMW M235i Coupé que, a pesar de la letra que precede a su denominación, no debe llevaros a engaño pues no se trata de un modelo M en toda regla, sino una versión especial salida de las dependencias de BMW M Performance

Esto significa que aunque se han mejorado diversos aspectos del chasis, el propulsor o la transmisión, amén de los cambios estéticos más evidentes, sigue manteniendo gran parte de la facilidad de uso y de las comodidades que siempre caracterizan a las berlinas de la marca de Múnich, sin por ello mostrarse tan radical como los productos firmados por BMW Motorsport.

BMW_M235i_03

Tras nuestras primeras impresiones en la presentación estática de esta nueva Serie 2 de BMW y la pequeña toma de contacto que realizamos semanas después, había llegado el momento de probar en profundidad su máximo exponente (de momento, hasta la llegada del futuro M2…), encarnado en este BMW M235i Coupé. Así que estas son nuestras impresiones tras disfrutar durante toda una semana de este pequeño deportivo germano:

Exterior

Como ya hemos repetido en diversas ocasiones, BMW está llevando a cabo una profunda reestructuración de modelos y denominaciones con el fin de ofrecer a los usuarios exactamente el vehículo que reclaman, estando presentes en todos y cada uno de los nichos de mercado. A la hora de elegir estas nomenclaturas se decidió que las series pares estarían destinadas a designar los modelos más deportivos de cada segmento. Por lo tanto la nueva Serie 2 sería la encargada de representar a los vehículos más dinámicos entre los compactos, hasta ahora simbolizados por el Serie 1 Coupé.

BMW_M235i_10

El nuevo modelo aunque parte de su misma plataforma, ha aumentado 72 mm en longitud hasta alcanzar los 4,432 metros y 32 mm en anchura para obtener un total de 1,774 metros, a la vez que también crece la distancia entre ejes en 30 mm para situarse en 2,690 metros. Al mismo tiempo la altura se ve reducida en 5 mm, obteniendo una cota de 1,418 metros. Por lo tanto tenemos un vehículo ligeramente más largo, ancho y más bajo, con lo que se presenta mejor asentado sobre el asfalto, con la consiguiente mejoría en el aparatado dinámico que ello representa.

BMW_M235i_08

Pero no sólo han variado las cotas generales, su diseño ha dado un considerable paso adelante, donde la aerodinámica juega un papel determinante, y sus formas se acercan a las alabadas líneas de las gamas superiores, continuando con la elogiada estirpe de coupés de la firma germana.

Y, claro está, todos estos rasgos se han visto notablemente remarcados en esta versión que ha recibido el toque de BMW M Performance para convertirla, por el momento, en su tope de gama. Rasgos que se conjugan magistralmente con el color de nuestra unidad de pruebas, denominado Melbourne Rot metalizado para dotarle de una apariencia muy deportiva, pero al mismo tiempo elegante, sin caer en grandes estridencias. Nada que ver, por ejemplo, con el Nissan 370Z que probamos la semana pasada…

BMW_M235i_04

El frontal adquiere tintes muy dinámicos gracias al nuevo paragolpes, dotado de tres aberturas de refrigeración de considerables dimensiones. Asimismo no podía faltar la típica doble parrilla de la marca bávara, sus característicos riñones, que ahora parecen salir hacia adelante. Están formados cada uno de ellos por un total de 8 lamas negras verticales, rodeadas por un perfil cromado. Con todo ello el enfriamiento de los órganos mecánicos y del aire de admisión están completamente garantizados. A lo que hay que sumar el sistema Air Curtain que canaliza el aire desde dos entradas verticales en los extremos de las grandes tomas laterales hacia los pasos de rueda delanteros, minimizando las turbulencias de aire.

Los grupos ópticos delanteros adoptan nuevas y afiladas formas, mucho más afortunadas que las de la Serie 1, aunando en un solo conjunto todas las funciones de iluminación (luces de día de tipo LED, bi-xenón para cruce y carretera, además de los intermitentes).

BMW_M235i_06

La vista lateral es donde mejor apreciamos las diferencias del nuevo estilo de diseño que BMW ha establecido para esta Serie 2, con las líneas típicas de un coupé de la marca. Destacan los tres volúmenes claramente definidos, con una silueta baja, una cintura alta, un largo capot, una línea de techo convenientemente curvada que desciende para unirse suavemente con el maletero, y todo ello para alcanzar en esta versión un coeficiente aerodinámico de 0,33 (algo superior al 0,29 de, por ejemplo, el BMW 220i Coupé).

BMW_M235i_11

No podían faltar las grandes puertas sin marco, con espejos de considerables proporciones en color Ferricgrau donde se incluyen los intermitentes, el montante B disimulado (pintado en negro), el anagrama M, las suspensiones rebajadas o las llantas de aleación específicas de esta versión, de 18 pulgadas de diámetro y 5 radios dobles (modelo 436 M), sobre las que se montan unos pegajosos neumáticos Michelin Pilot Sport en medidas 225/40 R18 88Y en el tren delantero y 245/35 R 18 92Y en el posterior. A través de dichas llantas se deja ver el sistema de frenos deportivos M, con pinzas fijas de cuatro pistones delante y de dos pistones detrás, pintadas en un llamativo color azul.

BMW_M235i_05

La zaga manifiesta también esa deportividad buscada, donde resaltan los grupos ópticos en forma de “L” con todas sus funciones encomendadas a elementos LED, que enmarcan el portón que da acceso al maletero y donde se sitúa la matrícula y las siglas que identifican a esta singular versión. Se le ha dotado, además, de un pequeño deflector que prolonga la tapa y mejora la circulación del aire en esa zona, tal y como se ha probado en el túnel de viento.

BMW_M235i_07

Pero sobre todo hemos de destacar, al igual que ocurría en la parte delantera, el nuevo paragolpes con formas específicas encargadas de remarcar su dinamismo, con una zona inferior pintada en color Dark Shadow en la que se encastran dos tubos de escape, no especialmente llamativos por su tamaño y por su tonalidad negra, pero sí por el rotundo sonido que dejan escapar a la hora de acelerar.

Interior

Una vez abrimos la puerta sin marco, podremos colocar nuestras posaderas en unos asientos deportivos de buena factura y forrados en cuero de excelente calidad, situados muy cerca del suelo. Su regulación eléctrica nos permitirá encontrar rápidamente la postura más adecuada para conducir pudiendo, incluso, ajustar a nuestro gusto la longitud de la banqueta y la sujeción de los apoyos laterales. Todo destinado a que nuestro cuerpo esté perfectamente sujeto cuando decidamos dar rienda suelta a la caballería de este BMW. Pero es que, además, estos asientos resultan muy cómodos en viajes largos y nos sentiremos como si viajásemos en cualquier berlina de la marca bávara.

BMW_M235i_20

Hay espacio suficiente para ambos ocupantes de las plazas delanteras, tanto en longitud como anchura, y esto tiene que ver con el ligero aumento, anteriormente citado, en las principales cotas de esta Serie 2, respecto al Serie 1 que le sirve como base. Lo que significa que se dispone de 6 mm de distancia adicional entre las cabezas de los ocupantes de las plazas delanteras y el techo, además de 21 mm extra para las rodillas de aquellos que viajen en las plazas traseras.

BMW_M235i_26

El acceso a la parte trasera se realiza basculando y deslizando hacia adelante los asientos delanteros, maniobra que se realiza de manera mecánica y en pocos instantes. El hueco es suficiente para que incluso los adultos que tengan peor forma física puedan entrar fácilmente.

Sus únicos dos ocupantes gozarán de una aceptable cota de anchura, pero viajarán algo más justos en lo que a la altura se refiere, debido a la fuerte inclinación del techo en esa zona, de forma que si mides más de 1,75 metros te encontrarás fácilmente rozándolo con tu cabeza… Además tampoco es excesivamente buena la sujeción lateral que proporcionan dichos asientos, por lo que los pasajeros se tambalearán más de lo necesario cuando se practique una conducción deportiva.

BMW_M235i_27

Cuando nos situemos correctamente sentados en el puesto del conductor podremos observar ya más detenidamente todo lo que se encuentra ante nuestra vista. Aquí no hay grandes sorpresas, con un diseño ya conocido entre las últimas creaciones de la firma muniquesa.

Como ya es costumbre en BMW los principales elementos del puesto de conducción están orientados hacia el conductor y garantizan de esta forma un rápido control por su parte. El diseño del salpicadero está compuesto por sucesivas capas, que se superponen unas a otras, ofreciendo una sensación de profundidad bastante conseguida. La calidad de los materiales y sus ajustes son los típicos de BMW, es decir, excelentes; aunque no nos ha gustado tanto la textura de algunos plásticos en las zonas menos visibles, demasiado comunes para tratarse de un vehículo Premium de este nivel.

BMW_M235i_28

Nuestra unidad al contar entre sus opciones con el Navegador Professional disponía de una gran pantalla de nada menos que 8,8 pulgadas presidiendo la consola central en la que se muestra una ingente cantidad de información tanto de los más variados parámetros del vehículo, como del navegador o del sistema multimedia. Afortunadamente la labor de saltar entre unos y otros se ve facilitada por la presencia del mando iDrive, situado en la consola central, que además cuenta con una superficie táctil para permitirnos introducir indicaciones de manera sencilla.

BMW_M235i_29

Justo debajo encontramos los aireadores centrales, que rodean al pulsador de los intermitentes de emergencia y al de bloqueo de las puertas. Y, si seguimos descendiendo, nos toparemos con el resto de controles del sistema multimedia y los mandos de climatización, de fácil e intuitivo manejo gracias a la información presentada en su pequeña pantalla central.

Si continuamos nuestro recorrido, ahora por el túnel central, hallaremos una pequeña guantera apta para guardar pequeños objetos (el mando del garaje, unas llaves, etc.) y junto a ella unos posavasos extraíbles donde llevar el móvil o una pequeña botella de agua, por ejemplo.

BMW_M235i_25

Pero ahora viene lo más significativo de esta zona que no es sino la palanca que controla la excelente caja de cambios automática Steptronic de ocho velocidades, en su variante más deportiva. Desde ella podremos decidirnos por un uso automático o bien manual, además de contar con un modo Sport que nos permitirá actuar bien sobre la propia palanca o a través de las levas situadas detrás del volante.

A su lado se sitúan la tecla que desconecta el control de estabilidad, la que activa/desactiva el sistema de ayuda al aparcamiento y el mando del Driving Experience Control, desde el que pueden modificarse la respuesta del acelerador, dirección, caja de cambios automática así como de la amortiguación. Cuenta con los modos ECO PRO, CONFORT, SPORT y SPORT+ de los que hablaremos más adelante.

BMW_M235i_21

Inmediatamente detrás tendremos acceso al mando iDrive y la palanca del freno de mano, de tipo mecánico. Mientras que un amplio reposabrazos que ejerce al mismo tiempo de guantera, donde colocar los objetos de uso más común y que no queremos que estén a la vista, culmina esta zona.

Nos centraremos ahora en el puesto de conducción, en el que pasaremos incontables horas de disfrute. El volante M es sencillamente perfecto por grosor, acolchado y tacto de piel. Incluye en sus brazos horizontales las teclas que permiten gobernar las funciones de teléfono, voz y audio, así como el control de crucero. Justo detrás se sitúan las levas para el manejo manual del cambio Steptronic de 8 velocidades. Éstas giran solidarias con el volante, pero gracias a su buena ubicación y generoso tamaño son más fáciles de accionar que en otros deportivos de la competencia. Las piñas de mandos ofrecen el exquisito tacto y solidez que disfrutamos en todos los modelos de la firma germana.

BMW_M235i_23

El cuadro de relojes destaca por su sencillez, con dos grandes esferas destinadas al cuentarrevoluciones y al velocímetro, que albergan en su interior otras más pequeñas destinadas al nivel de combustible y al consumo instantáneo (además de la recarga de la batería). Las grafías son específicas de esta versión, con las escalas y los números de color rojo. En el centro de ambas se sitúa una pequeña pantalla multifunción donde se nos mostrarán la temperatura exterior y las funciones del ordenador de a bordo (kilometraje recorrido, consumos, medias, temperatura ambiente, etc.) Por supuesto no pueden faltar innumerables testigos luminosos que nos advertirán de cualquier incidencia.

BMW_M235i_24

El arranque y parada del propulsor se efectúa por botón, el cual está situado a la derecha del cuadro de relojes, en una ubicación de difícil visualización, al quedar completamente escondido tras el aro del volante. Una vez acostumbrados ya sabremos que se encuentra ahí…

El pedalier M está realizado en aluminio cepillado y cuenta con un reposapiés del mismo material.

Maletero

El maletero, sin ser un prodigio dentro de su segmento, también aumenta ligeramente su capacidad (concretamente en 20 litros) hasta alcanzar los 390 litros, lo que no está nada mal para un pequeño coupé de algo más de 4 metros de longitud. Su boca no es demasiado amplia, viéndose penalizada tanto por sus formas como por un borde de carga algo elevado. Los bultos grandes no serán bienvenidos, aunque podremos alojar sin agobios el equipaje de sus cuatro ocupantes.

BMW_M235i_13

Las formas interiores, aun siendo bastante regulares tienen que lidiar con unos pasos de rueda prominentes que también restan bastantes litros en el cómputo final. A ambos lados se disponen unos pequeños huecos: en uno de ellos, con una red, es donde encontraremos el kit reparapinchazos de turno o el segundo triángulo de emergencia (el primero tiene un hueco específico en el interior del portón), mientras que el otro está libre para almacenar pequeños objetos.

BMW_M235i_15

De todas formas si se necesitan transportar bultos más largos siempre se puede recurrir a abatir los asientos traseros en dos partes asimétricas, en una proporción 40/60, aunque opcionalmente se puede adquirir otro respaldo divisible en tres partes (40/20/40). Esta acción se lleva a cabo desde unos mandos ocultos en los laterales de la parte superior del maletero que facilitan enormemente esta labor.

BMW_M235i_17

Para aumentar las posibilidades de transporte se pueden adquirir diversos accesorios ofrecidos por la propia marca, como bolsa para esquís o tablas de snowboard, redes de sujeción para el fondo del maletero, etc.

BMW_M235i_14

Cuando levantemos la tapa del fondo no hallaremos, como podéis suponer, una rueda de repuesto, sino un panorama singular como es el que corresponde a toda una serie de elementos perfectamente distribuidos para mejorar, aunque sea ligeramente el reparto de pesos general. Allí encontraremos la batería del vehículo, amplificador de sonido, fusibles, etc., pero ningún hueco para ocultar pequeños objetos que no queremos que estén a la vista.

BMW_M235i_19

Equipamiento

El equipamiento de serie del BMW M235i Coupé resulta bastante completo e incluye numerosos elementos que en el resto de modelos de la Serie 2 hay que pagar aparte:

BMW_M235i_30

  • Climatizador automático bi-zona
  • Reposabrazos delantero deslizable
  • Radio BMW Professional con pantalla plana fija de 6,5”
  • Sensor de lluvia y luces
  • Alfombrillas en velours
  • Desactivación del airbag del acompañante
  • Toma de corriente adicional de 12V
  • Arranque del motor sin llave Comfort-Go
  • Driving Expercience Control con modo ECO PRO

BMW_M235i_31

  • Volante M multifunción
  • Llantas de aleación ligera M de 18” con radios dobles
  • Asientos deportivos para conductor y acompañante
  • Sistema de sonido Hi-Fi
  • Paquete aerodinámico M
  • Alerón trasero M
  • Suspensión deportiva M
  • Frenos deportivos M
  • Shadow Line de brillo intenso
  • Guarnecido interior del techo BMW Anthrazit

BMW_M235i_32

Puedes adquirir un BMW Serie 2 desde 32.345,88 € del BMW 218d Coupé (curiosamente ligeramente más barato que su homólogo de gasolina, el BMW 220i Coupé, que parte desde los 32.950,00 €).

La versión tope de gama probada por Coches.com, el BMW M235i Coupé, parte desde los 49.950,00 € si se opta por el cambio manual de 6 velocidades. Por encima de ella se sitúa el inminente BMW M235i xDrive Coupé (con tracción total y exclusivamente con cambio automático) que partiría desde los 54.750,01 €

Aparte de todo el equipamiento de serie anteriormente descrito, nuestra unidad contaba con las siguientes opciones:

BMW_M235i_35

  • Pintura Melbourne Rot metalizado —– 821,11 €
  • Cuero Dakota Schwarz —– 1.714,01 €
  • Paquete de servicios ConnectedDrive —– 756,40 €
  • Paquete Innovación —– 2.431,30 €
  • Sistema de navegación Professional —– 902,75 €
  • Paquete Visibilidad —– 2.240,34 €
  • Paquete de carga —– 864,47 €
  • Control de distancia en aparcamiento (PDC) —– 967,55 €
  • Cámara para marcha atrás —– 516,99 €
  • Receptor DAB —– 395,70 €
  • Reglaje eléctrico de los asientos, con memoria —– 1.173,17 €
  • Cambio automático deportivo —– 2.773,85 €

BMW_M235i_38

Por lo que el precio final ascendía hasta los 65.507,63 €. Frente a sus rivales directos, como el Audi S3 Sedán (desde 45.565 € con cambio manual de 6 velocidades) o el Mercedes-Benz A45 AMG (desde 55.150 € con cambio automático Speedshift DCT AMG de 7 velocidades) se sitúa en un punto intermedio, aunque cabe recordar que en ningún caso estos productos Premium son precisamente baratos, como muestran las tarifas finales una vez los cargamos de opciones.

BMW_M235i_36

De todas formas siempre puedes encontrar el mejor precio para este BMW M235i Coupé recurriendo al buscador de Coches.com, además de localizar el seguro que mejor se adapte a tus necesidades.

Motorización

El BMW M235i Coupé está propulsado por el ya conocido motor de gasolina y 6 cilindros en línea de 2.979 centímetros cúbicos visto en otros modelos del fabricante germano como, por ejemplo, en el BMW 335i (306 CV y 400 Nm) o en su predecesor el BMW M135i (320 CV y 450 Nm). Aunque en esta ocasión y gracias a los últimos retoques de los ingenieros de BMW M Performance se ha incrementado tanto la potencia como el par máximo hasta alcanzar unos valores de 326 CV entre 5.800 y 6.000 rpm, y de 450 Nm entre 1.300 y 4.500 rpm, respectivamente.

BMW_M235i_39

Por supuesto se sigue utilizando todo el compendio tecnológico del que la firma alemana hace gala en sus modelos de altas prestaciones, es decir: un turbo de tipo Twin-Scroll, inyección directa High Precision Injection, sistema de regulación variable de las válvulas Valvetronic y Doble Vanos (control variable del árbol de levas).

Si las prestaciones conseguidas con el cambio manual de 6 relaciones ya son de auténtico escándalo, se ven incluso mejoradas cuando, como en nuestro caso, se monta la excelente caja de cambios Steptronic de 8 velocidades, consiguiendo acelerar de 0 a 100 km/h en tan sólo 4,8 segundos (gracias al sistema Launch Control), cubrir un kilómetro partiendo de parado en 23,7 segundos o alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h (limitada electrónicamente).

BMW_M235i_40

Pero es que, además, esta caja de cambios consigue mejorar su eficiencia energética, rebajando sus excelentes consumos. Según las cifras homologadas por el fabricante (siempre referidas a la caja automática), el consumo urbano es de 10,3 l/100 km, mientras que el gasto de combustible en recorridos interurbanos se rebaja hasta los 5,9 l/100 km, con un consumo promedio de 7,6 l/100 km. Las emisiones de CO2 son de 176 g/km.

BMW_M235i_41

En nuestros datos, al no realizarse las mediciones en las condiciones idóneas en las que las efectúan los fabricantes, se observan pequeños incrementos, pero mucho menores de lo esperado dado su nivel prestacional. En el consumo urbano nos arrojó una cifra de 11,6 l/100 km; en autopista y carretera nacional el gasto de gasolina fue de 7,4 l/100 km; mientras que el consumo medio total resultó ser de 8,9 l/100 km.

Si bien es cierto que en conducción deportiva esas cifras suben casi exponencialmente, en función de lo que nos guste apretar el pedal derecho, por ejemplo en un puerto de montaña sin mucho tráfico… Con una capacidad del depósito de combustible de 52 litros, la autonomía real superará por poco los 500 km.

BMW_M235i_42

Estas excelentes cifras tienen mucho que ver el conjunto de tecnologías EfficientDynamics con el que están equipados los últimos BMW, ya que cuenta con recuperación de la energía de frenado, Start&Stop, modo ECO PRO con conducción por inercia, dirección asistida electromecánica además de activación selectiva de los grupos secundarios (bomba de aceite, compresor del aire acondicionado, etc.). Y todo ello sin olvidar su optimizada aerodinámica y la utilización de materiales ligeros para ahorrar peso.

BMW_M235i_43

Como podéis observar se trata de un verdadero deportivo con mayúsculas y sus prestaciones nos trasladan a un nivel muy difícil de alcanzar por otros modelos de la competencia, sin por ello tener que empeñar hasta las muelas de oro para darle de comer. No tenéis más que comparar sus prestaciones, consumos y emisiones con las del deportivo que probamos la semana pasada…

Comportamiento

Resulta sorprendente hasta qué punto un simple botón (y la electrónica que hay detrás…) puede cambiar de manera tan radical el comportamiento de un vehículo. Nos referimos, claro está, al mando del Driving Experience Control, con el que podremos modificar a nuestro antojo tanto la respuesta del acelerador, como la dureza de la dirección, el comportamiento de la caja de cambios automática, así como de la amortiguación (en el caso de contar con la opción de suspensión adaptativa M). Dispone de los modos ECO PRO, CONFORT, SPORT y SPORT+.

BMW_M235i_51

Por defecto siempre arrancaremos el vehículo con el modo CONFORT activado, que resulta un compromiso ideal para la gran mayoría de nuestros recorridos habituales, tanto si circulamos por carretera como si lo hacemos por ciudad, reaccionando de manera proactiva a nuestras solicitaciones del acelerador, reduciendo el consumo si somos moderados o desplegando todo su potencial si, por ejemplo necesitamos realizar un adelantamiento fulgurante.

La dirección deportiva de tipo variable es suave y cómoda en ciudad, para aparcar o maniobrar, endureciéndose paulatinamente según aumentamos el ritmo cuando necesitamos una respuesta ágil al conducir entre curvas o bien en autopista manteniendo imperturbable la línea recta.

BMW_M235i_58

Pero si no llevamos prisa o bien queremos ahorrar combustible (aunque si es esa tu finalidad no deberías haberte decidido por él…) dispones del modo ECO PRO, pensado para conseguir la máxima eficiencia, cambiando de marcha a bajas revoluciones o reaccionando con menos inmediatez al acelerador, aparte de configurar la climatización para ahorrar todo lo posible, pudiendo llegar a reducir hasta un 20% el consumo de combustible, gracias, entre otras cosas a la utilización del sistema Stop&Start en ciudad o en retenciones y a la conducción por inercia, que desconecta el tren rodante del motor cuando se levanta el pie del acelerador (entre 50 y 160 km/h)

BMW_M235i_61

La diferencia entre el modo CONFORT y el ECO PRO es tan notoria que, por ejemplo, circulando a 120 km/h en modo CONFORT el ordenador de a bordo nos indica un consumo de 8 l/100 km y simplemente pulsando el modo ECO PRO se reduce hasta los 7 l/100 km…

Pero claro, si nos hemos decidido a probar esta semana el BMW M235i no es para contaros lo poco que consume o lo suave que es su dirección al aparcar, sino su comportamiento a la hora de exprimirlo a fondo… Para ello los modos más divertidos son el SPORT y SPORT+ que activaremos sin dudar en cuanto la carretera comience a retorcerse. El primero de ellos es capaz de premiarnos con un dinamismo superior gracias a una respuesta más inmediata del motor y del cambio automático, acompañado de una reacción también más directa de la dirección.

BMW_M235i_60

Pero no será hasta el momento en que nos decidamos a seleccionar el modo SPORT+ cuando nos demos cuenta del verdadero potencial del pequeño deportivo alemán. Si situamos la palanca de cambios en la posición “S” y probamos a acelerar a fondo, veremos como la aguja del cuentavueltas sube como un cohete hasta la zona roja, pidiéndonos casi sin tiempo insertar la siguiente marcha en una continua orgía de aceleración y sonido embriagador.

BMW_M235i_59

La función Launch Control del cambio automático llega a ser sumamente adictiva y nos dibujará una sonrisa enorme cada vez que la utilicemos en un semáforo o en una carretera despejada. Basta con pulsar brevemente el botón DSC, situar la palanca de cambios en la posición “S”, frenar fuertemente y a la vez acelerar a fondo. Una vez liberemos el pedal del freno nos sentiremos como Han Solo pasando al hiperespacio con el Halcón Milenario…

Si apabullante resulta la potencia suministrada por este 6 en línea lo es aún más su par motor, disponible en un amplio rango desde poco más del ralentí hasta las 4.500 rpm, mostrándose siempre lleno, sin baches en la entrega de potencia ni retardo por un posible “efecto turbo” que no se aprecia en ningún momento.

BMW_M235i_54

Pero no sólo estamos ante un “dragster” que acelera en las rectas como un demonio, al girar en las curvas se sujeta como una verdadera lapa, haciendo gala de una adherencia superlativa (parece que llevara tracción total…) permitiendo abordarlas a un ritmo de escándalo, con unas reacciones muy nobles incluso al límite.

Tan es así que si nos decidimos a desconectar el DSC nos obsequiará con un comportamiento aún más deportivo, por lo que podremos jugar a balancear el coche y disfrutar de unas derrapadas de escándalo, siempre perfectamente dosificadas a base de gas y por la acción del autoblocante mecánico trasero (de discos y controlado electrónicamente) con el que contaba esta unidad.

BMW_M235i_52

Los frenos, por su parte, también alcanzan un gran nivel, resultando sumamente dosificables y permitiéndonos detener sus 1.545 kg de peso dónde y cuándo deseemos. Resisten muy bien el trato duro, sin mostrar apreciables síntomas de fatiga, siendo el complemento perfecto para una conducción que nos permita extraer la quintaesencia del motor y el chasis.

BMW_M235i_62Mención aparte merece el excepcional cambio automático Steptronic de 8 relaciones firmado por ZF (probablemente el mejor de su tipo) ya que, a pesar de tratarse de una caja de convertidor de par, muestra una inmediatez de respuesta y una suavidad empalmando marchas digna de las mejores de doble-embrague, adaptándose como un guante al propulsor y al carácter deportivo de este modelo, a la vez que se permite mejorar los consumos respecto a la versión dotada de cambio manual y, encima, cuenta con el plus del Launch Control…

BMW_M235i_57

Sólo quizá (y recalcamos lo de quizá) los más puristas, o los que lo vayan a utilizar exclusivamente en circuito o para un uso que no es el más apropiado en vías abiertas al tráfico, prefieran el cambio manual de 6 velocidades. Pero, como decía el anuncio: “Para todo lo demás…”

Por último, lo sensacional de este BMW M235i es que tras haber disfrutado de una jornada fantástica en nuestro recorrido habitual por la sierra, con la adrenalina totalmente disparada, podremos cambiar el chip de inmediato y regresar tranquilamente a nuestro domicilio con todo el confort, ausencia de ruido y ambiente Premium que las berlinas de la firma bávara siempre ofrecen a sus ocupantes. Un caso de doble personalidad digno del mismísimo doctor Jekyll…

Veredicto de Coches.com

BMW_M235i_46

Este BMW M235i Coupé nos muestra que para ir rápido, muy rápido, no es necesario dejarse los empastes en cada bache, que en cada curva sea preciso luchar hasta lo indecible con el volante o con una zaga que se empeñe en adelantarnos constantemente…

La puesta a punto llevada a cabo por BMW M Performance resulta exquisita, con unas suspensiones firmes que copian perfectamente el asfalto y que le proporcionan una estabilidad y una capacidad de agarre al asfalto digna de un vehículo de tracción total (por cierto que en próximas semanas saldrá a la venta el M235i xDrive Coupé…). Nunca resultó tan sorprendentemente fácil ir rápido con un modelo de propulsión trasera y llegar, a la vez, a nuestro destino descansados y sin asomo de fatiga.

BMW_M235i_55

Si eres un amante de los deportivos potentes con propulsión trasera, y más los que vienen firmados por la Bayerische Motoren Werke AG y, además, puedes permitírtelo, no te sentirás defraudado en absoluto, pues vale cada céntimo que pagues por él y la diversión está absolutamente garantizada…

Valoracion_BMW_M235i

Galería de imágenes:

Ver galeria (63 fotos)

10 COMENTARIOS

Deja una respuesta