Fue un 27 de abril de 1984 cuando salía de la fábrica de Martorell el primer Seat Ibiza (ver historia), el coche que modelaría el futuro de la marca, convirtiéndose en su seña de identidad. La firma española se lo jugó a una carta y aunque acabaría siendo absorbida por el Grupo Volkswagen, el Ibiza fue el responsable de que se mantuviese a flote.

Fue, en estas tres décadas, el responsable de asociar a Seat con la idea de marca juvenil, la más fresca sin duda del Grupo VAG. Y durante muchos años debió remar solo para llevar a Martorell a buen puerto. Ahora las cosas han cambiado y el León ya supone también un buen porcentaje de las ventas, con lo que han empezado a salir las cuentas. A poco que el Seat Ateca 2016 funcione en el mercado (cuenta con mimbres para ello), los números negros se instalarán ya en la marca y podremos ver nuuvos modelos.

Y aquí estamos, 32 años después, al volante del  Seat Ibiza 2015, para ver qué ofrece este modelo. Renovado sin perder la esencia, más tecnológico que nunca y con una interesantísima gama de motores.

Exterior

Seat Ibiza Connect 2016 prueba 12

Suelo tener una medida del factor “guau” del diseño de los coches bastante fiable: mi hijo de tres años. Le fascina eso de que en casa podamos disfrutar de coches diferentes de vez en cuando. En esta ocasión, cuando vio “el coche nuevo” en el garaje, no dijo nada, más allá de un “ah”.

¿Qué pasó? En casa tenemos un Ibiza como segundo coche (de un cuñado emigrado), de la tercera generación. Quizá por esa razón y porque es uno de los modelos más vistos por las calles (para alegría de los directivos de la marca), mi hijo no de lio demasiada importancia.

Pero en el fondo, y sin saber de coches, mi hijo me apuntaba un detalle: el coche apenas ha cambiado desde hace mucho tiempo. El diseño es básicamente el mismo que el del Ibiza 2008, (probamos su variante ST) que ya fue actualizado en 2012 y del que probamos sus versiones más deportivas, el Ibiza FR 5p 2012 y el Seat Ibiza SC Cupra 2012.

Seat Ibiza Connect 2016 prueba 4

Seat Ibiza 2016 prueba1
Seat Ibiza Connect 2016 prueba 14

En esta última generación se han retocado muy pocas cosas de un diseño que ha aguantado muy bien el paso del tiempo. Los faros con luces LED integradas, una huella de luz en los pilotos traseros, nuevas llantas, nueva gama de colores que ahora permiten combinar llantas y retrovisores… que le quedan bien, pero no asombran. La combinación del blanco metalizado con el azul de las llantas de 16 pulgadas y carcasas de los retrovisores es elegante y efectiva, pero quizá poco atrevido para un modelo destinado al público joven.

El problema del diseño Ibiza es su competencia. En los ocho años que lleva en el mercado han llegado multitud de rivales en el segmento y de ahí que ya no resulte tan novedoso. Bien es cierto que tampoco el resto de integrantes del segmento B han sido demasiado osados, ya que los SUV pequeños son ahora los que presentan diseños más atrevidos. Pero, si no conquista por los ojos… ¿cómo es que el Ibiza no se apee del top 3 de los coches más vendidos en nuestro país? Veamos qué esconde dentro.

Interior

Seat Ibiza Connect 2016 prueba interior 12

Sin lugar a dudas los mayores cambios se dan en el habitáculo. No en espacio, donde no ha variado apenas. En este sentido igue estando en la media del segmento, con dos buenas plazas delanteras y detrás otros dos adultos irán bien… y tres no tan cómodos, pero podrán ir sin demasiados agobios en un viaje corto para salir del apuro (incluso con una sillita infantil, comprobado).

El salto adelante se da en acabados y materiales. Ya no es el coche de aspecto barato de antaño, sino que cuenta con plásticos agradables al tacto (en las zonas bajas más duros, pero suaves y de buena presencia) y, sobre todo tecnología a raudales para un utilitario generalista.

Seat Ibiza Connect 2016 prueba interior 7En el salpicadero lo primero que nos llama la atención es la nueva pantalla táctil de hasta 6,5 pulgadas. Instrumentación, volante, mandos de climatización y botoneras también han cambiado respecto al modelo de 2012, con lo que se consigue un aspecto mucho mejor.

Del León toma muchos elementos, como la instrumentación, muy clara, con dos grandes relojes a los lados, el de la izquierda el cuenta revoluciones (con un tramo reservado para el indicador de temperatura del agua del que carecia el anterior ibiza) y el de la derecha el velocímetro, con el indicador de combustible en un rincón. Entre ambos, una pantalla LCD central de muy facil lectura, que se controla desde los mandos del volante, herencia también del compacto, así como el sistema multimedia del coche y el teléfono.

Seat Ibiza Connect 2016 prueba interior 17La zona central del salpicadero está ocupada por una bien organizada sucesión vertical de aireadores, pantalla de infotainment con sus mandos, los de la climatización monozona (con un display que facilitan que se vean mejor que antes) y una fila inferior para otros más. En la parte inferior, un espacio para dehar objetos y conexiones para el móvil, parte importante en este modelo y posabebidas,

Los asientos me han gustado. Además de resultar cómodos y que recogen bien el cuerpo, en esta versión Connect tenía una bonita combinación tela/piel con tonos azules. También hay detalles muy prácticos. La guantera principal tienen un tamaño considerable, las bolsas de las puertas aprovechables y en el apoyabrazos delantero que tenía nuestra unidad cuenta con un espacio perfecto para dejar pequeños objetos como las llaves, el mando del garaje o el móvil sin que queden a la vista. Lástima que a veces incomodase a la hora de cambiar de marcha, pero es cómodo dejar el brazo cuando no tenemos que realizar esa función, como por ejemplo en autovía.

Maletero

Seat Ibiza Connect 2016 prueba maletero 8

El maletero cubica 292 litros, lo que lo sitúa como uno de los mejores del segmento con un acabado bastante aceptable y unas formas bastante regulares que lo hacen muy aprovechables. Dispone de luz, un par de perchas y es posible colocar una red en los cuatro ganchos del piso para sujetar mejor la carga.

Seat Ibiza Connect 2016 prueba maletero 5

Cuando procedemos a abatr los respaldos de los asientos traseros queda una superficie no del todo plana, a pesar de que la banqueta, separada en proporción 40/60, se puede echar hacia delante como ves en la imagen para favorecer eso. La superficie resultante es de 938 litros de capacidad y el único pero es que el borde de carga es algo alto y deja un pequeño escalón que no facilita las cosas cuando hay que sacar algún objeto pesado. Bajo el piso encontramos un kit de reparación de pinchazos, pero hay espacio para una rueda de repuesto.

Equipamiento

Seat Ibiza Connect 2016 prueba interior 3

Dentro de los niveles de equipamiento del Seat Ibiza 2015, el nuestro es el acabado Connect, enfocado a satisfacer los gustos de los apasionados por los teléfonos de última generación y la conectividad. Parte del acabado Style, que ya añade bastantes elementos con respecto al acabado Reference, más básico, como el volante multifunción y palanca de cambio en cuero y radio Media System Color (pantalla táctil 5 pulgadas).

A estos accesorios, el acabado Connect añade las llantas de aleación Machined de 16 pulgadas, faros delanteros dobles, luz de circulación diurna y luces trasera de LED, retrovisores en color gris o azul, climatizador automático, llaves personalizadas, tapicería mixta con el el símbolo de “standby” repujado sobre los reposacabezas, inserciones en símil piel en los asientos y los distintivos Connect sobre el pilar B., molduras en volante y aireadores en color azul o el Radio Media System Plus con pantalla táctil de 6,5 pulgadas color con Full Link

Seat Ibiza Connect 2016 prueba interior 2

Conectar con Apple CarPlay o Android Auto es tan sencillo como enchufar nuestro smartphone con un cable USB. Las aplicaciones certificadas para su uso en el vehículo aparecen en la pantalla de 6,5 pulgadas del Ibiza. Entre ellas, los Mapas de Apple o Google Maps (ojo con esto, que repercute en la tarifa telefónica), pero también reproducir la música de nuestro dispositivo o de aplicaciones como Spotify. Con el iPhone se dispone también de Siri a través del control por voz.

Seat Ibiza Connect 2016 prueba interior 24

Seat Ibiza Connect 2016 prueba interior 18
Seat Ibiza Connect 2016 prueba interior 19

Me pareció interesante la aplicación de Seat para ayudar a mejorar la conducción eficiente, con gráficos en tiempo real de velocidad, revoluciones del motor o la marcha engranada, con juegos y retos para gastar menos combustible. También puedes enviar información del coche al móvil, como por ejemplo grabar una ruta, además de informar del estado de los componentes, como luces fundidas o neumáticos con baja presión (esta última me ocurrió durante la prueba).

No faltaban en nuestra unidad la cámara de visión trasera que facilitará los aparcamientos, sensores de aparcamiento delanteros o traseros, el climatizador automático, espejo interior fotosensible, volante multifunción, navegador, luces de marcha diurna LED, control automático de crucero, sensor de luz y de lluvia, lavafaros… por un precio muy competitivo, de unos 15.000 euros. Vamos entendiendo el por qué de su éxito. Eso el precio de tarifa, porque puedes encontrar las mejores ofertas del Seat Ibiza en concesionario oficial en nuestra sección de coches nuevos, así como encontrar el seguro que se ajuste mejor a tus necesidades y presupuesto.

Motor

Seat Ibiza Connect 2016 prueba motor 1

Estaba cantado que, tras el Seat Mii (ver prueba) los motores tricilíndricos turboalimentados llegarían a modelos más grandes. El 1.0 de tres cilindros de gasolina lo encontramos en el Ibiza en versiones atmosférica de 75 CV y TSI de 95 y 110 CV y permanece el 1.2 TSI, ahora con 90 CV. Por la parte del diésel el protagonismo se lo lleva el nuevo 1.4 TDI de tres cilindros, con potencias de 75, 90 y 105 CV de potencia y unos niveles de eficiencia sobresalientes, sobre todo en las variantes Ecomotive.

Nuestro protagonista hoy es el 1.0-TSI-Eco de 95 CV, asociado a un cambio manual de cinco marchas. Ofrece un par máximode 160 Nm entre las 1.500 hasta las 3.500 rpm, lo que se traduce en un empuje muy progresivo desde regímenes próximos al ralentí. Además, a pesar de tratarse de un tricilindrico, n una sonoridad muy contenida y la casi total ausencia de esas pequeñas vibraciones de otros tricilíndricos. Puede que el sonido sea especial, distinto al de una mecánica de cuatro cilindros, pero no feo.

Seat Ibiza Connect 2016 prueba motor 2

Destaca sobre todo por consumos, pues homologa 4,2 l/100 km. Al final de la prueba, con recorridos de todo tipo pero muchísimos urbanos, nos quedamos en 5,7 l/100km, con una conducción nada enfocada a lograr cifras récord. Y en un viaje de 200 km que tenía un 40% autovía y un 60% de carretera, con un puerto de montaña de por medio, marcó un sorprendente 4,8 l/100 km. Es decir, consume muy poco en diferentes circunstancias, y no solamente cuando se es comedido con el pedal del acelerador. Nos resulta muy complicado aconsejar la compra del diésel (sin haberlo probado), ya que ha que realizar muchísimos km para poder amortizarlos (el 1.4 TDI CR de 90 CV). Obviamente, cumple la normativa de emisiones Euro 6 y sus 97 g/km de CO2 de emisiones lo eximen de pagar el impuesto de matriculación.

¿Y en marcha? Anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en 10,4 segundos y una velocidad máxima de 187 km/h. De acuerdo, no es un misil, pero este Ibiza 1.0 Eco TSI 95 promete en marcha.

Comportamiento

Seat Ibiza Connect 2016 prueba 2

Los primeros días de la prueba nos centramos en darle un uso a “nuestro” Ibiza de lo más urbano. Recorridos cortos y cotidianos. Ahí el Ibiza se mueve como pez en el agua, pues la configuración de sus suspensiones buscan la máxima facilidad de conducción y una buena maniobrabilidad en espacios reducidos. Un único pero, ya que es quizá demasiado rígida en el eje trasero, lo que hace que se le atraganten un poco los badenes y otros obstáculos bruscos. Para quienes esto resulte demasiado problemático, se pueden montar unos amortiguadores con dos niveles de ajuste (Normal y Sport) opcionales, en las versiones FR.

Por lo demás, como el tres cilindros que llevamos debajo del capó entregan su par de forma casi perenne gracias a la magia del turbo, resulta muy sencillo moverse por entornos urbanos con agilidad y facilidad. Gracias al Start&Stop, que es bastante rápido, los consumos no se disparan como en muchos otros coches. Es difícil ver cifras de más de 6 l/100 km, salvo en recorridos muy cortos.

Seat Ibiza Connect 2016 prueba 16

La dirección tiene un buen tacto y, con apenas 2,75 vueltas de volante entre topes, es bastante rápida. Ayudado por el excelente chasis del Ibiza, uno se atreve a mantener ritmos bastante briosos en curvas (no rápidos), sin que el coche haga extraños. Su comportamiento es noble y seguro. Incluso en este motor, de los más modestos de la gama, sale ese punto tan Seat, que encandila a los conductores ágiles, incluso a costa de perder confort. Quizá el tacto del cambio no era tan deportivo como la respuesta del motor… y se echa de menos una sexta marcha, que sí tiene la versión de 110 CV… si bien, tras ver cómo se desempeña este pequeño de 95, no será muy recomendable salvo que se viaje mucho largas distancias.

Por último, en carreteras y autovías, el Ibiza tiene suficiente aplomo y no se ve muy afectado por el viento lateral, algo difícil de conseguir en un coche de este tamaño.

Veredicto coches.com

Seat Ibiza Connect 2016 prueba 8

Seat ha sabido actualizar el Ibiza para dejarlo justo donde estaba, de referente, pero mejor. Siempre había destacado por ser un coche noble, con un compromiso entre comodidad y estabilidad especialmente bien logrado y lo sigue siendo. Ahora el Ibiza, sin variar apenas su exitosa estética, es todavía más completo gracias a la mayor calidad que desprende su interior y las grandes posibilidades de equipamiento tecnológico, que permiten estar conectado de forma fácil y segura. Si a ello añadimos la capacidad de maletero, empezamos a entender por qué es tan difícil desbancarlo de su liderazgo.

Quizá la mayor sorpresa vino del lado de la mecánica, más que capaz para cualquier conductor medio y que puede dar muchas alegrías, además de mantener bajos consumos en cualquier tipo de recorrido, con una autonomía superior a los 700 km en este modelo y que garantiza un rodar agradable, pese a contar con solo tres cilindros. Tras una semana, cuando le dije a mi hijo que me iba a devolver el coche, solamente dijo un “oh”. Y es que el Ibiza sigue enganchando.

Lo mejor

  • Relación precio/equipamiento.
  • Facilidad de conducción.
  • Relación consumo/prestaciones.

Lo peor

  • Diseño exterior demasiado conservador.
  • Tacto del cambio.
  • Suspensiones traseras algo rígidas.

Galería de fotos:

Ver galeria (55 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta