Hay solamente dos maneras de celebrar el Black Friday, esa “fiesta de las compras” después del día de Acción de Gracias tan americano. Y ojo, que sirven para España. Puedes enfrentarte a las multitudes del centro comercial de forma valiente y decidida… o puedes quedarte en casa y pasar de esa maraña comercial (total, dentro de bien poco llegan las compras navideñas, las rebajas de enero… hay tiempo para resarcirse).

Pues bien, los chicos de Hoonigan (los mismos que etsna tras el último juguete de Ken Block) han tirado por el camino del medio. Para celebrar esta efemérides, Chris Forsberg y Ryan Tuerck, dos pilotos profesionales, se plantaron en un centro comercial abandonado en Los Ángeles. Cogieron sus Nissan 370Z, debidamente preparados, con 1.000 CV cada uno animando sus ruedas traseras, y les dieron rienda suelta. El resultado es, sencillamente, espectacular.

hoonigan black friday drift

El vídeo fue filmado en el Plaza Shopping Center Hawthorne, que está en el Boulevard de Hawthorne, California, un municipio del condado de Los Ángeles. Abrió sus puertas en 1977, pero a medida que la economía de la zona fue achicándose, también lo que hizo el centro comercial, que finalmente cerró sus puertas en 1999. Fue utilizado en el rodaje de The Fast and the Furious: Tokyo Drift, entre otras películas. Y como puedes ver en el vídeo, sus pasillos desolados y su aparcamiento con varios pisos es un escenario fabuloso para estas lides. Echa un vistazo a toda la acción condensada en este vídeo de cuatro minutos:

Vía: Hoonigan

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta