Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Cierto. Y también el único que tropieza dos veces con el mismo palo-selfie (¿o estará ya aceptado paloselfi?) . Este invento, capaz de alargar nuestro brazo para tomar una foto o un vídeo como si hubiésemos contratado a un cámara (idea para patentar: hacerlo con el color de un croma para eliminarlo en postproducción con una app y no se vea) pueden resultar muy peligrosos cuando se utilizan mientras se conduce.

Lo vimos con estos adolescentes amantes de Operación Triunfo. Pero este caso (curiosamente también grabado en Estados Unidos, que no soportan que los rusos les ganen en nada, ni en vídeos virales automovilísticos) es todavía más flagarante. Mientras conducía un Jeep Wrangler por una pista sin asfaltar, el “conductor” se graba a sí mismo con una cámara adjunta al palo de marras.

Alex Lopatnyuk, un aprendiz de Tarantino (este sí que graba excelentes escenas de coches, pero no mientras conduce) va más pendiente de su querido palo-selfie de dos euros que de lo que tiene delante. Que no es moco de pavo, por cierto. Se trata de una pick-up que transporta una canoa en su caja. La pick-up frena… y el resultado es el esperado. Todo ocurre en muy unos segundos:

Por fortuna,  como has podido comprobar, no hubo que lamentar daños personales. Tuvo suerte ya que si un objeto atraviesa la luna del coche el resultado puede ser catastrófico (bueno, mucha más tuvo este chino). Una llamada al Joseba de Carglass de turno y solucionado. Los que se están riendo ahora mismo son los caimanes que iban a cazar. Ellos acaban de montar el primer club de fans del palo-selfie. Si tienes dos dedos de frente, hay formas mucho más inteligentes de grabarte mientras conduces, sin que debas dejar de prestar atención a la carretera.

Vía: Dailymail

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta