Los coches de carreras están diseñados para ser llevados al límite y poder ser reconstruidos lo antes posible. Ahí entran en acción los mecánicos y sus milagrosas manos. El piloto francés de F1, Stephane Lefebvre, destrozó la suspensión de su Citroen DS3 WRC en el Rally de Polonia al golpearse contra un árbol a gran velocidad. A duras penas consiguió llegar a boxes justo antes de perder la rueda, sin la que se le impide circular. Los mecánicos, lejos de echarse a llorar, se pusieron manos a la obra.

Como podéis ver en el vídeo, un operador de cámara logró grabar el proceso de reconstrucción que comenzó apenas Lefebvre bajara del coche. Los profesionales no perdieron en ningún momento los nervios, tal y como se puede ver en el vídeo, y llevaron a cabo las reparaciones en la más absoluta coordinación. Sólo les lleva un par de minutos retirar las partes dañadas; la suspensión unos 20 minutos. Eje de transmisión, frenos, diferencial trasero…todo cambiado. Tras el accidente, Lefebvre cayó al 12º lugar, pero recuperó el tiempo perdido hasta acabar el noveno.

¿Cuánto crees que tardaría tu mecánico en hacer lo mismo?

Vía: Motor1

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta