Aston Martin es una marca con una dilatada reputación y que está celebrando sus 104 años de historia. No solo eso, la marca con sede en Gaydon (Inglaterra) tendrá dentro de poco una segunda casa. La nueva fábrica estará situada en St. Athan, al sur de Gales, y será de gran importancia porque se encargará de la producción del Aston Martin DBX en 2019. Para el estreno de estas instalaciones han querido lanzar un vídeo que no dejará a nadie indiferente.

La marca ha conseguido reunir en un solo hangar a 28 de sus modelos más icónicos en perfecto estado de conservación. Calculan que el valor total de estos vehículos alcanza los 65 millones de libras (unos 76 millones de euros al cambio) y todos son plenamente funcionales. Para demostrarlo están nada menos que los pilotos de Aston Martin Racing, Nicki Thiim y Darren Turner; así como el ingeniero jefe, Matt Becker. Incluso el CEO de la firma británica, Andy Palmer, tendrá su aparición estelar.

En el vídeo, los pilotos y el ingeniero se cuelan a hurtadillas en el hangar y comienzan a hacer de las suyas. Comienzan con un trío de V8 de los 80, los Virage y V8 Vantage funcionan como el primer día y se ponen a hacer trompos en un segundo hangar vacío. Después les toca el turno a tres modelos de competición: un icónico Aston Martin DBR1 rodando junto a un Vantage, aunque ambos son sobrepasados por el radical Lola-Aston Martin B09/60 (o Aston Martin DBR1-2).

Lo siguiente será reconocido por todos los seguidores de la saga James Bond. El mítico Aston Martin DB5 de Golfinger y la aparición estelar del Aston Martin DB10 de Spectre. Después llega el momento más surrealista, entra en escena el pequeño Aston Martin Cygnet y a continuación salen los exclusivos Aston Martin One-77 y Aston Martin Vulcan a hacer trompos alrededor suyo. También aparecen un Aston Martin Rapide yendo de lado con los tres dentro.

Incluso llegan a quitar la funda protectora al espectacular Aston Martin Valkyrie, al DBX que será su primer SUV y casi descubren un nuevo modelo, que podría ser la nueva generación del Vantage. Sin embargo, justo llega el jefe montado en el nuevo Aston Martin Vanquish S para poner paz. Quienes terminan ‘pagando el pastel’ son los guardias de seguridad que tienen que limpiar el hangar repleto de marcas de neumático quemado.

Fuente – Aston Martin

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta