Este hombre debió de nacer con sangre fría o no apreciar mucho su vida cuando decidió meterse en un Volkswagen Passat que era transportado sobre un camión en llamas. Mientras las llamas devoran el vehículo portador de otros tres coches más, este hombre continua circulando lentamente marcha a atrás hasta conseguir sacar el turismo negro y parar en carretera ajeno al grave peligro que atenta sobre vida.

La hazaña fue grabada en una carretera de China, donde los vehículos siguen circulando sin que el fuego paralice el tráfico, deben de estar hechos de otra pasta allí. Nosotros sabemos apreciar la calidad y el estilo de los vehículos, pero hay un límite.

Vía: Automobile

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta