Si llueve a mares y hay una carretera inundada, mejor no conduzcas o al menos intenta hacer un  rodeo, esto es lo que aprendieron los testigos de este espectacular derrumbe del asfalto en una carretera en Texas. Es por eso que la Red Nacional de Tiempo Meteorológico del estado para mentalizar a los conductores sobre los peligros de conducir sobre el agua.

Así que ya sabes, a no ser que cuentes con un coche acuático o anfibio como este, mejor curar en espanto y evitar conducir por zonas inundadas, aún si se ve el fondo. Ahora que ha llegado el verano y viajamos en coche más que nunca, toca también poner atención especial al conducir por los tramos más deteriorados de nuestra red de carreteras, que también suponen un peligro para nuestras vidas mientras circulamos.

Vía: Autoblog

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta