Hoy en día algunos conductores siguen cometiendo la imprudencia de conducir bajo los efectos del alcohol y de las drogas. Una realidad que se convierte en la principal casusa de accidentes en los países desarrollados. Para concienciar a los jóvenes sobre los peligros que conlleva conducir en estas condiciones, Ford ha desarrollado un traje, el Drugged Driving Suit, que recrea los efectos que producen drogas como marihuana, la cocaína, la heroína, el LSD, el éxtasis y el alcohol.

Traje antidrogas FORD

Este traje de Ford recrea los temblores propios de las sustancias estupefacientes, la pérdida de visibilidad y de audición, la visión distorsionada, calambres y presiones en diferentes partes del cuerpo e incluso es capaz de inducir la mala coordinación en nuestras extremidades. Esta tecnología ha sido desarrollada por la marca del óvalo en conjunción con el respetado instituto alemán Meyer-Hentschel. “Los consumidores de drogas a veces ven destellos de luz en su campo periférico, un efecto recreado por nuestras gafas, mientras que los auriculares generan sonidos imaginarios. Además, las gafas distorsionan la percepción visual e introducen sensaciones de color, un efecto secundario del uso del LSD” apuntó Gundolf Meyer-Hentschel, el director del Instituto Meyer-Hentschel.

Este proyecto se enmarca dentro del programa Conoce tu vida (Ford Driving Skills for Life), que ha permitido la formación de más de 500.000 jóvenes de forma online y presencial durante sus 11 años de trayectoria. Los jóvenes que deseen participar dentro de este proyecto tendrán la oportunidad de testar el traje, conociendo de primera mano lo que es conducir bajo los efectos de las drogas. Las pruebas se llevarían a cabo en un circuito cerrado, para impedir cualquier tipo de incidente.

Traje antidrogas FORD

Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) el 43% de los conductores fallecidos en el 2013 presentaron alguna sustancia psicoactiva en el organismo, siendo el alcohol la sustancia más común entre los fallecidos analizados (67%)  seguida de las drogas de comercio ilegal (35,4%). Además aproximadamente el 12% de los españoles que conducen han consumidos alguna droga ilegal y/o alcohol antes de conducir. Estos datos nos demuestran cuan necesarias son las propuestas como la de Ford.

La mejor solución para reducir el porcentaje de personas que conducen bajo los efectos del alcohol, y con ello el número victimas, es la concienciación de la población y el desarrollo de sistemas que permitan demostrar a los jóvenes cuan peligroso es coger el coche después de un día de fiesta o de un par de cervezas.

Fuente: Ford
Vía: Car and Driver

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta