Aeropuerto Internacional de Estambul. Aparcas tu coche “un momentito” donde no se puede porque tu hermana se va de Erasmus -o, dada la situación en Turquía, emigra para siempre- y quieres despedirte sin tener que meter el coche en el parking. Error. Un atónito espectador de la pesadilla de todo conductor, grabó el momento de la tragedia. Y era aún peor de lo que cabía esperar.

Una grúa se aproxima a dos coches mal estacionados y en menos de un minuto se lleva uno de ellos. Ya ni siquiera hay tiempo para correr tras el operario que está manejando la grúa, porque no hay. Sólo hace falta un conductor y este mecanismo.

Ya os hemos hablado de los cepos que se pegan al parabrisas, y que permiten que en cuestión de segundos bloqueen tu coche con asombrosa facilidad, así como los cascos de policía que graban las infracciones y las envían automáticamente a la administración. A veces los avances tecnológicos no siempre juegan a favor del ser humano.

Vía: Diariomotor

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta