Los coches de juguete son en muchas ocasiones una pasión que no solo atrae a los más pequeños de la casa, sino que los mayores también acaban cayendo. Un buen ejemplo de ello es este coche de juguete que hoy protagoniza este artículo.

El vídeo que hoy te ofrecemos deja constancia de una auténtica hazaña conseguida por un pequeño bólido de juguete que ha sido capaz de alcanzar la velocidad de un auténtico Formula 1.

La grabación muestra cómo este pequeño juguete pasa de los 135 km/h a los 329 km/h en apenas unos segundos. Tal y como puedes comprobar la velocidad a la que pasa es realmente sorprendente e incluso llega un momento en que el bólido es apenas perceptible al ojo humano:

Si te preguntas cuál es la función del individuo situado en la parte del central de la pista, en el siguiente vídeo podrás responderte tu mismo:

Como puedes apreciar, se trata del encargado de dar al bólido un poco de impulso durante a penas unos segundos a través de un cable de acero que esta ligado a un palo ubicado en la parte central de la pista.

Una vez más vídeos como este nos recuerdan que los juguetes no son solo cosa de niños y que unas manos ingeniosas pueden convertir un pequeño juguete en una auténtica máquina de carreras.

Fuente: Gizmodo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta