Conducir bajo los efectos del alcohol es peligroso e ilegal. En este aspecto, la obligación de la policía es realizar un test de alcoholemia ante la mínima señal sospechosa.

No obstante, aunque todo apunte en una determinada dirección, hay cosas que lo cambian todo, hasta el punto en que el uso del alcoholímetro puede ser innecesario, sobre todo si el conductor es tan habilidoso como el chico del siguiente vídeo…

En Estados Unidos, un estudiante fue detenido por la policía por conducir muy despacio y con una luz trasera fundida. Al entender que conducía bajo los efectos del alcohol, los agentes le ordenaron que saliera del vehículo para someterle a una prueba de alcoholemia. Pero al charlar con él se dieron cuenta que estaba sobrio, e incluso permitieron que demostrase su inocencia de la manera más curiosa: ¡el chico se puso a hacer malabares con unas mazas e incluso fue grabado y ovacionado por los propios policías!

Sin duda hay muchas maneras de intentar que no te hagan un control de alcoholemia, pero tal vez no tan efectivas como esta. Desde aquí felicitamos a este chico por el uso de este gran recurso.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta