A sus 16 años, Scott Gauthier, un apasionado de las carrocerías de Zagato, empezó con el negocio de la joyería familiar y más tarde, cuando llega a la universidad, decidiría tomar como hobbie joyas de mayor tamaño como este Fiat Topolino 750 MM de 1946 carrozado por Zagato.

Su rareza radica en su pequeña producción, pues solamente se fabricaron 8 unidades con esta configuración, que incluían ese parabrisas envolvente que el carrocero denominó Panoramic Series. Fueron algunos de los primeros coche que Zagato creó tras la II Guerra Mundial.

Se creó sobre la base del Fiat Topolino, un coche muy popular en Italia, fabricado entre 1937 y 1955 cuya producción alcanzó casi las 520.000 unidades. Su nombre, “Topolino”, se eligió en honor de Mickey Mouse  (significa ratoncito en italiano) y sería reemplazado en 1957 por otros dos mitos, el Fiat 500 y el Fiat 600.

Fiat Topolini

Parece mentira que este Fiat Topolino Zagato, la pequeña joya italiana que resplandece en este vídeo de Petrolicious se encontrase en un estado lamentable. Tras un meticuloso proceso de restauración, en el que el coche se desmontó por completo para remozar cada pieza una a una.

Las muchas horas de trabajo han merecido la pena para Scott, ya que considera el reparar coches antiguos como un “hobbie terapeútico donde se unen metal y pintura” en una constante acción de dar “forma y fabricación” a los vehículos con una historia más larga que la nuestra y otorgándoles una nueva vida, que dure más que nosotros. Así lo cuenta Scott, quien se considera un privilegiado al poder dirigir esta “sonrisa de la conducción”, bautizada así porque genera ese placentero gesto en aquellos que lo ven circular.

Confiado en su trabajo, Scott realizó un viaje de más de 1.000 millas (alrededor de 1.600 kilómetros) donde pudo disfrutar del paisaje perpetuo que se mantendrá en el tiempo junto con una joya de la que quedan muy pocas, a contar en una mano, y que seguirá rodando una vez él ya no esté aquí.

Fuente: Petrolicious

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta