Autoliv es una empresa mitad sueca, mitad estadounidense con sede en Estocolmo que investiga y comercializa sistemas de seguridad para coches para los fabricantes más importantes del mundo. La compañía ha sorprendido ahora con un peculiar sistema de frenado de emergencia. A este sistema le han llamado freno Torricelli, por el célebre físico italiano del siglo XVII, y se ha ideado para poder combinarlo con los dispositivos de frenado de emergencia que ya emplean los vehículos modernos, que pueden frenar de forma autónoma si identifican un obstáculo.

El Torricelli es un sistema de frenado basado en un dispositivo de vacío que despliega una placa desde la parte inferior del coche con una superficie de alta fricción para asegurar una detención inmediata en caso de emergencia. Sí, lo que te estás imaginando, tipo el troncomóvil de los Picapiedra, pero activándose sólo y sin dejarse las plantas de los pies en carne viva.

freno de Torricelli

Para que puedas apreciarlo mejor, la empresa ha editado este video en el que prueba la fiabilidad de este freno de emergencia. Con esto demuestran que pueden recortar la distancia de frenado un 40%, de 15,3 metros hasta 10,8 metros en sus pruebas. Casi 5 metros de diferencia que circulando por ciudad, por ejemplo, puede marcar mucho la diferencia entre atropellar un peatón o no hacerlo.

Dicen sus creadores que se trata de un sistema fiable sobre todo para conducir en condiciones meteorológicas adversas, como con nieve o hielo, cuando la frenada se alarga mucho. Evidentemente, de un país como Suecia donde estas condiciones en invierno son lo habitual y además la presencia de animales en las carreteras agrava la seguridad, es lógico que aparezcan los sistemas de seguridad más innovadores del mundo. Volvo, sin ir más lejos, tiene la seguridad como leitmotiv de la compañía.

En este video, Autoliv explica y además muestra una prueba de este sistema de frenado de emergencia.

Fuente: Autoliv

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta