En el pasado Salón de Ginebra se anunció que Jensen volvía a la vida. No se presentó ningún modelo, ni un boceto apenas y nos quedamos con las ganas de saber si la vuelta a la vida de esta histórica marca tendrá la forma del arrebatador Jensen Interceptor o de uno de sus deportivos, como este Jensen 541 de 1954 que Petrolicious ha ido a conocer ¿a Italia?.

La historia del coche de Gianfranco Giovine es fascinante. Dejar Italia para ir a buscar un deportivo clásico es como abandonar Guijuelo en pos de un buen jamón ibérico, cuanto menos extraño. Pero Gianfranco, que en principio tenía en su cabeza hacerse con Aston Martin o un Jaguar XK, descubrió el Jensen 541 en Internet y se enamoró.

Jensen 541 1974 Italia

Como si de una mujer se tratase, no podía ser otra la que ganase su corazón. Por las carreteras italianas circulan maravillas firmadas por los mejores diseñadores de Lancia, Fiat o Alfa Romeo… pero él no tenía ojos para otros. Encontrar una unidad del coche de sus sueños no fue fácil. Del mismo modo que cuando uno se enamora, también hay que sufrir. Al final lo encontró en Irlanda. Gianfranco debió convencer a la familia irlandesa que lo había tenido “desde que eran jóvenes”. Adoraban el coche, siempre en esa misma familia, pero a lo largo de los años el propietario había engordado tanto que ya no cabía en el habitáculo, de ahí que se viese obligado a venderlo en 2011.

Jensen había presentó este modelo en el Salón de París de 1954. Entonces se trataba de un modelo futurista, que apostaba por la construcción ligera, construido en fibra de vidrio, con la idea de competir en la carreras de la época.

Además de la hermosa carrocería, el motor es también interesante, un Austin 70 de cuatro litros y seis cilindros, que rendía nada menos que 170 CV y podía alcanzar 190 km/h. Y así disfruta Gianfranco Giovine por las carreteras italianas. Poco le importa que el volante esté a la derecha. ¡Es el coche de sus sueños!

Fuente: Petrolicious

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta