No hablamos de las hazañas de pilotos como Fangio, Moss, Senna o Schumacher ni tampoco de las grandes escuderías como Ferrari o McLlaren. Estamos ante una de las mejores anécdotas que hayas podido oír en el mundo del motor.

La historia trata de un coche que logró competir en la Fórmula 1, diseñado sobre una cama y construido en un garaje cualquiera, todo ello con escaso dinero y tirando de creatividad.

Connew 1972 04

Esta es la historia del equipo británico Darnval Connew Racing Team, una escudería que solo pudo participar en el Gran Premio de Austria de 1972 en Spielberg, antes de que abandonara el mundial por problema de fondos y pasará a la historia en el Olimpo del motor como mera anécdota.

Sin embargo, lo entrañable de la historia no son los resultados obtenidos sino el proceso y los sucesos que existieron más allá del Ford-Cosworth DFV V8 pilotado por el francés François Migault.

Connew 1972 05

El siguiente vídeo es narrado por Barry Door, un miembro destacado de la escudería después del fundador Peter Connew. En los 10 minutos que dura el visionado, se deja de lado el glamour, el champán o la codicia que despierta la Fórmula 1 para dar paso a un equipo que sufrió enormes dificultades para soñar con competir en la máxima categoría. Aunque el equipo quebró, lograron dejar su huella.

¿Escuchaste alguna vez que un presidente de una escudería como por ejemplo, Ron Dennis en McLaren, pasara una noche durmiendo en el monoplaza de Fernando Alonso? El fundador de Darnval Connew Racing Team lo hizo y no solo él,  su equipo y pilotos también tuvieron que pasar por momentos de los más rocambolescos.

Si te manejas con el inglés, disfrutarás de esta irrepetible experiencia de la escudería Connew en la Fórmula 1:

Vía: Jalopnik

1 COMENTARIO

Deja una respuesta