Todos sabemos que los parkings son uno de los grandes peligros reconocidos para golpes absurdos y rayones innecesarios. A veces aparcar el coche es muy sencillo, pero volverlo a sacar de donde lo hemos dejado estacionado a veces es una completa odisea. Ya bien porque alguien ha dejado su coche demasiado pegado al nuestro o porque el parking se ha llenado de un momento a otro y la gente ha decidido aparcar el coche en cualquier lugar.

No es el caso de este alocado conductor ruso, quién más fácil no lo podía tener para salir del parking. Su mala praxis fue recogida por una cámara de seguridad, ubicada en un edificio cercano. Después de perder el parachoques de su coche, parece que también quiere perder a su compañero, pues poco más y le atropella al dar marcha atrás. Aunque, el ingenio del amigo tampoco es muy agudo, pues huir con la puerta abierta y el parachoques por fuera de la puerta derecha no es la mejor de las ideas.

Sin duda les tocará pasar por el taller, pero los peor parados son el resto de coches que había allí estacionados, pues no dejaron títere con cabeza. A más de uno le tocará pasar por chapa y pintura.

Vía: Jalopnik

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta