La compañía estadounidense ubicada en Silicon Valley, Tesla Motors, “ha llegado para cambiar por completo el paradigma de la automoción. Ha llegado para iniciar la transición hacia el transporte sostenible y va a obligar a todos los fabricantes de coches a seguir sus pasos o morir”. Aunque parezca mentira no es una frase salía de la trama de la serie Juego de Tronos. Se trata de toda una declaración de intenciones debido a la amplia autonomía que poseen estos vehículos respecto de sus competidores. Son palabras del youtuber madrileño Saúl López, especialista en los coches eléctricos de Tesla, al blog La Huella Digital.

El mundo ya ha abrazado al Tesla Model S (está esperando además con los brazos abiertos al Tesla Model 3) y a uno de sus innovadores sistemas: el Autopilot. Cientos de personas lanzan sus vídeos de prueba a Youtube esperando conseguir millones de visualizaciones. Y los más atrevidos lo consiguen, como la abuela de 70 años que cata el Autopilot de Tesla, con un miedo que quema sus entrañas.

No es, ni de lejos, la reacción más loca. Y es que buceando en Internet hemos conseguido una serie de vídeo, que te mostramos a continuación, cuyas pruebas del sistema Autopilot te dejarán unos segundos con la boca abierta. Las pruebas más locas jamás vistas. ¡Flipa!

¿Lo probarías con tu hijo?

Este hombre decidió llevar al extremo la prueba del Autopilot y tras el aluvión de críticas se vio en la obligación de editar el vídeo. Y es que tras colocar primero un pato de peluche al que ha denominado Afortunado Vinny, comprueba que el sistema no lo detecta muy bien y lo golpea en la parte derecha.

Su segunda prueba es con un cubo de agua para determinar si la prueba anterior falla debido a la masa del patito. Vuelve a ser nula ya que el sensor no frenó en un rango de 12 pulgadas como debería haber hecho. Tras lo que decide testarlo en sus propias carnes y con ¡atención! su propio hijo pequeño. He ahí la raíz de las críticas y el motivo por lo que ha borrado esa parte del vídeo. Afortunadamente el test, en esta ocasión, salió bien pero aún así probarlo con un niño sitúa a este corto, bajo nuestro juicio, en la línea roja de las pruebas del sistema Autopilot de Tesla.

¿Y si no va nadie en los asientos delanteros?

Este vídeo grabado en una carretera privada y cerrada temporalmente al tráfico te dejará atónito al ver que no hay ni conductor ni copiloto. Los pasajeros se sitúan en la parte de atrás del Tesla mientras la función Autopilot lleva el volante a una velocidad de 29 km/h. Arriesgados y aventurados podríamos llamar a estos usuarios cuya única vía ante el más mínimo problema o error era el freno de emergencia.

¿Nos echamos un baile?

Una de las ventajas que poseen los coches autónomos es que puedes dejar de mirar al frente para ponerte a charlar con tu compañero de viaje. En este lluvioso vídeo puedes comprobar cómo Scott Bautista, el conductor, que no se siente muy seguro con el Autopilot no deja de echar las manos al volante, sin embargo, una vez comienza a confiar en el Tesla se marca hasta un baile con su copiloto Estelle Skögstad-Kurk a ritmo de Icona Pop con I love it. ¡Sí, sí! la canción que las Nancys Rubias han versionado y no han dejado de “cantar” allá dónde van.

¿Qué pasa cuando nieva?

En condiciones adversas el Autopilot de Tesla sigue funcionando. Así lo atestigua este vídeo en el que el creador se atreve a dejarle el mando al vehículo a pesar de que no se aprecia ni una sola línea de la calzada. Y es que en la vía solo hay las marcas de los neumáticos sobre la capa de nieve que se ha formado en el lugar. ¡Va sobre raíles, como si nada!

¿Irías a 113 km/h en modo Autopilot?

Lo último ya es atreverse con la velocidad y el Autopilot pero Alex se arriesga. No sabemos si el riesgo le ha ayudado a ganar más seguidores, pero desde luego su hazaña merece entrar en este ranking que bien podíamos denominar locos por el Autopilot. El joven deja que el Tesla Model S tome todas las decisiones mientras va charlando tranquilamente y demostrando que “se puede mirar sin problemas hacia los asientos de atrás y volver otra vez la vista hacia delante”.

Su verdadero hito no es girar el cuello sin miedo sino lograr que el coche vaya a ¡nada más y nada menos! casi 113 km/h (70 mph) con los sensores Autopilot. ¡Hace falta mucho valor para ello! ¿Y tú en qué arriesgada situación decidirías probar el sistema de Tesla?

Vía: La Huella DigitalJalopnik, Youtube

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta