Cuando los de Affleterbach nos dieron a conocer el fabuloso Mercedes-AMG GT R, la versión más radical del AMG GT (ver prueba), ya avisamos de que nacía con el mítico circuito de Nürburgring en su ADN. Y vaya si lo tiene impreso: ha detenido el crono de la vuelta al Infierno Verde en 7 minutos y 10,92 segundos.

El Mercedes-AMG GT R cuenta con el mismo propulsor V8 4.0 de gasolina del AMG GT S que probamos, pero en lugar de los 520 CV de esta versión los eleva hasta los 577 CV de potencia y 699 Nm de par motor, al tiempo que reduce el peso 90 kg de las versiones convenionales, marcando en la báscula 1.554 kg.

El tiempo es realmente estratosférico. Para que te hagas una idea, ha superado a deportivos como el Dodge Viper ACR (7:12,13), el Lexus LFA Nürburgring Pack (7:14,64 segundos), el Porsche 911 GT2 RS (7:18) o el Ferrari 488 GTB (7:21,63).

Queda por detrás de auténticos fuera de serie, coches como el Porsche 918 Spyder (6:57), el Lamborghini Aventador LP 750-4 SV (6:59.7) o el Nissan GT-R Nismo (7:08.68). Este trío cuenta con tracción total, mientras que el AMG GT R es un coche de propulsión. Al volante de esta “bestia verde” fue el piloto de pruebas Christian Gebhardt. Así fue su espectacular vuelta al completo:

Fuente: Daimler
Galería de fotos:

Ver galeria (30 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta