Este es uno de esos vídeos que se ven con la mandíbula apretada y los ojos entrecerrados.

Ha ocurrido en Montreal, Canadá, en una calle cubierta de nieve que se ha convertido en una pista de patinaje sobre hielo en la que todos los vehículos han ido perdiendo el control hasta chocar unos con otros. Ni la grúa, ni el quitanieves, ni el taxi, ni el coche de policía se salvan. La situación ha sido grabada por Willem Shepherd, un trabajador que aprovechó las vistas de su oficina para dejar constancia de lo que estaba ocurriendo.

Ya os contamos cómo conducir con nieve o hielo; si en el peor de los casos perdemos el control del vehículo, lo primero de todo y menos sencillo es mantener la calma. Después, debemos procurar reconducir la dirección mientras reducimos velocidad poco a poco, levantando suavemente el pie del acelerador. Si aceleramos repentinamente, las ruedas traseras se bloquearán (sobreviraje) o las delante se deslizarán (subviraje). Lo más importante de todo es no frenar, sobre todo si tu vehículo no dispone de ABS (sistema antibloqueo de frenos).

Si nos detenemos bruscamente, nuestras ruedas se bloquearán, tal y como hemos explicado anteriormente, y en pleno derrape no podremos detenerlo y perderemos el control. También se debe sujetar con firmeza el volante y desacelerar, ya que de lo contrario patinarás mucho más y tu coche será incontrolable, como el de los pobres conductores de esta calle de Montreal.

Fuentes: Willem Shepherd, El Confidencial Digital

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta