Este fin de semana se disputa el Gran Premio de Italia en el ciruito de Monza. El tweet que nos dejaba Fernando Alonso nos ha llevado a indagar sobre el mítico trazado italiano:

Y es que, de todos los circuitos del mundo, Monza rinde pleitesía a la velocidad sobre todas las cosas. Parece concebido por el mismísimo Enzo Ferrari, a quien se le atribuyen frases como “La aerodinámica es para fracasados que no saben hacer motores” o “Cuando usted compra un Ferrari, está pagando por el motor. El resto se lo doy gratis”. Un circuito que exige la máxima potencia, en el que se pasa más tiempo con el pie a fondo sobre el acelerador (el 72,5% de la vuelta), de todo el Campeonato. Es tan importante el motor que los equipos suelen montan un propulsor nuevo o con escaso kilometraje al llegar a Italia… ya que es fácil que no soporte lo exigente del trazado.

circuito de Monza 01Uno podría pensar que es fácil, pero nada más lejos de la realidad. El propio Fernando Alonso explica a la perfección cómo se siente un piloto en Monza: “pilotas con muy poca carga aerodinámica y por tanto las sensaciones son parecidas a las de pilotar en mojado en otro circuito. Es más, cuando vas a velocidades tan altas, es más difícil ser preciso”.

La exigencia técnica de Monza es suprema. Los equipos se preparan a conciencia para este trazado, desarrollando alerones traseros y delanteros específicos en el túnel del viento, que no pueden utilizar en otros circuitos. Hay que eliminar carga aerodinámica (por peso y para reducir resistencia al aire) y así poder alcanzar altas velocidades… y evitar ser adelantado.

Monza F1 GP 2007El resultado es que, a 250 km/h, el kit aerodinámico de Monza ofrece un casi un 20% menos de carga que el de Mónaco. Con los alerones reducidos a su mínima expresión, el resultado es un coche que parece flotar. Y no conviene pasarse a la hora de reducir alerones, ya que sino, el resultado en curva, sobre todo en las rapidísimas curva Parabolica o Lesmo puede ser fatal.

El récord de velocidad absoluto en Monza lo estableció Juan Pablo Montoya en 2005, cuando alcanzó con su Williams nada menos que 372 km/h. En la temporada 2014, con los nuevos motores V6, se esperan velocidades algo inferiores, en torno a 360 km/h… que luego exigen frenar hasta unos 70 km/h en la primera chicane, donde los pilotos han de soportar fuerzas 6G de deceleración… Por eso no sólo el motor debe mostrarse potente, fiable (y gastar poco), sino contar con los frenos de disco de mayor grosor del campeonato y pastillas de compuestos específicos.

circuito de Monza 03Más allá de las exigencias técnicas, en Monza se respira historia. El circuito se fraguó en 1922, con 3.500 obreros trabajando en su construcción. No vamos a resumirte aquí las epopeyas, sino que te vamos a dejar con un excepcional documental, Great Circuits: Monza que a lo largo de una hora recuerda las primeras etapas del trazado y es, sin duda, el mejor previo que se nos ocurre antes de ponerse a ver el Gran Premio de Monza este fin de semana.

Por si fuese poco, la película también habla de la historia de la Mille Miglia, la “otra” gran carrera italiana que comparte un sinfín de pilotos, marcas y anécdotas con Monza. Disfrútalo:

Fuente: Youtube, Monzanet, Wikipedia,

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta