El Pagani Huayra BC es la ultima creación del argentino Horacio Pagani en Italia. Nada más y nada menos que 2.3 millones de euros, sin contar impuestos, son los que costará este deportivo bautizado en honor al primer cliente de Pagani (Benny Caiola) y auspiciado por YPF, del que sólo se fabricarán 20 unidades… de los que más de la mitad de la producción ya está vendida.

Es una versión más extrema y deportiva, de su ya su exótico y radical Huayra. El nombre BC es un homenaje al coleccionista italiano Benny Caiola, como ya he mencionado más arriba, un empresario inmobiliario fallecido en 2010, que fue el primer y mayor cliente en los comienzos de Pagani Automobili. Las adquisiciones de Caiola –que llegó a tener hasta cinco Pagani en su garaje- fueron cruciales para fortalecer las finanzas de la firma del constructor de Casilda, sobre todo en sus primeros años.

Pagani5

El Huayra BC presenta otras curiosidades como una franja con los colores argentinos que lo recorre por arriba y dos logos de YPF ubicados en los laterales del auto. Pagani tiene la costumbre de colocar los nombres de todos sus socios estratégicos (como Pirelli y Bosch), en los laterales de los autos destinados para uso en circuito. Es una manera de agradecerles y de mostrarse orgulloso a esos aliados y proveedores.

Pagani

Tiene un motor V12 biturbo de 6.0 litros, 789 cv y 811 Nm. X-Trac desarrolló una caja secuencial de siete velocidades especial para el BC. Brembo hizo lo mismo con los frenos de competición. Es un coche homologado para usar por las calles, pero está claro que este súper deportivo también estará más cómodo entre quienes también lo aceleren en pista. Por eso lo más notorio es su tratamiento aerodinámico, con un gran spoiler delantero, faldones laterales y un enorme alerón regulable trasero ¡es una preciosidad, las cosas como son!

Pero a lo que vamos, Bosch, uno de los aliados de Pagani Automobili, desarrolló para este coche una serie de dispositivos de seguridad especiales: frenos ABS, control de tracción, control de estabilidad y otras ayudas a la conducción, seteadas a la medida de un coche de una tonelada de peso y 789 cv de potencia. Para mostrar el resultado de esta alianza, Pagani y Bosch grabaron este vídeo durante las pruebas invernales realizadas en Escandinavia, con derrapes controlados y no con tantos trompos, el hielo debe imponer en la conducción, da un poco de miedo.

Las imágenes son una maravilla, escuchar el rugido del motor mientras acelera por la nieve virgen en ese paisaje y como está pintado ¡es todo un arte!

Vía: motor1

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta