¿Te has preguntado alguna vez cómo es posible que en tu coche no se cuele ni una sola gota de agua, aunque llueva a mares? Pues bien, Nissan nos ha contado cómo lo consigue. Puede que jamás metieses tu coche en un lavavajillas, pero algo muy similar es lo que hace con sus modelos.

En las instalaciones de su Centro Técnico que tienen en Cranfield (Reino Unido), es donde someten a esta dura prueba a los exitosos SUV de su gama, los Qashqai, Juke y X-Trail. Allí realizan dos test en el que se emplean hasta 30.000 litros de agua (tranquilo, el lavaplatos de tu casa no consume tanto).

Nissan ensayos estanqueidad - 2

Se trata de cantidades de agua que por suerte no tendrá que sufrir tu coche en ningún momento… Pero debe garantizarse que los vehículos sean totalmente estancos. Los chorros envían agua a bastante presión, de hasta 150 bares (un lavaplatos alcanza como mucho los 110), para simular mucho más que una tormenta. En el momento más crítico del “test del monzón”, como también lo llaman, se lanzan al coche más de 1.000 litros en un cuarto de hora.

Hay diferentes formas de comprobar que no entra ni una gota al habitáculo. Para empezar, un ingeniero se encuentra dentro del coche con un endoscopio de alta definición “para observar dentro de los paneles, buscando incluso la más fina gota de agua que pueda penetrar”. Pero llegan incluso a desmontar por completo el interior para confirmar que no penetra nada de agua.

Nissan ensayos estanqueidad - 4

Así es como un fabricante puede garantizar habitáculos completamente estancos. Más que suficientes para cualquier tormenta europea…. Pero que resistiría un ciclón en otras latitudes. Y, si te lo estás preguntando, tranquilo. Toda esa agua se recicla y pasa a un depósito, lista para empezar de nuevo el ciclo con otro vehículo.

Fuente: Nissan
Galería de fotos:

Ver galeria (4 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta