El vídeo de cómo se comporta un Smart Fortwo en un choque frontal nos ha hecho preguntarnos qué tal se comportan los microcoches en un supuesto caso de impacto. Se trata de un tipo de vehículo cada vez más popular en nuestras carreteras. Son eminentemente urbanos (si bien se pueden encontrar muchos en zonas rurales). Existen dos categorías principales:

  • Cuadriciclos ligeros: Su peso es inferior a 350 kilos, montan motores diésel de potencia inferior a 4kW o de gasolina inferiores a 50 cc. No pueden superar los 45 km/hora y se conducen con un permiso de la clase AM (de ciclomotor).
  • Cuadriciclos pesados: Pueden pesar hasta 400 kilos y disponer de una potencia inferior a 15 kW. Se pueden conducir con los permisos A1 y B.

Las homologaciones para este tipo de vehículos son menos exigentes que para un automóviles convencionales, y eso se nota, sobre todo en materia de seguridad. La prueba nos la ha dado el último análisis de Euro NCAP, publicado el pasado mes de junio. En él, el organismo que analiza la seguridad de los vehículos analizó cuatro cuadriciclos pesados. Se les sometió a un impacto frontal a 50 km/hora y a otro lateral a idéntica velocidad. Como verás a continuación, los resultados fueron escalofriantes:

Renault Twizy 80

renault-twizy-2

La estructura del Renault Twizy soportó bien las pruebas, con poca deformación en los impactos frontales o laterales. El movimiento hacia atrás del volante fue bien controlado y Euro NCAP piensa que la estructura podía hacer frente a un impacto más grave.

El Renault Twizy cuenta con un airbag de conductor y un cinturón de seguridad de cuatro puntos de serie (de tres para el acompañante). Gracias a ellos, la cabeza del conductor estuvo bastante protegido en el impacto frontal. Sin embargo, debido a la rigidez de los sistemas de estructura y de retención, el cuello del maniquí registró fuerzas muy altas… y en el impacto lateral la cabeza del maniquí quedó expuesta fuera de la estructura del vehículo, algo que puede ser realmente peligroso.  Las piernas también corren peligro en un choque, así como que hay poca protección del tórax.

El resultado del test fue de 6 puntos sobre 16 posibles. En este vídeo puedes ver cómo fue la prueba de choque:

Tazzari Zero

Tazzari Zero 008

En general, la estructura de la Tazzari soportó bien las pruebas. Sin embargo, cuando se inspeccionó el vehículo, se comprobó que la estructura había llegado a su límite en la prueba frontal y no resistiría un impacto más severo. Y hay más. El golpe empujó la batería frontal hacia atrás, colapsando el espacio para los pies. En el impacto lateral, la puerta del conductor abierta, por lo que el conductor podría ser expulsado del coche.

No hay bolsas de aire están disponibles en el Tazzari ZERO. El vehículo tiene un cinturón de seguridad de tres puntos, pero en el impacto frontal se rompió… y la cabeza del maniquí golpeó el centro del volante con fuerza suficiente para poder morir.

El resultado del test fue de 2 puntos sobre 16 posibles. En este vídeo puedes ver cómo fue la prueba de choque:

Club Car Villager 2+2 LSV

Club Car Villager 2plus2 LSV

La velocidad máxima del Club Car es de apenas 35 km/h  menos mal, porque en el impacto frontal su estructura se colpasó, con el volante moviéndose hacia atrás casi medio metro. La cabeza del maniquí golpeó el volante, con un alto riesgo de lesiones mortales. Y el pecho golpeó el volante con tal fuerza que los cinturones de tres puntos de anclaje (de dos puntos detrás), no pudieron apenas sujetar el cuerpo. Terrible.

En el impacto lateral, es obvio que no existe nada para proteger al crash test dummie, cuya cabeza llegó a salir fuera de la “estructura”, lo que en un accidente real puede ser muy peligroso.

El resultado del test fue de 2 puntos sobre 16 posibles. En este vídeo puedes ver cómo fue la prueba de choque:

Ligier IXO JS Line 4 plazas

Ligier IXO JS Line 4 plazas

La estructura de la Ligier (el único coche con motor de combustión de la prueba) quedó muy deformada en la prueba de impacto frontal, hasta el punto de que el pilar de la puerta y el pilar del parabrisas estaban casi separados. La estructura había llegado a su límite. En el impacto lateral, la puerta del conductor se desprendió del coche y se abrió la tapa del maletero. Un despropósito.

No hay aribags y cuenta con cinturón de seguridad de tres puntos… pero en el impacto frontal, la conexión de la cinta con la columna de la puerta se soltó y el maniquí se golpeó en numerosas partes… ayudado porque el asiento se desprendió también. Esto dejó al crash test dummie agarrado por el abdomen, un fenómeno llamado submarining y que resulta muy peligroso que puede causar hemorragias internas.

El resultado del test fue de 2 puntos sobre 16 posibles. En este vídeo puedes ver cómo fue la prueba de choque:

A continuación te dejamos con un vídeo más, en lel que lo especialistas de Euro NCAP dan su opinión sobre este tipo de vehículos:

Fuentes: Euro NCAP, OCU

2 COMENTARIOS

  1. […] Mientras que el Mini demostraba todo lo bueno de los coches pequeños, el REVA G-Wiz sacaba a relucir los contras de este tipo de vehículos. Este urbano eléctrico se empezó a a producir en 2001 y no comparte con el MINI unas formas y un diseño perfecto, sino que saca a relucir sus trabas en términos de seguridad. Es el ejemplo de lo que no hay que hacer en seguridad… pero los microcoches eléctricos tropiezan en la misma piedra. […]

Deja una respuesta