Cada año unos 288 pasajeros pierden la vida en el tráfico, dejando además 1.679 heridos graves y 33.145 leves. La mayoría de las distracciones al volante vienen provocadas por llevar al lado un mal acompañante, por ello, BP, Castrol y Race han creado la campaña #stopdistraer, para concienciarnos a todos sobre los peligros a la hora de conducir.

Según el estudio realizado por las tres compañías citadas anteriormente, el 80 % de los conductores admiten que se distraen más cuando van acompañados, mientras que el 25 % de las distracciones generadas por nuestro compañero de viaje originan un gran peligro. Ahora bien, ¿cómo convencer a los acompañantes para que no vuelvan a distraer a la persona que conduce? Pues cambiando los roles, es decir, enfrentar a distintas personas a situaciones incómodas mientras conducen, para que vean lo peligroso que puede resultar este tipo de acto. Las distracciones llegan hasta tal punto, que la mayoría de los participantes han perdido el control del coche.

stop distraer 01

Estas pruebas se realizan bajo la supervisión de profesionales, sin poner en riesgo a ninguna persona. Sin embargo, si esto hubiera pasado fuera de circuito y con condiciones de tráfico normal, casi todas las acciones habrían acabado en colisión.

Dentro de las distracciones que nos puede ocasionar un acompañante hay algunas que ocurren con mayor frecuencia. Seis de cada diez distracciones vienen dadas por hablar al conductor mientras conduce,  mientras que por atender a los niños se produce una distracción de cada diez, es decir,  la misma probabilidad de distracción que mirar a nuestro acompañante. Para sorpresa de todos, la distracción que ocurre menos son las ocasionadas por las discusiones (apenas el 4%).

distracción al volante 01

Existen tres perfiles de conductores según su relación con los ocupantes:

1. Conductor emocional

El 41 % declara que los comportamientos de sus acompañantes les distraen mucho, especialmente las discusiones, los niños jugando, moviéndose y dando patadas al asiento del conductor, y los acompañantes que van llamando la atención al conductor por si adelanta o acelera, o sobre los otros coches.

2. Conductor exigente

El 30% piensa que los acompañantes no son conscientes de que tienen que ayudar al conductor y sin querer les distraen, especialmente cuando le señalan paisajes bonitos cuando va conduciendo, le hablan mucho y al final les acaba mirando a la cara, o le hablan desde los asientos traseros, sin darse cuenta de que no les oye bien.

3. Conductor racional

Son el 29% restante, los que menos se distraen, únicamente con las distracciones más “fuertes”, como las discusiones y los acompañantes que van llamando la atención al conductor por si adelanta o acelera, o sobre los otros coches.

En definitiva, vamos a sumarnos a la causa (sobre todo ahora que se aproximan muchos desplazamientos en coche), para intentar reducir el factor humano en los accidentes. A continuación puedes ver el vídeo donde se aprecian los verdaderos peligros de ser distraído:

Fuente: stopdistraer

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta