¿Os acordáis de cuando hackearon el piloto automático de Tesla? Lograron hackear los sensores ultrasónicos del piloto automático de forma que creyera que no había nada ni nadie a su alrededor, cuando no era así.

¿La razón? Alertar a las compañías que trabajen con sistemas autónomos de que el piloto automático puede ser confundido, haciendo que vea objetos que no existen o hacer que obstáculos reales desaparezcan. Ahora otro grupo de hackers se las han arreglado para recomponer un prototipo que realmente controle al Tesla Model S a través de comandos traducidos directamente de la actividad cerebral.

enzo

Ya vimos cómo un Corvette C7 era conducido a gran velocidad con sólo algunos movimientos de cabeza por Sam Schmidt, el cual sufrió un accidente de coche que le condenó a una tetraplegia. Su cabeza se convirtió en un joystick. Ahora este proyecto llamado Teslapathic muestra los resultados de 36 horas de hackeo de cuatro especialistas: Abenezer Mamo, Casey Spencer (abajo con cara de “pasando el rato”), Lorenzo Caoile (arriba con el casco futurista) y Vivek Vinodh.

En su página explican el proceso de desarrollo de esta tecnología “telepática”. El avanzado sistema integrado en el casco determina si el usuario está pensando “Adelante” o “Para”, que es traducido a una señal analógica y esta retransmitida por radio. Finalmente las órdenes se ejecutan  a través de unos propulsores de puesta en marcha situados en los pedales y un motor en el volante.

tesla-model-s-prototipo2

Su máquina aprende algoritmos que se las arreglan para traducir la actividad cerebral en “Parar” y “Avanzar”, pero las limitaciones en tiempo y los requisitos de seguridad les obligaron a limitar la capacidad del prototipo. ¿Son buenas o malas noticias para la conducción autónoma? ¿Acabaremos siendo todos telépatas?

En este vídeo podéis ver una demostración de cómo funciona su técnica:

Vía: Electrek, Devpost

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta