En noviembre llega al mecado el nevo BMW Serie 8 2019, un gran turismo de dos puertas que crecobra una denominación histórica en la marca. Su código interno es el G15 y ya habíamos conocido con anterioridad la versión de competicion, el BMW M8 GTE que corre en el campeonato de resistencia.

El que será el modelo deportivo de referencia en la gama (contará con otras carrocerías, como ocurría con el anterior BMW Serie 6 que sustituye) toma muchos de los rasgos vistos en el prototipo que lo adelantó, el BMW Serie 8 Concept. Mide 4.843 mm de largo, 1.902 mm de ancho, 1.341 mm de alto y una distancia entre ejes de 2.822 mm, con un morro muy largo y el habitáculo para 2+2 pasajeros casi sobre el eje trasero.

El frontal es mucho más agresivo que el de los últimos lanzamientos de la firma. Además de los dos riñones en un único bloque ayudan a esto las enormes entradas de aire (con cortinillas que se abren y cierran en función de las necesidades de refrigeración del motor) y los faros, los más estrechos que BMW haya realizado nunca.

En la vista lateral destaca la salida de aire en la aleta delantera y los faldones, muy trabajados. En la zaga duenta con dos colas de escape en el difusor trasero, que compiten para ser el protagonista ante dos salidas de aire verticales a los lados.

El portón de maletero tiene unas formas muy caprichosas e integra las ópticas, muy finas también. El más potente de la familia (en su lanzamiento) cuenta con un alerón sobre la tapa del maletero para incrementar la carga aerodinámica. En conjunto se nos antoja algo recargada esa zona.

 

La marca se ha esforzado por bajar el peso del coche. Hay muchos elementos de plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP). Entre ellos, las rejillas de las tomas de aire, cubiertas de los retrovisores exteriores, alerón trasero o el difusor trasero. El techo puede ser también de este material.

El habitáculo se ha divido en dos muy claramente con un consola central orientada hacia el conductor. Destacar el cuadro de instrumentos digital, con una pantalla de 10,25 pulgadas, en el que se muestra diferente información. En el salpicadero encuentras otras pantalla para todas las funciones del infoentretenimiento. Bajo ella, los aireadores del sistema de climatización.

Entre los asientos no falta el mando iDrive, el que habitúa a emplear la marca para controlar el sistema de infoentretenimiento, además del selector del cambio (que puede estar realizado en cristal) y otros mandos para controlar los modos de conducción. El volumen del maletero es 420 litros y puede ampliarse, ya que los respaldos de las dos plazas traseras pueden abatirse de manera individual.

BMW Serie 8 2019. Motores

Al inicio de su comercialización serán dos las mecánicas disponibles, un gasolina y un diésel (que demuestra la orientación de este vehículo como Gran Turismo más que como deportivo, un coche para realizar el mayor número de kilómetros rapido, con comodiadad:

  • M850i: Motor V8 con 4,4 litros de cilindrada (de lo poco que comparte con el actual V8 Twin Turbo. Rinde 530 CV a 5.500 rpm (68 más) y 750 Nm desde 1.800 rpm hasta 4.600 rpm (100 Nm más que el 650i). Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos. BMW anuncia un consumo medio homologado de 10,5 l/100 km.
  • 840d xDrive: Motor turbodiésel de 6 cilindros de de 3.0 litros, que desarrolla 320 CV y entrega 680 Nm desde 1.750 rpm. Alcanza los 100 km/h desde parado en 4,9 segundos y homologa entre 6,2 y 5,9 l/100 km (depende del equipamiento). Cumple con la norma Euro 6d gracias, entre otras medidas, al catalizador SCR con inyección de Adblue.

Ambas versiones se asocian a un cambio automático de 8 relaciones por convertidor de par que tiene entres sus funciones la posibilidad de avanzar por inercia para ahorrar combustible (entre 15 y 160 km/h). Es posible manejarla manualmente, bien con la palanca o con las levas tras el volante y existe un programa  que permite arrancar con mayor rapidez de la habitual, el Launch Control.

También disponen de la tracción integral xDrive que envía todo el par motor a las ruedas traseras que  envía par a las delanteras en cao de pérdida de tracción. La versión más potente, el M850i xDrive tiene en el eje trasero un diferencial de deslizamiento controlado electrónicamente.

El carácter del coche puede varias mucho gracias a los amortiguadores de dureza variable que monta de serie. Existen cuatro modos de conducción (Eco Pro, COmfort, Sport y Sport+) que hacen que varíe su respuesta junto con la del motor, la caja de cambios y el sistema de tracción. El eje trasero es direccional con lo que las ruedas posteriores pueden girar hasta 2,5 grados para ayudar en maniobras a baja velocidad o girar en el mismo sentido que las delanteras para ayudar a tomar curvas a gran velocidad.

BMW Serie 8 2019. Equipamiento

De serie el nuevo Serie 8 equipa faros LED pero puede equipar de manera opcional faros LED adaptativos y BMW Laserlight con iluminación adaptativa y Selective Bea. Entre las comodidades, asientos de cuero de serie, si bien habrá opciones para todos los gustos y bolsillos.

Donde ha echado el resto la firma es en asistentes a la conducción. Entre ellos, el control activo de crucero con la función Stop & Go, asistente de dirección y de control de carril, advertencia de salida de carril, protección contra colisión lateral, ayuda de evasión, información de distancia de seguridad y advertencias de tráfico cruzado, de prioridad y de dirección prohibida. Es nuevo el Asistente de marcha atrás, que toma el control de la dirección para maniobrar el vehículo a lo largo de un trayecto realizado hacia adelante, hasta 80 metros.

Fuente: BMW
Galería de fotos:

Ver galeria (72 fotos)