En octubre comienza la venta del nuevo Mazda MX-5 2019. Las primeras unidades de esta actualización de la cuarta generación del roadster llegarán a los concesionarios avanzado el otoño. Las mejoras, que coinciden con el 30 aniversario del modelo, se centran en el apartado mecánico y técnico.

No hay apenas cambios de diseño. Las líneas del modelo, que cambiaron mucho respecto a las primeras generaciones (era más amable), no se han tocado. La marca se ha limitado a cambiar las llantas en los acabados más básicos y renovar la capota de lona en la versión Nappa Edition, apostando por una de color marrón.

Se mantienen las dos carrocerías, la clásica con capota de lona y la de techo duro retráctil RF, que protagonizó nuestra prueba. En el habitáculo hay una novedad que muchos agradecerán, un volante regulable en profundidad que facilitará que los más altos adopten una posición de conducción adecuada con más facilidad. A esto ayudará también los nuevos mandos para la regulación del asiento.

Hay otros cambios menores, como la nueva pantalla TFT a color a la izquierda de las esferas de la instrumentación, los posavasos desmontables o la apertura de las puertas, que ahora se abre en dos etapas para que se accione de manera más amable. Por lo demás, conserva todas las cotas y su maletero de 130 litros (se reduce ligeramente, hasta los 127 litros, en el RF).

Mazda MX-5 2019. Motores

Continúa ofreciéndose con dos mecánicas de gasolina, una de 1.5 litros y otra de 2.0, atmosféricos y que destacan por su elevada cifra de compresión de 13:1. Pero ambas cuentas con novedades de calado para que puedan superar la normativa de emisiones Euro 6d-TEMP.

  • Motor 2.0: Aumenta su potencia máxima de 160 a 184 CV y, algo que gustará a los más puristas, la entrega más arriba, a 7.000 rpm (antes 6.000). El límite para exprimirlo también sube de 6.800 a 7.500 rpm. Su par motor es de 205 Nm a 4.000 rpm (antes 200 Nm).

Estas mejoras se consiguen gracias a que cuenta con una mariposa de acelerador, un colector y hasta válvulas más grandes. Hay también mejoras en el escape, se ha reducido la fricción interna y gana nuevos inyectores con admisión de tres fases que mejora el par a revoluciones medias y altas. Además, el conjunto es hasta 15 kg más ligero (bajando peso en volante de inercia o el sistema regenerativo i-Eloop), lo que mejora las prestaciones. Acelera de 0 a 100 km/h en 0,9 segundos menos que antes (con techo de lona) y 0,7 (el RF).

  • Motor 1.5: Su potencia alcanza 132 CV (antes 131) a 7.000 rpm y el par es ahora de 152 Nm a 4.500 rpm (antes 150). En este bloque se ha buscado mayor refinamiento, con menos vibraciones. Se han renovado los inyectores y cuenta con nuevos segmentos de pistón que reducen las fricciones.

Según la marca el peso en orden de marcha se reduce mucho, nada menos que 29 kg. Eso ayuda a que mejoren ligeramente sus prestaciones (es 0,3 segundos más rápido en el 0 – 100 km/h y 1 km/h más veloz… si bien gasta un poco más.

En esta tabla resumimos las principales cifras de ambas carrocerías con ambos motores… asociados a un cambio manual. Recuerda que puede elegirse también con un cambio automático por convertidor de par (en el que se ha reducido la desmultiplicación final, para sincronizarse mejor con la velocidad de giro del cigüeñal):

Soft TopRF,
Motor2.01.52.01.5
Potencia184 CV132 CV184 CV132 CV
Par205 Nm152 Nm205 Nm152 Nm
Aceleración6,5 seg8,3 seg6,8 seg
Velocidad máxima219 km/h204 km/h219 km/h204 km/h
Consumo6,3 l/100 km
Emisiones156 g/km143 g/km156 g/km143 g/km

Mazda MX-5 2019. Equipamientos

A falta de conocer los niveles de dotación definitivos para nuestro mercado, sabemos que contará con algunas mejoras. En el apartado del sistema multimedia, recibe los sistemas Apple CarPlay y Android Auto en todas las versiones.

También llegan novedades en el apartado de seguridad, con más tecnologías de ayuda a la conducción que se engloban en el programa i-ActivSense. A la alerta de cambio involuntario de carril, faros LED adaptativos, control de ángulo muerto, sensores de aparcamiento traseros se añade la frenada automática anticolisión con detección de peatones hasta 80 km/h. Suma también la frenada automática anticolisión marcha atrás al aparcar, un detector de fatiga que analiza impulsos en el volante, velocidad y posición en el carril, el reconocimiento de señales de tráfico o una práctica cámara de visión trasera.

Fuente: Mazda
Galería de fotos:

Ver galeria (114 fotos)