El Mercedes EQC 2019 es el modelo que encabeza la estrategia eléctrica de la marca. Se fabricará en Bremen (Alemania), aunque Daimler prepara otra planta en China para absorver la demanda asiática. Las primeras unidades se entregarán a los compradores a mediados de 2019.

Como no, se ha optado por una carrocería SUV, la más demandada por el momento. Mide 4.761 mm de longitud, una cifra que lo coloca, para que te hagas una idea, entre el Mercedes GLC (4.656 mm) que del Mercedes GLE (4.819 mm). LLevando el metro a otras zonas vemos que es 1.624 mm de alto y 1.884 mm de ancho (con retrovisores).

Estéticamente difiere bastante de otros todocaminos de la firma. Sobre todo en el frontal, con una parrilla de enormes dimensiones con una superficie Black Panel que envuelve faros y parrilla delantera, junto a unos paragolpes de formas caprichosas bastante abultados. Hay detalles azules en algunas partes y poca superficie acristalada como corresponde a estas carrocerías.

En la zaga las ópticas, muy delgadas, se unen entre sí con una tira de LED que recorre el portón del maletero. También en esa zona encontramos a una tipografía diferente a lo visto hasta ahora. Las llantas de aleación son otro rasgo característico, con un diseño aerodinámico y tamaños entre las 19 y 21 pulgadas.

En el interior ya no llaman la atención esas enormes pantallas, pues ya se pueden encontrar hasta en el nuevo Mercedes Clase A. Son de 10,25 pulgadas cada una y hacen cuadro de instrumentos y visualizador de medios. Se resalta el aspecto tecnológico del modelo y todos los mandos se encuentran bastante ordenados, con unas salidas de aire con nuevas formas. En cuanto a los materiales, se combian metal y cuero.

En el apartado más práctico, cuenta con un maletero de 500 litros de capacidad, si bien la marca indica que puede varias ligeramente en fiunción del equipamiento elegido.

Mercedes EQC 2019. Motores

La base del nuevo Mercedes EQC es una plataforma desarrollada ex profeso para coches eléctricos. En el suelo plano se ubican las baterías y en cada ejes se coloca motor eléctrico para que este SUV cuente con una tracción total permanente.

La potencia total del conjunto es de 300 kW (404 CV) y nada menos que 765 Nm de par, una cofra esta última realmente escandalosa. Las prestaciones son buenas para un vehículo de su tamaño, ya que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 180 km/h (se ha limitado electrónicamente para no comprometer la autonomía).

El motor se alimenta con una batería de 80 kWh. La marca ha homologado 450 km de autonomía bajo el ciclo NEDC, pero en un uso convencional estaría entre los 380-400 km. Para recargarla puede conectarse a un enchufe convencional (230 V y 10A) pero será más rápido apostar por el sistema Wallbox de la marca, que puede recargar la batería a 7,4 kW, tres veces más rápido. Es posible cargarse en un punto de racarga rápido incluso a 110 kW, con lo que podría pasar del 10% al 80% de carga en  40 minutos.

El conductor puede elegir entre cinco modos de conducción: Comfort, Eco, Max range, Sport e Individual (configurable por el conductor). Los más enfocados a optimizar el consumo cuentan con un pedal del acelerador que retiene el coche (para recargar batería) en cuanto se deja de pisar. Esta función de retención puede realizarse también mediante las levas situadas tras el volante.

A todo ello se une un sistema de asistencia a la conducción (Asistente ECO) que indica el momento más adecuado para levantar el pie del acelerador (empleando datos del navegador y el sistema de reconocimiento de señales de tráfico).

Mercedes EQC 2019. Equipamiento

Como de costumbre, este EQC ofrece también dos líneas de equipamiento:

  • Electric Art: Se trata del acabado “básico”.
  • AMG Line: le da al SUV eléctrico un aire más deportivo con faldones diferentes, llantas AMG de 20 o 21 pulgadas y en el interior dispone de volante deportivo AMG achatado, pedales de acero, tapizado en símil de cuero y microfibra Dinamica…

No faltan los sistemas de asistencia a la conducción más habituales, como el asistente de frenado activo, sistema Pre-Safe Plus, asistente activo de distancia DISTRONIC… El sistema multimedia MBUX ofrece, además de lo habitual con gran , funciones específicas para este modelo, como la autonomía, estado de carga o el flujo de energía eléctrica. El navegador facilita la localización de puntos de recarga y cuenta con un sistema, denominado Mercedes me Charge, que facilita el pago a diferentes proveedores.

Existen también múltiples elementos de confort, como el de preclimatización del habitáculo (que se puede realizar mediante la apolicación móvil Mercedes me App).

Fuente: Daimler
Galería de fotos:

Ver galeria (45 fotos)