Después del lanzamiento del Opel Combo Life, la furgoneta dedicada al transporte de pasajeros, ahora le llega el turno a la variante comercial. El Opel Combo 2018 se trata de la quinta generación de este modelo que pretende facilitar la vida a los profesionales. Ha sido desarrollado conjuntamente con las otras furgonetas de PSA y por lo tanto se asienta sobre la plataforma EMP2 y viene cargado de suculentas novedades.

En términos de diseño es el que menos cambia. Si entre Berlingo/Berlingo Multispace y Partner/Rifter encontramos diferencias estéticas, en el Combo Cargo vemos prácticamente lo mismo que en el Combo Life. Se mantiene ese lenguaje de diseño con la parrilla surcada por el logotipo del rayo, aunque la parte inferior del paragolpes recibe molduras de plástico para mejorar la protección. Eso mismo ocurre en los laterales y en la zaga, al mismo tiempo que pierde las barras del techo.

Con la nueva plataforma se ofrece la posibilidad de tener dos longitudes de carrocería. Aquellos que opten por la versión corta tendrá una longitud de 4,4 metros, una batalla de 2,78 metros, una carga útil de hasta 1.000 kg y un volumen de carga de entre 3,3 y 3,8 m3. Por su parte, la variante XL aumenta su longitud hasta los 4,75 metros, la distancia entre ejes hasta los 2,97 metros y el volumen de carga hasta los 4,4 m3. Como referencia, en ambas versiones ya entrarían dos europalets.

También en ambas se ofrece un habitáculo configurable con dos o tres asientos delanteros, además de la opción cabina doble, más aprovechable para el transporte de pasajeros con sus cinco plazas. Otro de los aspectos destacados de su modularidad es la posibilidad de abatir el banco trasero para mover la separación hasta detrás de los asientos delanteros. La mampara de separación cuenta con una abertura para transportar objetos especialmente.

Opel Combo 2018. Motores

Aunque Opel no confirma nada de las mecánicas del Combo Cargo, se puede esperar la misma gama de motores que las otras furgonetas de PSA. Esto nos deja con que las opciones de gasolina radican en el 1.2 PureTech de tres cilindros, que se ofrece en una versión de 110 CV ligada al cambio manual o en una de 130 CV que va con la transmisión automática EAT8 y que llegará en 2019.

Por la parte del diésel habría tres opciones BlueHDI con 75, 100 0 130 CV. Los de menor potencia solamente podrían ir ligados a la caja de cambios manual (de cinco y seis velocidades respectivamente), mientras que el tope de gama se podría escoger también con el automático EAT8. Para los que quieran aventurarse fuera del asfalto estará disponible el control de tracción IntelliGrip, que ya apareció en Opel Grandland X.

Opel Combo 2018. Equipamiento

El Opel Combo Cargo presume de algunas novedades tecnológicas. Para maniobrar serán claves la cámara de visión trasera permanente (con mayor campo de visión) o el asistente lateral (avisa de riesgo por objetos laterales). Otro elemento muy útil para las furgonetas es el indicador de sobrecarga que mide automáticamente la masa cargada al arrancar.

No faltan en este modelo algunas asistencias a la conducción como la alerta de colisión frontal, alerta del cambio involuntario de carril, control de descenso, adaptación inteligente de la velocidad, alerta de somnolencia del conductor o reconocimiento de señales de tráfico. El infoentretenimiento vendrá de la mano de los sistemas Multimedia Radio y Multimedia Navi Pro, que llevan una pantalla táctil de 8 pulgadas.

Presume de ser  una de las opciones más confortables del segmento gracias a sus asientos delanteros y volante calefactados o al climatizador bizona. Para los que necesiten un uso más intensivo está la configuración obra, que añade aumento en la altura libre al suelo de 30 mm, barras estabilizadoras rígidas delanteras y traseras, mayor diámetro de neumático y amortiguadores traseros de carga variable.

Fuente: Opel
Galería de fotos:

Ver galeria (11 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta