Mercedes-Benz S-class (W140, 1991–1998)

El siguiente vehículo fue resultado de la lucha de Mercedes contra BMW por tener el último modelo más tecnológico. Con el fin de vencer al modelo E32 7-series de BMW, Benz utilizó todas las tecnologías posibles en un gigantesto coche como el de la imagen. Contó con una estructura eléctrica CAN-bus con el que la marca pretendía sacar el máximo partido a sus capacidades.

El 600SEL contó con 402 caballos de fuerza, 106 caballos más que su competidor E32 7-Series. Sus aspiraciones eran tales que, al percatarse de que el nuevo modelo no entraba en los vahones de tren que se dirigían a la lujosa isla de Sylt, los trenes modificaron sus dimensiones para así poder transportar la clase S. La reacción alemana ante tal derroche fue de burla e indignación, de hecho, la marca pagaría el coste durante años pero les salió rentable. La inversión del clase S sirvió de base para otros modelos que durarían en producción hasta el 2012.

Cizeta-Moroder V16T (1991–1995)

Gandini había creado tiempo ha el maravilloso Miura, allá por la década de los 60. Más mejorada fue su versión del Countach que quería romper con lo antes establecido. Más tarde, en los inicios de los noventa llega una idea que revolucionaría los límites rotos anteriormente. Los maestros de Lamborghini se juntaron para romper moldes y el resultado fue el Citeta V16T que fue presentado en el Salón del Automóvil de Los Ángeles en 1989. Además del motor de 16 cilíndros, contaba con cuatro revolucionarios faros pop-up que le hacía la envidia de todos junto con el Lagonda.

Mitsubishi 3000GT VR4 Spyder (1995–1996)

El 3000GT llegó con una aerodinámica activa, doble turboalimentación, dirección en las cuatro ruedas, suspensión activa controlada eléctricamente entre otras prestaciones. Ahora mismo nada de eso llama la atención pero en aquel entonces, en la década de los 90, Ferrari seguía vendiendo el 348 con una estructura clásica. De todas formas, no era gran cosa comparado con los principales fabricantes de deportivos pero pasará a la historia por apostar por la complejidad sin una trayectoria previa.

Bugatti Veyron 16.4 (2005–2015)

Este coche fue un “zasca” a todos los que lo esperaban con las lenguas bien afiladas para hablar de los fallos que iban a encontrarse los potenciales compradores. De él se habló que contaría con problemas de refrigeración, aerodinámica y neumáticos. Con un retraso de un año en su salida a venta, el supercoche de cuatro turboalimentados con potencia W-16 cerró todas las bocas que le menospreciaron.

Cumplió con todos los objetivos fijados: 1001 caballos de fuerza y una velocidad máxima de 407 km/h. precisó de numerosos componentes que soportasen su fuerza una vez puesto en funcionamiento. Un ejemplo fue la bomba de combustible inexistente en todo el grupo Volkswagen. Además, precisó de tres radiadores, dos intercoolers y enfriadores del aceite por separado para la transmisión, el diferencial y el aceite de motor. Con todo ese gasto extra, el grupo perdió 6 millones de dólares y tan solo llegaron a construirse 450 unidades.

McLaren P1 (2013–Present)

Los hiperdeportivos exóticos están llamados a ser complicados pero los últimos más destacados son lo híbridos. El P1 añade un guiño especial a su suspensión hidráulica de enlace cruzado, un sistema creado para permitir la sujección de coches que tengan que soportar la fuerza de casi 600 kilos a más de 240 kilómetros por hora. Debajo de los resortes aparentemente suaves de los coil-overs hay un tubo que parece un amortiguador de lujo que en el P1 es un auténtico actor hidráulico que permite modificar la conducción a cualquier velocidad.

Junto con el motor a combustible se encuentra el eléctrico con 177 caballos de fuerza accionado por una batería de 4,7 kWh de iones de litio situada detrás de los asientos. Con este motor eléctrico se puede propulsar el coche hasta los 160 km/h a través de la caja de cambios de siete velocidades de doble embrague o unirse a la potencia del 3.8 litros de doble turbo V-8 para conseguir 903 caballos de fuerza.

Fuente: Car and driver

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta