Este año es muy importante para Bugatti. La marca celebra su 110 aniversario y lo hace tirando de tradición. Porque aunque ahora hagan sudeportivos al alcance de unos pocos mortales, uno de sus modelos más exclusivos tiene más de 80 años a sus espaldas y se llama Bugatti Type 57 SC Atlantic. En estas fechas han querido acordarse de él y también hacerle un homenaje que estuviera a la altura. Para eso nos presentan el Bugatti La Voiture Noire, un one-off muy especial.

Esta creación única del pequeño fabricante siguen un poco los pasos del Bugatti Divo. Decimos esto porque básicamente se trata de un Bugatti Chiron con un buen número de modificaciones a nivel estético. Sin embargo, su historia va más allá. El propósito de este vehículo es que sea algo así como el Type 57 SC Atlantic que se perdió en el tiempo. Solo se hicieron cuatro unidades, tres se conservan actualmente y la restante se cree que se perdió en la invasión alemana en la región de Alsacia.

Tras más de ocho décadas de búsqueda el misterio de ese ejemplar perdido no se ha resuelto, pero el Bugatti La Voiture Noire quiere ocupar de alguna manera ese vacío. El Atlantic, la creación más destacada de Jean Bugatti, hijo del fundador Ettore Bugatti, antes de su trágica muerte en un accidente en 1939. Ya por entonces destacaba por alcanzar una velocidad máxima de 220 km/h y su diseño es uno de los más valorados en la actualidad.

Este exclusivo Bugatti La Voiture Noire se ha inspirado claramente en él y aplica algunas claves del clásico. Su carrocería se ha esculpido y adopta un cariz más elegante. En el frontal se mantiene la parrilla en herradura de la marca, aunque el paragolpes y los faros se inspiran más en el Divo. La silueta se suaviza y las líneas se van redondeando hasta llegar a la zaga. En esta zona destaca la larga tira de LED que surca sus formas, las letras de la marca iluminada o las seis salidas del escape.

Lo que no cambia es su plataforma y su mítico motor W16 de 8.0 litros con cuatro turbos. El Bugatti La Voiture Noire también alcanza los 1.500 CV y 1.600 Nm, por lo que suponemos que sus prestaciones no habrán cambiado demasiado. Para terminar hay que destacar que este ejemplar se convertirá en el vehículo nuevo más caro del mundo (antes lo fue el Rolls-Royce Sweptail), pues oficialmente cuesta 11 millones de euros antes de impuestos. Extraoficialmente podemos decir que la tarifa final alcanza los 16,7 millones de euros y que probablemente ha sido Ferdinand Piëch quien se ha hecho con él.

Fuente: Bugatti

Galería de fotos:

Ver galeria (24 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta