7. De autobús público a casa de lujo

No serán los primeros ni los únicos en querer remodelar autobuses para vivir en ellos. A veces la idea llega por propia necesidad como las de estas dos mujeres emprendedoras de Israel. Tali Shaul y Hagit Morevski compraron un bus antiguo en un almacén de la compañía de transporte público y comenzaron la transformación que terminó con el resultado que se puede ver en la imagen.

Con la ayuda de un amigo diseñador, se embarcaron en la aventura de transformar el viejo autobús en un oasis para el viajero con un ventanal que aporta mucha luminosidad. La casa bus cuenta con rasgos clásicos y de lujo que incluyen agua corriente, electricidad, caldera y aire acondicionado. ¡Listo para entrar a vivir y rodar!

Ver galeria (7 fotos)

8. El último bus cinema

Fuera de la aparente “norma no escrita” de convertir autobuses en casas, el gobierno británico convirtió en los años sesenta un autobús en un cine. El vehículo contaba con una pantalla en la que se proyectaban los films y unas butacas como las que se pueden ver en la galería de imágenes.

El autobús sirvió para llevar el cine a todas partes y dejó de funcionar en 1974, año en el que dejó de rodar. Pero con el paso del tiempo, volvió a estar de moda como atractivo de antaño. Fue restaurado y puesto a la venta, junto con su remolque, a partir de los 120.00 euros.

Ver galeria (8 fotos)

9. Flower power en el bus de campo hippie

Este bus habría acabado en el desguace de no ser porque se decidió convertirlo en una casa de invitados diseñada para transportar hasta 12 pasajeros, ideal para el transporte de la comuna, y con dos o tres camas que hacen las delicias de los amantes de los viajes en carretera y del campo.

Su propietario, Winkelman, rehabilitó todo el autobús reconstruyendo al estilo hippie con una decoración muy única que nos devuelve a los años sesenta. Lamparas con bordados de la abuela y estampados marroquíes complementan la idea de este bus sobre ruedas para vivir durante un tiempo un momento de liberación mental y disfrute, si te consideras seguidor de esa ideología.

Ver galeria (14 fotos)

10. Un albergue para personas sin hogar

sleepbus org

Como un gesto solidario a aquellas personas sin hogar, el Sleepbus nació para acoger bajo un techo a los mendigos de Australia.  Su fundador Simon Rowe, también se vio sin casa en el año 1993 y tuvo que vivir por un tiempo en su coche por lo que decidió que nadie debería pasar por esa experiencia de nuevo. Con la ayuda de voluntarios, están restaurando un autobús antiguo donde habrá pequeñas camas con persianas en las que descansar al menos durante unas horas.

11. Paredes de un centro cultural

Estos dos autobuses de dos plantas se encuentran en Lisboa y han sido utilizados como oficina y/o cafetería en un complejo cultural en el que se encuentra el Museo Carris. Se llama Village Underground y los autobuses se alquilan como espacios de trabajo ya que cuentan con espacio de trabajo colaborativo, Wi-Fi, electricidad y servicios de limpieza. Más que añadir un uso a los vehículos se les ha dado una tarea completamente distinta a la que fueron diseñados. Ya no corren por la carretera pero disfrutan de una buena jubilación.

Ver galeria (6 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta