La séptima generación del Corvette ya es oficial. El mito nacido en los años 50, que en 2013 cumple 60 años de sueños húmedos de gasolina, evoluciona de manera sorprendente.

La nueva bestia de Detroit cobra ahora un especial significado e incluso Dan Akerson, el consejero delegado de General Motors, lo ha calificado como “el inicio de una nueva etapa para el gigante del motor estadounidense tras el proceso de bancarrota“.  El nuevo Corvette se fabricará en la planta de montaje de GM en Bowling Green (Kentucky), en cuya renovación se han invertido 131 millones de dólares, 52 de ellos dedicados al nuevo taller de carrocería, en el que por primera vez se fabricará el bastidor de aluminio internamente.

Pero el Chevrolet Corvette C7, además de mirar hacia el futuro, hace también un guiño al pasado, ya que recobra el apellido Stingray, que  hizo famoso al Corvette C2 en el año 1963, cuando Estados Unidos ejercía con mano de hierro la supremacía en el mundo del automóvil a nivel mundial. “Stingray es uno de los nombres más consagrados en la historia del automóvil», aseguró Ed Welburn, Vicepresidente de Diseño Global de GM. “Sabíamos que solo podíamos usar el nombre Stingray si el coche nuevo estaba a la altura de su pasado.

¿Pero son meros fuegos de artificio o es el Corvette C7 Stingray 2014 está destinado a ser una alternativa real a los superdeportivos europeos? Veámoslo.

Exterior

Cada detalle de la carrocería del Chevrolet Corvette C7 es más aerodinámica y musculosa que el anterior. Su diseño, sobre todo en la parte frontal, recuerda ligeramente a la del Dodge Viper, (hace poco hablábamos del SRT Viper 2013, el más potente de la gama), lo cual no es del todo sorprendente ya que ambos reflejan a la perfección lo mejor del diseño de deportivos americanos y buscan sobre todo ser llamativos, que la gente se vuelva a tu paso. En esa parte delantera, mucho más afilada que el modelo anterior, los faros incorporan luces LED en forma de L para la iluminación diurna en forma de L y en el capó destaca la toma de aire.

La parte trasera es menos cuadriculada que antes, con más ángulos. Las dimensiones del Chevrolet Corvette Stingray no son mucho mayores que las del modelo que sustituirá a finales de 2013. Aumenta  la batalla en 2,5 centímetros, como la anchura de ambos ejes, que montan unas llantas de 18 pulgadas delante y de 19 detrás.

Motor ¿superlativo?

El Chevrolet Corvette Stingray mantiene la clásica configuración de ocho cilindros en uve bajo la denominación LT1 6.2 Small Block V8. Un propulsor que desarrolla un par máximo de 610 Nm entre las 1.000 y las 4.000 revoluciones por minuto con una potencia fijada en 450 CV. Es el Corvette de producción más potente hasta la fecha, pero se queda en 72 CV por litro, lo que no es en absoluto ninguna barbaridad.

Monta un nuevo cambio manual TREMEC TR6070 de siete velocidades con Active Rev Matching, un sistema que anticipa la elección de la marcha y ajusta las revoluciones del motor para ejecutar siempre cambios de marcha perfectos. También podrá optarse por un cambio automático con seis relaciones y levas en el volante. Se espera que alcance una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos, a  la altura de los mejores.

Aunque no hay datos oficiales, se espera el Corvette más eficiente de la historia, ya que se espera que supere los 11,05 km/litro estimados por la EPA del modelo actual.

Tecnología

Para estar a la altura de los deportivos europeos, no basta conm ofrecer una buena aceleración (algo de lo que no se duda de los coches americanos). Ahora Chevrolet asegura además “el máximo agarre en curva, las mejores prestaciones sobre la pista, la mejor capacidad de frenado y el consumo de combustible más eficiente jamás visto en un Corvette de serie”.

El chasis de aluminio pesa 45 kilogramos menos que el del modelo actual, que usa uno de acero. Consecuencia de esta estructura es que el reparto de pesos es totalmente equitativa, dando a cada eje el 50% del peso del vehículo. La carrocería que integra la fibra de carbono, rebaja el centro de gravedad y ofrece una mayor estabilidad, según la marca. Todavía no se ha dado la cifra de peso completo, pero desde General Motors aseguran que tendrá “mejor relación peso potencia que un Audi R8 V8 o un Porsche 911 Carrera“. Además, podrá equipar el nuevo sistema de suspensiones adaptativas Magnetic Ride Control, totalmente configurable. Así consiguen que el agarre en curva sea de 1G.

El Chevrolet Corvette Stingray estrena también un selector de modos de conducción, y se podrá elegir entre cinco modos de conducción:

  • Tour: Destinados a mejorar la comodidad de los ocupantes
  • Eco: para consumir menos combustible
  • Weather: Adapta el coche a conducciones climáticas adversas
  • Sport y Track. Hacen  que el coche cambie por completo actuando hasta en doce parámetros, desde las relaciones del cambio si escogemos la transmisión automática, hasta la dirección, las suspensiones adaptativas, los controles de tracción y estabilidad, las válvulas de escape, el launch control y el diferencial autoblocante.

Además, el Performance Package Z51, apto para las carreras, incluye: un diferencial de deslizamiento limitado electrónico, un sistema de lubricación con cárter seco, freno integral y refrigeración de diferencial y transmisión, así como un exclusivo paquete aerodinámico que mejora aún más la estabilidad a alta velocidad.

Interior deportivo y exclusivo

La renovación del interior ha sido total. Ahora incluye fibra de carbono real, aluminio y cuero forrado a mano, dos opciones de asientos (GT, destinados a la practicidad, y Competition Sport, más deportivos). También hay dos pantallas de ocho pulgadas configurables, una para el conductor y otra para información y ocio. La pantalla que preside el equipo multimedia incorpora desde un GPS hasta la opción de un pequeño centro de telemetría con pantalla táctil.

En medio de un lujo impensable hace años en un coche americano deportivo, los diseñadores han creado un cuadro de mandos en el que se sigue respirando el espíritu Corvette, a pesar de que ahora se trata de una pantalla totalmente configurable en función de los modos de conducción que escojamos. En el modo Track, por ejemplo, el cuadro de mandos del Chevrolet Corvette Stingray ofrecerá un velocímetro y un cuentarrevoluciones sobredimensionados (y puede elegirse entre los clásicos relojes de aguja o una barra digital).

Para saber más de la historia del Corvette, te recomendamos que eches un ojo a estos vídeos, en los que se repasan las seis generaciones anteriores del Chevrolet Corvette:

Chevrolet Corvette C6: vídeo homenajeChevrolet Corvette C5: vídeo homenaje
Chevrolet Corvette C4: vídeo homenajeChevrolet Corvette C3: vídeo homenaje
Corvette C2: vídeo homenajeCorvette C1: vídeo homenaje

Fuente: Chevrolet
Galería de fotos:

Ver galeria (12 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta